Saltar al contenido


“Hay mucha mies que cosechar, pero los brazos son pocos”… es una frase del Evangelio. Pero, por alguna causa que yo ignoro, se me pegó a la piel al nacer, y la he llevado como el jamón lleva su marchamo. Antes de que me catequizasen para ninguna religión, dogma o creencia, sin saber por qué ni para qué, ha sido como algo que ha impulsado mi vida, aún sin proponérmelo. Créanlo. Los compromisos y responsabilidades que he asumido a lo largo de mi existencia (el trabajo del que he comido, aparte) han sido tan múltiples como diversos y variados. Yo mismo no me creo la cantidad de asuntos que me he echado a las espaldas para llevar a cabo. Y no quiero que nadie piense que deseo presumir de nada que no sea de tonto útil de pata negra. Solo lo cito para ya tratar de trazar el final del camino, y, compartiéndolo con ustedes, que me hacen el honor de seguirme y soportarme, y también para ver de entenderme a mí mismo..

                De todas esas faenas, muchas y surtidas como digo, solo dos me acompañaron tras el paso de mi Rubicón – de mi jubilación – y con ambas me quedé enganchado, yo a ellas, y ellas a mí, como asuntos por terminar, o, al menos, por determinar (por favor, no me pregunten, insisto, en lo de todas estas escrituriales, pues no tengo ni zorra idea), . Lo de estas escrituriales no cuentan como “trabajos de Hércules” alguno, porque es un entretenimiento, un juego, un divertimento, o como una medicina para mi exclusivo uso personal que hago extensiva a los demás que la necesiten de su lectura… No, esto no cuenta, estoy hablando de otros “trabajos” que, de alguna forma y manera, andan pegados al culo de mi alma como pendientes de terminar, como mies aún por segar, o de explorar, o de experimentar, o de concluir, o de qué puñetas sé…  Quizá alguno de ustedes tenga esa sensación en la recta final de su vida, y puede que lleguen a entenderme, no sé…

                Una es la que heredé por acabar, tras mis 20 años de Juez de Paz mediando entre la gente de mi pueblo, sin ser más que un mediador de fortuna, claro. La Mediación Profesional es un mandato de la propia Humanidad para con las personas. Recogido por la propia ONU en 1.947 – precisamente cuando yo nací –  extendido por todo el mundo, recogido por la UE para sus países miembros, y absurdamente aún desconocida en España en todo su potencial y necesidad. El Consejo General del Poder Judicial ha emprendido ese quehacer, pero, ya saben, “la mies es mucha, y…”. Hay que formarlos, organizarlos, asociarlos, dotarlos de herramientas forjadas por unos pioneros a las que hay que actualizar y perfeccionar, sin juzgarlas, pues somos Mediadores, no jueces. Y en ese charco ando metido. No me queda mucho tiempo ya, pero entra en lo posible, al menos, para que el camino lo sigan otros. Una vez puesto en marcha el proyecto, me retiraré a mis cuarteles de invierno, lo prometo, y…addío.

                Y la otra cosa tiene que ver con la Fundación Entorno Slow, comprometida en tratar y recuperar a víctimas de las drogadicciones, con la que colaboré en su día en levantar el proyecto Valderas, con el que me siento en deuda moral como para re-vincularme a él el resto de mi vida útil. Sería como una especie de vuelta a casa por necesidad, sin el turrón y la música de la navidad y sin anuncio en que vender nada a nadie. Tan solo un lugar donde, tras dejar docenas de hombros echados y proyectos iniciados, siga siendo válida mi ya débil y limitada aportación y disposición, hasta que se agote mi capacidad de poder ser útil. Las colaboraciones que merecen la pena son aquellas que alargan la vida alimentando la conciencia, ¿saben ustedes?.. Y la magra paga es plenamente satisfactoria, se lo puedo asegurar sin miedo a equivocarme.

                No quiero con esto marcar ninguna guía de nada para nadie, pues cada uno ha de andar sus propios caminos y descubrir sus propias veredas con sus propias albarcas. Ni mucho menos presumir de valores que carecen de valor, pues unos opinarán que es una heroicidad (demasiados falsos ídolos y héroes fabricamos) y otros, sin faltarles un ápices de razón, que son  ganas idiotas de complicarse la vida. Y, lo cierto, es que ni lo uno ni lo otro. Ante la cortedad de una vida y la inmensidad de la existencia, el valor es muy relativo. Lo que sirve es la disponibilidad y la experiencia, y lo que vale es vivir la vida en contenidos que nos merezca la pena vivirla. Lo demás, es anodino. Si se vive ocupado, hay que morir ocupado. Solo cambia la voluntariedad y la manera de hacerlo… Aunque, fíjense, yo no haya logrado aún encastrarme en otra máxima evangélica que intento aplicarme a mí mismo sin conseguirlo, a pesar de la edad que ya me viste sin vestirla yo a ella, y que es esa de, tranquilo tío, que “cada día trae su propio afán”.

                Se preguntarán, quizá, que a qué viene el peñazo de hoy. Tan solo es una reflexión interna que hago externa, compartida, nada más. Algo así como dotar de dimensión a lo que no la tiene. Una especie de testamento postrero para el último tramo del camino. Una declaración pública de últimas voluntades sin acta notarial de por medio. Un sincerarme con los que quieran creerme y escucharme. Una extraña toma de conciencia postrera de la que ni yo mismo soy del todo consciente… Lo cierto es que puede resultar confuso para algunos, pero es como un GPS que me guía hasta el final de mis días. ¿Ustedes lo entienden?.. Pues no se preocupen, puede que yo tampoco…

El próx. Viernes, 01/03, a las 10,30 h., en radio T.Pacheco, FM 87.7: 7, EL PROPÓSITO-2.- Esta segunda parte puede que sí sea buena…


La democracia se enfrente a una doble crisis: el auge de los nazionalpopulismos, y a otra más sutil que afecta a nuestros propios cerebros, y es que algunas de las inteligencias más brillantes del mundo, llevan décadas estudiando cómo manipular nuestras decisiones, pirateando nuestras mentes, hacia el consumismo, por ejemplo, e incluso nuestra aparente libertad de voto…

También nuestros sentimientos son dirigidos. Suelen estar al servicio de gobiernos y de trusts financieros. El libre albedrío es cada vez más un mito, incluso la fé es peligrosa por manipulada…

Los hackers del siglo XXI al servicio de nuestros nuevos amos lo hacen posible. El Gran Hermano está a las puertas…


Menudo pringuerío se nos viene encima. La convocatoria de Elecciones Generales podía haberle ahorrado al Estado una pasta gansa y a la ciudadanía una cansera votacional uniéndolas a las de Mayo, y sea lo que Dios quiera, que al fin y al cabo, lo va a ser… Total, una vez ya puestos, lo mismo se fríen dos o tres huevos que cuatro. Y también nos hubiera jorobado solo un domingo, en vez de dos, lo que redundará en una mayor abstención, no lo duden. Pero este hombre no piensa en los ciudadanos, sino en sí mismo. Y a lo único que aspira es a reeditar el mismo pastel que hasta ahora. Volver a juntarse con sus ultrapolarizados amigos para renovar su culo en la poltrona.

            Intenté verlo en la entrevista del otro día en la Uno, y tuve que optar por cambiar de canal. A la tercera de no contestar a la pregunta del entrevistador e irse por los Cerros de Úbeda, como siempre hace cuando no le interesa, acabó con mis buenas intenciones de darle una oportunidad. Cuando se le preguntó si él indultaría a los políticos independentistas en el caso de ser condenados por la justicia, se salió por la tangente de mala manera; cuando se le inquirió por la destitución fulminante de sus cargos a Yolanda y a Barreda, nada más disentir de él en el asunto de Cataluña, se puso a hablar del 155, que ni iba ni venía al caso, pero no entró al trapo; cuando se indagó sobre la exhumación del espadón, le dio la vuelta al asunto sin responder a lo que se le había preguntado…

            Así que, como no me enseñó nada nuevo, ni diferente, ni distinto, a lo que realmente es, un trilero, preferí ver Blancanieves y los 7 enanitos, que se ajusta más a la realidad que el cuento que cuenta el Perisancho de Calleja éste…

            Y el problema que tenemos en este país es que, por mucha Semana Santa, y mucha Pasión, y mucha rezada y penitencia que le echemos al santo negocio, porque solo es un negocio, después de la molestia vá a salir más de lo mismo. No por nada, es que somos incapaces de ver más allá de lo que nos deja el capuz procesional del Paso al que servimos con nuestros votos. Y que abocamos a unos pactos que nosotros no queremos, pero que ellos sí quieren.

            Este hombre del Psoe dice lo contrario a lo que hará después. Siempre lo ha hecho. Los de Podemos y cía., acostumbrados al forraje de las facultades de Ciencias Políticas donde se han criado a base de pesebre, solo aspiran, con sus empoderamientos, sororidades, transversalismos y pluriloquehagafalta, a epatar al personal prometiendo juegos malabares e ilusionismos varios e imposibles, donde ellos vivan en sus dachas mientras el resto malvivamos en chekas. Al otro lado, un Casado tan megalómano y narcisista como el propio Sánchez, cosido a pespunte a una demagogia populista y oportunista de un Vox con camisa azul y brazonalto, y un Ciudadanos desnortado que no sabe a qué bandera servir en vez de hacerlo a la suya propia.

            Este es el panorama. Canela en rama. Son tan ególatras que ni siquiera saben (no quieren) formar un gobierno de coalición los tres partidos constitucionalistas, y unirse para solucionar los graves problemas de este país en vez de zancadillearse mutuamente. Son incapaces, ineptos, inútiles que solo saben insultarse y apuñalarse entre sí, y aliarse con los disolventes y enemigos del Estado. Y nosotros aquí, tocándoles la bandurria y haciéndoles el juego… Esto es lo que tenemos ahora, y lo que tendremos después. Ya lo verán…

El próx. Viernes, 22/02, a las 10,30 h., en radio T.Pacheco, FM 87.7: 7, CONFESIÓN TÉRMINI.- Una reflexión muy, muy personal.


Sabemos que España es el país que ostenta la mayor desigualdad de Europa. Nos lo han advertido por pasiva y por activa desde todas las instancias. Tras la crisis, los ricos son tres veces más ricos, y los pobres cuatro veces más pobres. Son estudios de la CEE…

También se sabe que hasta el tratamiento fiscal que aplica el Estado es desproporcionado e injusto entre los unos y los otros…

Ahora igual nos enteramos que pasa entre directivos de altas empresas y empleados. No me refiero a las diferencias salariales solo. Si no a las subidas aplicadas a las mismas. Las de los directivos crecen ocho veces más que las de sus empleados. Pá que te enteres…


Desde hace tiempo vivo en una especie de sentimiento de provisionalidad. No sé si sabré explicarme, o si algún alguien me entenderá. A mi edad, todo lo vivido, dictadura, democracia (aunque no completa), se juntan en una especie de indescripción inquietante. Hoy nada es previsible. Vivo de una pensión que, si algo tiene de seguro, es que no es segura, y que está sujeta a una contínua – y dudosa – improvisación del gobierno (o desgobierno) de turno.

            Por otro lado, la irrupción de Vox en el panorama social y político… bueno, en el social ya estaba, su discurso y sus poses, incluso su escenografía, me recuerda demasiado mucho a aquellos camisas pardas que empezaron a mostrarse en Italia o Alemania en el período de entreguerras, con su chulería y amenazante prepotencia hacia todo el mundo que no entrara en su clisé preestablecido. Tengo claro que muchos lo verán como amigos (por eso están ahí, porque han empezado a entrar en su discurso) pero la historia enseña que pueden ser más enemigos que amigos. Yo me siento inquieto, inseguro, y es porque esta gente no respeta a los que no piensan como ellos. Ya saben: podemos llegar a ser sospechosos amigos de judíos… digo de moros, y todo eso…

            Pero es que, en nuestro refugio natural, Europa, tampoco corren buenos tiempos. La zarpa derecha de Trump, Steve Bannon, cuya estrategia consiguió meter a su jefe en la Casa Blanca, después desembarcó en nuestro continente a fin de sembrar, asesorar, apoyar, organizar y financiar la derecha populista que haga posible cargarse a la propia UE en su propia cuna. EL objetivo es armar una ultraderecha fascista con líderes como Farage, Van Grieken, Salvini, Le Pen, Orban, etc… y, algo muy importante, lograr que la clase media cada vez menos media se empobrezca aún más, y que sus jóvenes generaciones perciban a la inmigración como problema y causa de ello. De ahí, al rechazo a la UE señalándola como culpable, hay solo un paso. La ceguera de las masas manipuladas por la falsa información desde su infraeducación, y entregada a una cultura narcisista y consumista, hará el resto…

            Y es esa imprevisibilidad la que me mantiene inquieto en los que ya son mis últimos años sobre esta tierra. Son fantasmas regresados del pasado, que se me aparecen, como si hubieran estado hibernando en los pliegues de la historia, y esperando a que los valores humanos se aflojaran, para aflorar de nuevo con rejuvenecidas fuerzas a su servicio… Porque, si se fijan, verán que son maduros oportunistas que manejan a legiones de jóvenes insatisfechos y subformados, lavándoles el cerebro al más puro estilo nazislamista, que de ambas cosas tienen, puesto que son lo mismo…

            Un skeenger, o como se llame, y un soldado de Alá, como un Gudari vasco o un CDR catalán, son iguales en la forma y casi que en el fondo. Usan los mismos medios (violencia e intimidación) y utilizan las mismas maneras: lo que le dictan sus gurús y sus ulemas, aunque los primeros sirvan a los grandes Bannon´s y a las oligarquías del mundo, poderosa y financiera, que te infla igual el globo económico, o que te lo hace explotar en el momento oportuno, con el fin de enriquecerse ellos empobreciendo a los demás a extremos que generen la insatisfacción necesaria para implantar sus fascismos de nuevo corte. Que esa, y no otra, es la rueda de su estrategia. Y el cuento del volver a empezar.

            Me acuerdo, ¡ángelicos..!, de aquel Mayo francés del 68, de aquel mundo de hippynuncajamás, con lo que se iba a cambiar el mundo. Nadie supo ver – ninguno lo supimos – que el mundo no se puede cambiar sin cambiar a las personas. Y como las personas no cambiaron – no cambiamos – el mundo tampoco cambió… Algunos álguienes supieron verlo así, y cambiaron los modos, las formas, pero no los fondos, que siguieron igual de sucios y oscuros. Y nació una sociedad de nuevas maneras con las mismas maderas. Pero la carcoma siguió anidando dentro, y ahora se manifiesta con toda su hambre.

El próx. Viernes, 22/02, a las 10,30 h., en radio T.Pacheco, FM 87.7: 7, CONFESIÓN TÉRMINI.- Una reflexión muy, muy personal.


Sánchez lo hizo al revés con Cataluña. Y justo al contrario de lo que se debería hacer. Preveían aumentar al 18% la iversión del Estado allí…

Pésima decisión. Sabe perfectamente – y si no lo sabe es un muy mal estadista – que ese aumento de caudales los van a utilizar en alimentar la riada independentista. Les vá a soltar pasta con que financiar su guerra separatista…

Precisamente, la estrategia es menos 151 y más cerrarles los grifos. Nos sale mucho más barato y es mucho más efectivo. El 151 es una sangría cara y represiva, pero implantarles el gotero supone ahorrar money y ahogar sus recursos. Dónde vá a parar, tío…


Leo en un suelto en la prensa algo que me produce cierto sonrojo. Se trata de que la Fundación Infante de Orleans confirma el traslado de su colección de aviones históricos a la base de San Javier. Su Junta Directiva así lo ha confirmado al correspondiente ayuntamiento, de que va a trasladarse allí, a las instalaciones aeroportuarias civiles, recientemente cerradas por su traslado a lo de Corvera…

            Aquí tenemos a una Directiva que se supone que protege y salvaguarda un importante legado histórico de la Aviación Española, pero que se pasa por los forros de la ignorancia a esa misma Historia, precisamente. Porque aquí existe un contrasentido flagrante y vergonzoso, y es que la historia de los hitos aeronáuticos conseguidos por el Infante de Orleans no se produjeron en la base de San Javier, si no en la base vecina, la de Los Alcázares.

            Pero que, para mayor desidia histórica y sangrante desconocimiento, la de San Javier ni siquiera existía como tal, si acaso, como un pequeño puesto marítimo dependiente de la primera base aeronaval de Hidroaviones de Los Alcázares, posteriormente Escuela de Combate y Bombardeo Aéreo. Fue pues en Los Alcázares donde estuvo destinado el Infante de Orleans, y desde Los Alcázares de donde despegó para realizar sus mundialmente reconocidas hazañas aeronáuticas. Y encima, para mayor escarnio, dicha base de Los Alcázares se haya cerrada, abandonada, infrautilizada y absolutamente dejada de la mano de Ícaro… Si esto no es un sangrante despropósito, que resucite el de Orleans y le pregunten a él mismo su opinión sobre tamaña desfachatez e incongruencia. Sin le dejan hacerlo, claro, que no creo…

            En la noticia del tal suelto se amplía la información sobre que el Pleno del Ayuntamiento de San Javier, naturalmente, ha solicitado al Gobierno de España, y ya de paso también a Aena, ayuda financiera para reconvertir la terminal en una especie de hogar-museo que albergue el patrimonio de la Fundación Infante de Orleans, que, por cierto, es la tercera en importancia de Europa en aviones históricos. Y ya, una vez puestos, para que ayuden también al mantenimiento de la misma… O sea, mónteme usted el negocio, y manténganmelo, que yo pondré la mano, claro.

            Lo que resulta inexplicable, e ilógico, es que el propio gobierno central, el propio Ejército del Aire, la propia Aena, o la madrina que toque, posean junto a la tal ubicación un recinto completo, la propia y original base aérea donde ocurrieron todos los hechos históricos relativos a dicha Historia de la Aviación Española, con menos gasto pero con más derecho de acogimiento, por ser su auténtica y legítima ubicación y mayor capacidad de recrear dicha historia, y que, sin embargo, la ignoren tan olímpicamente y tan irresponsablemente. A eso se le llama condenar a la Historia por ser la verdadera Historia.

            Es que, esa misma Historia recoge que la base de Los Alcázares fue castigada por el régimen franquista por el hecho de haberse mantenido fiel al legítimo gobierno de la República ante la rebelión militar del 36… Por lo que se vé, ochenta años después, en plena democracia (pongamos que es una democracia plena, aunque yo lo dudo) y con un gobierno que tiene entre ceja y ceja remover los restos del dictador como demostración palpable de su antifranquismo, lo que demuestra con estos hechos es que, en realidad, en el fondo, consiente, avala y sanciona actuaciones como éstas, tan contrarias y antihistóricas como antidemocráticas. Se está sumando al castigo y no a la reparación…. O puede que, a lo mejor, sea solo pura y dura incultura. Supina ignorancia.

           

El próx. Viernes, 22/02, a las 10,30 h., en radio T.Pacheco, FM 87.7: 7, CONFESIÓN TÉRMINI.- Una reflexión muy, muy personal.


El pasado 2018 fue despedido por un periódico nacional con una foto impactante, al menos para mí. Ocupa todo el ancho de la primera página, y se ve un océano inmenso y solitario, y allá, en medio del horizonte, de la nada, entre un cielo ominoso y una mar picada, con inmigrantes apiñados enn una balsa zarandeada por las olas…

La foto fue hecha desde el móvil del pasajero de un barco de…¿una línea marítima?.. ¿acaso un crucero?.. No lo dice, pero encierra todo un símbolo…

El símbolo de un mundo injusto trufado de rechazos, de diferencias e indiferencias. De ir en uno de esos viajes de placer, yo me hubiera muerto de vergüenza…


En todos los informativos de televisión apareció el divino fulano chuleándose con gesto arrogante y despreciativo (y despreciable), con su enfermizo narcisismo en la cara y una bella pava de la mano, como si luciera un complemento de lujo, como el reloj de un millón de euros en su muñeca – toda una horterada – y encantado de demostrar a los que le seguían embelesados al salir de los Juzgados, que él tiene el dinero suficiente como para evadir cuantos impuestos le dé la gana, pagar luego sin pestañear una parte de lo defraudado a los mismos que lo han hecho rico, y reírse de todos ellos en sus morros y en su egolátrica satisfacción.

            Ya saben ustedes del cristiano, o lo que sea, del que estoy hablando. Iba pavoneándose como un premio nóbel, como un benefactor de la humanidad, que recibe la adoración pública. Un público memo y entregado, sí, cierto, eso es verdad, pero que la adocenada muestra que le hacía pasillo es la representación fiel de millones de bobos congénitos que cagan oro molío cuando mete una pelota en alguna portería. Y esa gente, esos botarates, lo tratan como un héroe, en vez de como un delincuente, lo que realmente es, pues les está robando servicios y prestaciones y los lelos no lo ven. Esa es la única y prepotente realidad.

            Después de zamparse uno semejante espectáculo de narcisismo barriobajero aplaudido por el cretinismo de siempre, sale a la calle y se encuentra con algún alguien que le comenta, así, al paso, porque viene la cosa a cuento, que ese moro que vive enfrente suyo tan ricamente con su familia, sin dar puto golpe al agua y cobrando el paro, o lo que sea que fuese aquello, tumbado a la bartola en el balcón. O esos otros que se pasan el día en la puñetera calle, paseando el garlito todos los días, que a ver de qué leches viven, si no es del cuento y de lo que nos sacan a los tontos de los españoles, que no hay derecho, que eso nos lo están quitando de nuestros servicios públicos, que si son los amos, y se descarga el tío toda la batería de concienciación económico-social, que ya es un clásico.

            Y uno no puede evitar ponerse a pensar, porque la sesera está para algo más que para llevar boina, si es comparable los 500 o 600, o lo que sea, euros de paro (digo yo que si tiene paro será porque algún bancal habrá trabajado, no sé…), es comparable con los más de 20 millones de euros birlados por el fenómeno, y por otros ídolos como el tocabalones, que haberlos, háylos, y mucho, en el campo del deporte totémico, del artisteo, y de todo el cuenteo y compadreo que mantenemos con nuestras babas.

            Y se me ocurre, no sé, que si un desgraciado tiene suficiente capacidad para jodernos gravemente las prestaciones sociales que nos corresponden, qué posibilidad de merma y sustracción no tendrán todos los besaculados que nos están robando cientos, miles, de millones, impunemente. Y me gustaría que alguno de los expertos en esquineo y  barrabar, me ilustrara en mi ignorancia porcentual e infinita.

            Pero la realidad no es la lógica, ni el sentido común, porque, si lo fuese, tendríamos que estar abucheando, y silbando, y escupiendo, a todos nuestros idolatrados, y no al desharrapado al que acusamos de aprovecharse de alguna miserable subvención, que habría que verla y comprobarla, no imaginarla. Nos dejamos llevar, como las polillas, por el relumbrón, por el cuentacuentismo… y por el populismo más rancio y ruin, que es aún peor. Y no vemos lo que tenemos ante nuestras narices.

           

El próx. Viernes, 22/02, a las 10,30 h., en radio T.Pacheco, FM 87.7: 7, CONFESIÓN TÉRMINI.- Una reflexión muy, muy personal.