Saltar al contenido

DICTADURA CARADURA

“Santa Rita, Rita, lo que se da no se quita…” cantinelábamos de críos, cuando alguien quería que le devolviésemos alguna cosa que nos había dado, o dejado… Era la ley lapidaria dicha y no escrita de la sacra posesión sobre algo. Dado está, pues mío es. Yo creo que esa frase sancionatoria la inventó Franco, mire usted… Y la inventó y dispersó por la faz de su reino de Totalitaria por mor de su señora, doña Pilar, que era la recaudadora familiar del clan del caudillo cavernario. Lo que ya no se dice, ni entonces ni ahora, es si ese “regalado” por medios cohercitivos, por presión, obligados a soltar la tela… como el matón de la escuela obliga al más débil a “donarle” el almuerzo, es válido legalmente, o se puede invocar a Santa Rita para no restituirlo a quien se sintió obligado a darlo. Es que de Santa Rita dice el saber popular que es la patrona de lo imposible (también de los funcionarios, curiosa relación), pero nada dice que fuera tuercedora de leyes ni manipuladora de juzgados. Lo digo porque España es el único país donde la democracia no ha restituido los bienes usurpados por la dictadura en beneficio particular de sus amos. En este caso, en las manos de los descendientes del dictador.

Este año se cumplen setenta de aquella forzada donación en que, según reza el documento, “la ciudad y provincia de La Coruña hicieron ofrenda de las Torres de Meirás al fundador del Nuevo Imperio, Jefe del Estado, Generalísimo de los Ejércitos y Caudillo de España – todo de una tacada – Francisco Franco Bahamonde”… Ese mismo día, 28 de Marzo, en la Catedral de Santiago, que no pisó España ni de coña dicho sea de paso, de manos del Arzobispo, había recibido “La Espada de Dios”, ahí es nada… La Iglesia Católica tenía en su poder, casualmente, la espada que se vé que Yahvé le había enviado por valija diplomática al santo matamoros para que hiciese su trabajo con garantías cuando se subiera a su blanco caballo blanco… cosa que ya tampoco le fue devuelta. Así que, entre colegas trajinantes, se la pasaron al invicto como detalle por su Cruzada. Para que siguiera segando enemigos bajo palio con espadón divino.

Ahora, los herederos de aquél han puesto parte del “legado” a la venta para no tener que verse en la tesitura de que algún Tribunal digno falle su devolución, pues aquellos sometidos se vieron forzados a darlo o donarlo, pero a él, a su propia persona autocrática, no a su linaje. Es como las tallas de Abraham e Isaac del Pórtico de la Gloria de la misma Catedral de Santiago, de los que Carmen Polo, en 1.954, en presencia de su excelentísimo esposo, y cito textualmente a los cronicones de la época, “mostró un interés insistente al alcalde, sugiriendo de forma inequívoca que pasaran a su posesión”. Y claro que pasaron. Más tarde, por un oscuro azar, aparecieron en Casa Carmide, edificio monumental de la ciudad vieja de La Coruña, un inmueble que igual pasó a ser propiedad del dictador en otra operación mafiosa, históricamente humillante para la ciudadanía. Pero no hubo piedad ni vergüenza para el expolio…

Manuel Rivas, ilustre columnista, cuenta en una visita más o menos reciente al Pazo de Meirás, que “se sintió horrorizado al ver la sala central que Emilia Pardo Bazán, su anterior propietaria, había conservado como una joya y reliquia, convertida en un almacén atiborrado de trofeos de caza y animales disecados que fueron muertos servilmente para el oligarca… Esa era – dice – la auténtica ideología del Estado”. Y se pregunta si la enfermedad escasamente diagnosticada que sufre la España actual, de corrupción y olvido, y arrinconamiento de la memoria histórica, no tendrá que ver con esa misma desvergüenza histórica. Sería una enfermedad en la sombra, común a los gobiernos que nos han regido desde que se instauró ésta, a veces dudosa, e incompleta democracia. Y aún no sabemos si se hará justicia o injusticia ante tal declarado latrocinio.

Hoy, de momento, si usted dispone de suelto (ocho millones de euros para empezar a hablar), ya sabe, en la web Mikeli Luxury Estate, se muestra “un tranquilo y señorial inmueble de singular arquitectura en la campiña de la Europa tranquila”. Así mismo se anuncia. En el término de Sada. Ocupa una superficie de 67.000 m2, y la casa-palacio más de 1.000 en primera planta. Si se puede permitir el capricho, disfrutará de un bien que debería ser patrimonio nacional, puesto que fue pagado con dinero público por el sistema de “voluntariado forzoso”, que es la extorsión en plan fino filipino, para saciar las ansias del último dictador de este país. Es barato para la historia que acumula sobre sus venerables sillares, y sus paredes pueden contarle truculencias a millares…

Hago votos firmes porque el pueblo gallego pueda recuperar lo que es suyo y se le quitó por narices caudillas. Pero soy pesimista al respecto. Las leyes actuales son herederas de las que se utilizaron para cometer la acometida, y los políticos anteriores también son herederos ideológicos de los acometedores de tal partida. En otro país, la restauración legítima de lo apropiado por gobiernos ilegítimos (se debió, que no se olvide, a un golpe de estado), hubiera sido ipso facto. Pero aquí, no… Aquí andamos otros cuarenta años contando las nubes y cantando los laudes, sin atrevernos a hacernos justicia. Si a eso le sumamos el latrocinio de las inmatriculaciones perpetrado por la Iglesia Católica al amparo de los mismos gobiernos llamados democráticos, empieza uno a dudar sobre la entereza de esa misma democracia…

MIGUEL GALINDO SÁNCHEZ / El Mirador / www.escriburgo.com / viernes 10,30 h. http://www.radiotorrepacheco.es/radioonline.php

Publicado por MIGUEL GALINDO SANCHEZ en 2:01


Padre Nuestro que estás en nosotros, santificado seas… Me parece, con perdón, un auténtico disparate situar a Dios en los cielos, fuera del ser humano e incluso fuera de la propia tierra. Estamos creando, aún semánticamente, una distancia entre Dios y cada uno, que es absolutamente falsa e incongruente…

Justo lo contrario que vino a decirnos aquel genial nazareno… Yo me pregunto si no será inducido así a fin de montar una separación espacial en la mente de las personas que no existe en el fondo, y que así crean que necesitan de correos e intérpretes en la distancia…

Pero Dios está aquí mismo. No hay que buscar en ningún rincón de ningún cielo, ni necesitamos ningún Gps que nos indique el camino. Ni taxistas, ni lazarillos… “Tan solo busca dentro de ti”, que dijo un gran Alguien…


Sin duda alguna, algo ha cambiado… Antes – hablo de 20 o 30 años – yo encontraba un suelto arrinconado en una esquina de las páginas más interiores de un periódico cualquiera, donde se hablaba de las previsiones científicas por la subida del nivel del mar causada por el efecto invernadero ytalytal, con respecto a nuestras costas, así, como por descuido, tímidamente, con escasez, como pidiendo perdón por la mininoticia… Entonces, un servidor iba y la rescataba, la sacaba a la luz y escribía mi columna habitual sobre ello…

            Desde visionario a catastrofista pasando por tontolhaba, me caían las del pulpo. Desde allegados a alejados, desde el empresariado al politicado, parando en el funcionariado. La risa abierta, la sonrisa conmiserativa, y el desdén, eran los platos habituales del menú que, invariablemente, me zampaba cada vez que se me ocurría pedir la carta…

            Hoy ya no es así. Hoy te sueltan una subida de metro y medio en el nivel del Mar Menor en un insignificante siglo de nada, que es una catástrofe muchísimo mayor que la que yo (pobre de mí, sanfermín) despachaba, y la sacan en portada y a doble página interior, con profusión de datos, fotomontajes y letras negras a tutti plen. Y todo el mundo calla, o baja la voz, o disimulan, o se muerden la lengua que antes largaban y alargaban como un lagarto depredador. Ya no es lo mismo. Esto, se ve que no es igual. Hasta nombres se nombran, valga la rotundancia…

            San Pedro, La Ribera, Aeropuerto de San Javier, Los Alcázares, Playa Honda y toda la zona sur son “particularmente vulnerables”, así se califican exactamente. “Se prevén tormentas con olas de más de cuatro metros, donde las áreas más turísticamente pobladas serán las más dañadas”. Lógico, si son las más próximas y pegadas al mar, y La Manga... La Manga, amigos míos, irá desapareciendo bajo las aguas, como el ejército del faraón, si bien poco a poco, lentamente, para dar tiempo a la retirada de la tropa, mi brigada…

            La diferencia es que antes se aireaba – porque así convenía hacerlo – que esos catastrofismos eran cosa de los locos del Greenpeace, que son, como de todos es sabido, los malos de la película, y se inventaban embustes, falsedades, mentiras, exageraciones y cuñados neocientíficos a mansalva… Y hoy, por el contrario, vienen de científicos de extra-fronteras, como los del mundialmente prestigioso Suistainability, o de intra-fronteras, como la propia University of Salamanca… Y entonces, claro, el tratamiento de los medios (dada la cercanía de la comprobación) es diferente, y el comportamiento de los ganapanes y quitapiojos es distinto, y la respuesta que obtengo ya no es el “seragilipollaseltio…”, si no el de, si acaso, un muy discreto “…oñotú” constreñido y estreñido… No, ya no es lo mismo.

            Y ahora leo, por ejemplo – y me mondo lirondo – que la Consejería de aquí, “exige”, sí, exige, al Ministerio de allí, “que agilice las actuaciones estatales en nuestro lago salado”… ¡Toma higos, Pepa!.. La tal Consejería pide que “se aceleren los planes detallados que marcarán los trabajos que se deben acometer”. Observen el sutil matiz “marcarán”, en futuro, porque aún no están marcados desde hace treinta años que debían estarlo porque ya se barruntaba esto, y no “que se deben”, si no que “se debían” haber acometido en su día…

            Eso, por un lado, pero por otro, lo “exigen” ahora, porque… uno, sale en portada y a doble página central, que ya no esquinado y ninguneado, y dos, porque los que hoy están en ese Ministerio no son los propios que estaban ayer, los que tenían que haberlo hecho, si no los rivales políticos, “Los Otros” de Amenábar… No me digan que no es para troncharse. Pero luego me dan ganas de llorar amargamente. Ellos nos cambian nuestros cromos de intereses por los suyos de poder, y nuestra avaricia nos convierte en los tontos del timo de la estampita, mismamente…

Si nos envía su petición a admin@escriburgo.com le suscribiremos gratuitamente a las MIGAS diarias de Miguel Galindo


A ver, adivina adivinanza… ¿quién puede hacerse un chaletazo de cientos de metros cuadrados, dos plantas, con piscinazo en lo más granado de la huerta murciana (con música de jota parradera, please) con licencia de caseta de aperos y sin cédula de habitabilidad… y vá pá 15 años ya?..

Pos un preboste de la derecha más rancia, un personaje de la casta más castiza, un alguien de contrastado abolengo conservador, de status, influencias y privilegios, un señorito cañí…

Pos no señor, un miembro o miembra de los de Ahora y/o Podemos. Un-una izquierdista de pura cepa, anticapitalista y todo eso, antiprivilegista de pura sangre, anticlases y proigualdades. Un-una progresista de los-las de hoy en día, de pá ti el pepino y pá mí el melón...


Hitler se suicidó en el bunker de su Cancillería, o al menos eso se asegura, y dejó ordenado a los pocos incondicionales a su mando que quemaran sus restos para que su cadáver no cayera en manos de la horda roja. Otros autores aventuran que eso fue un simulacro, y que el mágister nazi huyó a Sudamérica con unos cuantos de sus prendas… Si así fue, entonces es posible que de su progenie vengan todos los vástagos que ahora asolan, cada vez más y con mayor ahínco, todo el occidente aún civilizado. O si no, entonces es que sus cenizas aventadas infectaron matrices que luego fueron las madres de algunos líderes que hoy nos gobiernan. El poder del maligno, ya se sabe…

            Pero es que no tiene otra explicación, si no, lo que hoy está sucediendo. El principal genonazi se ha hecho con el control de la nación más poderosa de la tierra: Trump (adviertan su origen ario). Su fijación por los desplazados e inmigrantes hasta concebir la monstruosidad de separar a los hijos de sus padres y encerrarlos en gigantescas jaulas, la está inoculando en Europa a través de líderes como Orbán, Erdogán, etc… habiendo contaminado incluso a Italia. La declaración de Salvini con respecto a los gitanos es idéntica a la del siniestro Himmler respecto a los judíos.

 El asesor más diabólico de Donald Trump, Steve Bannon, ha pasado varia semanas en Roma asesorando a los de la Liga populista y xenófoba que gobierna hoy Italia. Igual que luego, tras él, ha llegado Alexánder Duquin, el principal inspirador de Vladimir Putin en su estrategia de destruir Europa, valiéndose de la corriente neonazi que azota occidente… Lo está advirtiendo a grito pelado Bernie Sanders, un senador norteamericano que lo está denunciando en cuantos foros le quieren escuchar.

Pero es que el supremacista que ahora gobierna Catalunya, un cerril como Torra, y una coreografía de partidos de pseudoizquierda, basándose en la peor parafernalia del peor nazismo, todo apunta a la misma tendencia desestabilizadora de igual signo. Tan solo hay que fijarse que tiene todas las bendiciones de ambas dos bestias del Apocalipsis: Putin y Trump. En lo único que se diferencia de sus hermanos europeos es en el disfraz. A aquellos les falta un tris en alzar la mano en un taconazo con un ¡¡heil, mein führer!! – en cuanto mismo se apoderen de la democracia a través de la propia democracia – y los nuestros de la república catalana están a punto de hacer exactamente lo mismo que las SS, si bien que levantando el puño cerrado.

Pero hay que estar muy ciego para no ver que lo que están haciendo (socavando) los Orban, Trump, Erdogan, Salvini, Putin, Le Pen, Torra, Puigdemont y toda la caterva de satélites polacos, ingleses, belgas, austriacos, húngaros, etc. es lo mismo: desestabilizar Europa, debilitar sus democracias, e imponer un supremacismo de corte puramente nazi, tan pronto como vayan asaltando las instituciones de gobierno. Es lo mismo, igual, idéntico, a lo que hizo Hitler y sus camisas pardas con el Boundestag: incendiarlo y achacárselo a las víctimas para ellos hacerse con el poder.

Herr Adolf, al final, estaba solo en la Guarida del Lobo (así llamaba él mismo a su residencia). Se mató, o eso dicen, cuando se vio rodeado por el fuego de las democracias que quiso destruir. Así mismo suelen obrar los escorpiones, según su naturaleza. Lo malo de estos tiempos que vivimos hoy es que hay demasiados lobos acechando desde sus muchas guaridas. Y les crecen los escorpiones como al circo los enanos. Y nosotros seguimos siendo culpables de lo mismo que ya acusó Hannah Arendt: de  inacción ante la maldad.     

Si nos envía su petición a admin@escriburgo.com le suscribiremos gratuitamente a las MIGAS diarias de Miguel Galindo


Se queja mi profesor de Mediación, que se usa muy ligeramente el calificativo de Mediador. Que uno se mete en una disputa entre dos, y ya se dice mediador. Que si se habla de mediadores sociales, o culturales, cuando son tratantes sociales o culturales…

Y nos recomienda que utilicemos el recurso de Mediador Profesional, a fin de distinguir conceptos equívocos. Bueno, pues sí. Pero me dá corte, así como reparo…

Es como tratar de intrusismo lo que hasta ahora se ha venido usando como un poco a la ligera, ¿no..?. Yo creo que solo es una deficiente información entre el personal, una falta de cultura sobre la Mediación, la gente no está formada en tal concepto. Y eso es cosa de la administración y de nosotros mismos. Vamos, creo yo… y por eso lo digo.


El otro día observé, mejor escuché, si bien que involuntariamente, aclaro, las espontáneas y estentóreas declaraciones de sus proezas amatorias a un macho ibérico de toda la vida. A cuatro metros de barra de bar de mi posición estratégica desde el puente de mando, se desgañitaba ilustrando a su pasante (acompañante) de sus capacidades para con el sexo opuesto. ¡Dios… un ejemplar del jurásico ha llegado hasta aquí!.. Me pareció retrotraerme en el tiempo a aquella época de constreñido mozalbete en que escuchaba, apabullado, las expansiones casanovescas de los mozos más talluditos a los más novatos en pelusilla, pintándose a sí mismos como consumados maestros en la procacidad del tomaydale…

                Un ilustre versado que iba conmigo, me soltó en voz baja y bajo codazo: “macho… eso es el efecto Coolidge, ya sabes…, lo del gallo entre las gallinas”… “Mucho kikiriquí, pero pocos huevos”, añadió con un gesto de magisterio del que sabe… Y como que parecióle – permítaseme el palabro - al buen amigo, que me quedaba in albis por su último comentario, prosiguió… “sí, hombre, es lo que igual ocurre a los reyezuelos árabes con la cosa del harén y todo eso… que lo mucho apoca…”.

                Y yo que creo que es al revés, fíjense… Así que pregunté a mi prójimo próximo si él sabía porqué se llamaba precisamente así, Coolidge, el tal efecto. “Pues mira, no…” me contestó. Pues si yo no estoy mal informado – le dije – la cosa tiene su gracia, y le pusieron el nombre por un presidente americano, Calvin Coolidge, que rigió EE.UU. entre 1923 y 1929, me parece… “¿Y qué leches tiene que ver la política con esto?”, me espetó, al tiempo que un familiar le pitaba en la calle con la premura que impone el mal aparcamiento, para que corriera a subirse al coche… “Me tienes que llamar y terminar de contármelo”… No, mejor lo escribo para todo quisque, que esto dá para resolverme el articulico del día…

                Y aquí me tienen, cumpliendo con lo que mi foráneo amigo se quedó a medias, y con cuantos me leéis, si saberlo lo queréis. Era una historia olvidada y enterrada, que el tal amigo revivió entre los escombros de mi memoria. Hela aquí:

                El presidente estadounidense Calvin Coolidge, como digo, visitaba una granja avícola industrial en compañía de su esposa y otros mandatarios. A las explicaciones del granjero de que un gallo podía cubrir a gran cantidad de gallinas al día, la primera dama se interesó por la cantidad de cópulas diarias del de la cresta. “Unas cincuenta veces, señora, más o menos…”. Medio en broma, comentó ésta al avicultor: “por favor, dígaselo al señor presidente…”.

                Así lo hizo el atribulado hombre, a lo que el presidente inquirió: “¿y siempre lo hace con la misma gallina?”. Éste se apresuró a contestar: “No, señor presidente, lo hace cada vez con una distinta.”. A lo que el primer dignatario añadió: “Por favor, dígaselo a mi señora esposa”…

                Como comentaba al principio, al macherío hispánico de hace más de medio siglo, cumplía con el efecto Coolidge como Dios manda. Luego, ese dios, u otros dioses, empezaron a mandar que menos lobos, Caperucita, a pesar de que sesudos investigadores de la cosa y de los casos comenzaran a sacar ensayos y estudios sobre que el hombre es naturalmente polígamo, y que la monogamia es un rol social artificial y artificioso, etc., etc… Pero yo creo, con perdón hacia el macho de la barra del bar, y hacia todos los machos que en el mundo han sido, que si el efecto Coolidge se da en el hombre, como ser humano que es, también se da en la mujer, y que éstas igual podrían contar las mismas hazañas bélicas que el otro… Que en el mundo de las personas hay muchos gallos y gallas.

Si nos envía su petición a admin@escriburgo.com le suscribiremos gratuitamente a las MIGAS diarias de Miguel Galindo


Leído en la prensa, a modo de Bando: El obispado busca profesores de religión entre los estudiantes. Impulsan la iniciativa “Me apunto a Religión” para aumentar la matriculación de los alumnos en tal materia. Es una campaña para animar a los jóvenes a plantearse la educación religiosa como una salida profesional…

O sea, la fé como profesión pagada. Una incongruencia absoluta. ¿Se educa en religión por fé o como recurso económico?. El clero está diciendo que es una salida, un medio de vida, así que, ¿qué es lo que prima, la fé o el bolsillo?. ¿Qué es lo que importa, tener fé o solucionar la economía?...

Y luego, está lo otro: ¿Quién paga al profesional de la fé?, ¿la Iglesia o el Estado?.. Es que el Estado somos todos…


Cospedal ha perdido la batalla, pero puede ganar la guerra desde el guiñol, tan solo que manejando sus propias marionetas. Lo veremos. Sabido es que Sáenz de Santamaría y ella se han odiado cordialmente entre los forros del registrador. Y que siempre se han disputado el favor político mariano, mordiéndose los tobillos a dentelladas, y saludándose, muá, muá, con instintos de hiena. Y que ahora, caretas fuera, se han disputado el hueso de un PP desrajoyado que ha quedado libre de amo. Y que ha ganado Soraya el primer asalto, quedando Doloricas sin opción al segundo. Pero que bien puede desde fuera ordenar a “sus” compromisarios que voten a Casado tan solo que por cargarse a su ilustre rival, la Sory… No me extrañaría en absoluto.

                Mientras Sánchez, quién los ha mandado con su impensable moción censuroide a arreglar sus cosas desde la oposición, se las está jugando con la peor marioneta del guiñol de Puigdemont: Torra el Mandao. Un burro sordo y ciego, y esquinado, que solo rebuzna por boca de su amo, que ni piensa por sí mismo, ni mucho menos sabe negociar. Antes de reunirse ambos dos, ya le ha tenido que recurrir Pedrín ante el Constitucional la primera actuación (su primera coz) hacia la uniteralidad, aprobada por su Parlament, que es su cuadra…

 Enfín, la diferencia hoy es que Rajoy se enrocaba en su tontolhaba, y Perico confía en su pico… Pero poco más dará de sí esto. Con una piedra obstruyendo el camino no se puede proseguir. A las piedras no se les puede convencer para que se aparten y dejen pasar. No. Con una piedra no se puede hablar, ni razonar. O se le empuja para quitarla de en medio, o se dinamita. Pero bueno, le deseo toda la suerte del mundo. Como igual se la deseo con el desahucio de los restos del espadón sanguinario, que ocupa un lugar usurpado a la historia.

                Como se la deseo también a Pablo Iglesias con sus gemelos. Les han nacido prematuros, al contrario que su partido, que le nació maduro, por los 15M, y con una impronta viejuna del tiempo de los de Fuenteovejuna. Pero los críos son distintos, y yo a los niños les deseo lo mejor del mundo, y es bueno que lo conozcan (el mundo, digo). Dice Pablo que están en las mejores manos, y ahí corta y calla el resto. Y lo calla por guardar su imagen, pero yo sé que en esos momentos piensa en Quien dice no creer, por si acaso – como todos -, que no he conocido yo a uno solo, por muy de puño fermé que se crea, que alguna vez en su vida no se le haya escapado un diosmío…

                Pero ahora, Irene y Pablo están en lo que están, y hay que dejarles centrarse en lo suyo. Saldrán adelante, si Dios… ¡joer, ya lo he dicho..!, los llevarán a criarlos y educarlos en el casoplón de las estrellas, de los privilegiados de la sociedad, no en el de los pobres del mundo esos a los que cantan como un falso mantra sus progenitores. No. Ellos están en el otro lado de la valla, y compartirán sus privilegios con los del muy buen pasar… Los desheredados de La Internacional son de otra casta…

                Algún día, quizá, se lo tendrán que explicar a los chiquillos, y decirles cómo se concilia en la conciencia dos principios contrarios en su esencia. Pero bueno, en fin, quizá entonces hayamos sabido hacer algo mejor que esto, que hoy tenemos y defendemos, como por ejemplo que el país pueda elegir entre listas abiertas a personas más honradas por lo que hagan que por lo que predican. Y dé igual la pantomima de primarias que montan todos. O que alguien se encasquete un gobierno provisional a base de gestos, como el que se baila un chotis en una losa. O lo mismo que pasa con los que se visten de pobres en Prada y discursean al revés de lo que desean… Quizá entonces todos estén donde tengan que estar porque todos seamos lo que tengamos que ser… ¿Quién sabe..?

               

Si nos envía su petición a admin@escriburgo.com le suscribiremos gratuitamente a las MIGAS diarias de Miguel Galindo


Las últimas lluvias que alimentaron los pantanos del Tajo los obligaron a desembalsar. Gracias a ello esta región recibe otro nuevo trasvase de 38 hm3. Una lágrima de todo un llanto, pero que vale su peso en oro…

Si la misma ley obligara a Aragón a trasvasar por idéntico motivo, tanto los baturros como los murcianos tendrían sus problemas resueltos. Ni a unos les causaría desastres y los otros tendrían agua. Lo que a unos daña a otros apaña…

Pero cuando la ceguera, la insolidaridad y la burricie es mayor que la lógica y el sentido común, pasa lo que pasa. Y el gobierno instalado en su desgobierno.