Saltar al contenido


El principio de la vacuna ya sabemos cuál es: inocular al organismo una pequeña dosis de la enfermedad que se desea combatir, a fin de crear las suficientes defensas para ello… Bueno, pues la vacuna para combatir la enfermedad catalana se llama Tabarnia. Estamos de acuerdo que se trata de algo virtual, ficticio, como Puigdemont, que es un holograma de presidente, pero también tan real como él, pues ese territorio está definido dentro de Catalunya tanto como Carles está en Bruselas plantando sus coles, y puede convertirse en factible en cualquier momento de la historia, si así devienen las cosas a ser.

            Tanto es así, que Tabarnia ya tiene presidente, tan virtual como el fantasma bruselense, pero que ahí está en la persona de Albert Boadella, que ya se ha dirigido a los ciudadanos dentro de la misma libertad democrática a la que apela el de las coles… Y Tabarnia también tiene su bandera, barrada que no estelada, pero mucho más participada… Como también tiene Tabarnia su himno, con bastante más contenido que Els Segadors, dónde vá a parar… Así que Tabarnia tiene ya todas las señas de identidad que necesita para manifestarse, y la suficiente ciudadanía que la avala y la respalda, como para que emerja en toda su entidad de forma y manera no menos manifiesta que el resto de una Catalunya que proclama la ruptura unilateral como dudoso derecho

            Y aquí viene el quid de la cuestión. Si aplicamos el sentido común, la consecuencia, la lógica, el quod pro quod, o lo que usted quiera aplicar, si una parte del territorio nacional reclama el derecho a independizarse, la otra parte de ese mismo territorio tiene idéntico derecho del mundo a independizarse de él para seguir unido con los que ellos quieren estar y sentirse. No existe la más microscópica diferencia. Lo contrario sería un cinismo tan claro, evidente y meridiano, que tendrían que verse en un espejo del que huyen tan cobardemente como lo evitan, pero que ellos mismos han levantado con su decisión y con su postura.

            Y si así llegara a ser, la gran y supremacista Catalunya independiente limitaría al norte con los montes Pirineos que la separan de Francia, igualetico que España, al sur y al oeste por esa misma España, y al este por Tabarnia, que igual sería España. Y por todos lados con una Europa de la que no formarían parte. Y estarían más aislados que una mierda en un mercado… Y por Tutatis que dan ganas de que ocurra todo eso tan solo que por verlos en tal situación. Y que sigan alimentando el ego y los bolsillos de la reata de politicastros advenedizos a los que votan, apoyan y defienden. Pero hundiéndose, eso también, en la miseria y la ignominia más absolutas.

            Y uno se ve tentado por ese morboso deseo, la verdad. Por eso mismo y por otras cosas hay que mantener viva y coleando, y alentando y alimentando, la posibilidad de Tabarnia como antídoto ideal y perfecto de los podridos corruptores de la realidad y la legalidad. Ayudemos entre todos a mantener erguida Tabarnia ante sus propios ojos, incluído el del culo… ¡¡ Que viva Tabarnia, coña..!!.


Se puso Rajoy medallas ajenas que no le correspondían, pero eso es normal en este hombre… Crecemos por la inercia de Europa, más que por sus “reformas”, de las que tanto presume…

Dice que somos los que más crecemos en Europa, pero es un embuste. Irlanda lo ha hecho un 4,8%, los países del este un promedio del 5,3%, Polonia un 5%, Rumanía un 8,3%... o sea que suelta mentira, como siempre…

Más vale que presuma menos y se aplique más en reducir la enorme desigualdad que padecemos, que tenemos la mayor de toda Europa, y ya ha sido avisado por Bruselas. A veces hay que callarse…

De nuevo, otra vez, el Informe Pisa nos pone a la cola. Cero en comprensión lectora. Los últimos de Europa. Los profesionales de la enseñanza no quieren oír hablar de eso. En lugar de enrojecer de vergüenza, dan extrañas interpretaciones justificativas sobre la particularidad del sistema educativo español que no convencen a nadie más que a ellos mismos. Es su manida excusa. Pero la realidad es tozuda, y eso se refleja en otro dato que debería ponerles la cara colorá a tós: Un 40% de los españoles jamás ha leído un jodido libro.

            No digo que leer libros nos convierta en más inteligentes, pero sí en más instruidos, en más cultos, en más educados… Y no solo eso, también nos enseña a expresarnos mejor, tanto hablado como por escrito. Y eso se nota en la miseria comunicativa de nuestros jóvenes / y jóvenas / y en la violencia emergente en escuelas e institutos. Aquel que no sabe explicarse a través del lenguaje suele ampararse en el uso de la fuerza. Ya que no en la de la razón, sí que en la bruta. Y solo hay que leer los mensajes en las redes, y oírlos largar para entender lo que quiero decir.

            Luego hay otra cosa más. Las generaciones que han perdido tales recursos y registros de expresión, van llegando al relevo de los puestos, y hoy se ven hasta a jóvenes profesores que ponen interrogaciones a ciertas expresiones cultas de sus propios alumnos porque ignoran el significado de las mismas. Y conozco casos reales de esto que digo. Como hay jóvenes / y jóvenas /  titulados y diplomadas, que no tienen ni idea de determinados términos convencionales del lenguaje. Pero, vamos, ni p… idea.

            En España, por ejemplo, prácticamente se ha suprimido la enseñanza oral, y los exámenes están basados casi que exclusivamente en la escritura, muy dada, por cierto, a la práctica del copypega internetiano… En Francia, Italia, Inglaterra, y otros países europeos, sin embargo, se está recuperando el sistema oral y mermando el de apuntes, y los exámenes se están evaluando en el modelo mixto de oral y escrito.

            Esto es lo que ha posibilitado lo de estar a la cola de la cola en comprensión lectora, así como un uso muy superior del lenguaje en los europeos que en los españoles, rasgo  cada vez más evidente entre los alumnos del famoso Erasmus. Los alumnos europeos pasan mucho de su tiempo escolar leyendo, escribiendo y defendiendo en voz alta y clara sus trabajos. Y no lo digo yo. Se lo leo a ilustres escritores, como Félix de Anzúa, que se han sumergido en informes sobradamente profesionales y fiables.

            “Aquí, un bachiller sale del Instituto sin haber abierto la boca en público nada más que para hacer botellón”, y estoy citando literalmente a dicho autor… “Y la Universidad, ya sabemos que es muda”, dice también, donde los alumnos se expresan solo entre ellos, a su modo y manera, pero en las aulas la información que se trasiega no es oral para nada, si no escrita para todo.

            Si Platón resucitara, nos diría: Habéis matado el ágora, así pues, muertos sois.

Resultado de imagen de RAJOY Y EL REY

“No estoy en condiciones porque no solo no tengo una mayoría de votos a favor, si no que tengo una mayoría en contra”, le decía Rajoy al Rey en un renuncio a asumir el gobierno, a pesar de ser el partido más votado en 2.016…

Pero él sí le exige a Arrimadas que asuma las responsabilidades de lo mismo en Cataluña, aunque ella también tiene a la mayoría en contra. No es lo mismo cuando le toca a él que cuando le toca a los otros…

Y es que desea desgastar a Ciudadanos como sea. Aun contradiciéndose a sí mismo. Aun exigiendo a los demás lo que él no es capaz de hacer. Manuda cara tiene el tío…

Resultado de imagen de calidad de vida

Me quedé flipando en serpentinas con esta noticia: “Los murcianos ponen un notable a su calidad de vida, a pesar de estar a la cola del bienestar en toda España”. Creo que son datos de la Fundación BBVA…

Hay muchos modos de entenderlo y decirlo, y una de ellas es que estamos encantadísimos de habernos conocido en la cola del estado del bienestar de nuestro país. Eso es algo así como el idiota que vive tan feliz porque no sabe que es idiota…

Pero, vamos, si calificamos de notable el estar los últimos, gobernar en Murcia es un chollo para cualquier político. En vez de tonto el último, super-feliz el último…

CONCIENCIA o ÉTICA

Existe por ahí una frase que suele repetirse mucho. La de “fulano, o fulana, tiene mala conciencia”. Lo cierto, la verdad, es que la conciencia no es ni buena ni mala. Por lo tanto, no se puede tener mala conciencia, como no se puede tener buena conciencia. Simplemente, se tiene, o no se tiene, conciencia de algo… Lo que pasa, y esto puede parecer curioso pero no es extraño, es que no tenemos conciencia de la conciencia. Hagamos una prueba, si no: salgamos a la calle y preguntemos a los jóvenes con los que nos tropecemos, ¿qué es la conciencia, acho..?. Pidámosles que definan la conciencia. Es posible que nos llevemos una buena sorpresa. O tienen una noción deformada de la misma, o no tienen ninguna noción sobre la misma. Y esto, lo reconozcamos o no, es un enorme fallo, no es sino una enorme carencia, de nuestro sistema de formación y educativo.

En realidad es que las personas tenemos conciencia de nosotros mismos. De nuestra existencia, de nuestras experiencias, de nuestras vivencias, de lo que hacemos o deshacemos, y de lo que dejamos de hacer, de nuestros hechos y deshechos y de sus efectos, e incluso de las causas de nuestros hechos. Solo los seres humanos, o eso aseguran, tienen la capacidad de tener conciencia en sí mismos de sí mismos, pero eso no quiere decir que la conciencia personal de cada bicho viviente… perdón, de cada bicho pensante, sea un Pepito Grillo que lo lleve de su mano por el camino correcto, mucho menos  éticamente correcto. Si acaso, es una herramienta de la que dispone ese bicho, casi más sintiente que pensante por cierto, para intentar con ello labrarse ese jodido y puñetero camino, sea éste bueno o malo…

Pero, de hecho, o somos unos desaprensivos mentales, o disminuidos, y carecemos de conciencia, o somos de la mayoría normal, y la tenemos. Cada cual la suya, más o menos homologada, pero la tiene. Los políticos del separatismo catalán, por ejemplo, tienen plena y cumplida conciencia de que mienten, falsean la historia y los datos, incumplen normas y leyes, retuercen la verdad y envenenan la postverdad, e incluso llegan al chantaje y la violencia a través de sicarios para conseguir sus fines. Los jóvenes practicantes del botellón, a un suponer, tienen absoluta conciencia del daño que se hacen a sí mismos y a la comunidad, como a toda la sociedad. Los gobernantes tienen perfecta conciencia de sus embustes, y saben en cada momento y lugar cuando mienten, e incluso los motivos de porqué lo hacen. Impunemente. Y todos sabemos cuándo robamos, cuando maltratamos, cuando violentamos, cuando abusamos de algo o alguien. Y todos tenemos plena conciencia de lo que hacemos en nuestra vida, como de lo que hacemos de nuestra vida. De lo bueno y de lo malo. Lo que pasa es que unos pocos saben distinguir lo positivo de lo negativo, y unos muchos no saben distinguirlo. Pero la conciencia no lo enseña, solo tiene constancia de su registro como vivencias.

Los líderes del separatismo, por volver a los mismos ejemplos ilustrativos, son plenamente conscientes de lo que hacen, pero creen – se engañan voluntariamente a sí mismos – de que lo que hacen mal es por un bien mayor. Aunque ese bien sea absolutamente egoísta, insolidario, o dañe a muchos para solo beneficiar a unos pocos. Los jóvenes irresponsables consigo mismos y con la sociedad, saben lo que hacen y hacen lo que quieren porque están convencidos que sus derechos son más importantes que sus obligaciones. Los políticos que mienten creen que el mentir es parte de la política, o que el robar es cobrarse lo que la sociedad les debe.

Todos tenemos conciencia de nuestros actos, pero casi nadie actúa según una conciencia recta. Y es por eso mismo, porque tener conciencia no es garantía de obrar bien, si no, simplemente, de obrar según consecuencias. Otra cosa, claro, es obrar, no con conciencia, si no con ética. Eso ya es harina de otro costal, amigo mío. El tener una conciencia ética es una joya para cierta clase personas (para otras supone un obstáculo) pero eso no quiere decir, como creemos o nos han hecho creer, que la conciencia es igual a la ética. No señor. Son dos cosas distintas. Bien diferentes una de otra. Y no siempre se dan juntas en el ser humano… Yo tengo conciencia, tú tienes conciencia, él tiene conciencia… pero ética… como el valor en la mili, tan solo se nos supone.

MIGUEL GALINDO SÁNCHEZ / El Mirador / www.escriburgo.com / viernes 10,30 h. http://www.radiotorrepacheco.es/radioonline.php

Publicado por MIGUEL GALINDO SANCHEZ en 3:02

Resultado de imagen de machismo y feminismo

El feminismo no sé dónde está representado. Lo ignoro. Pero el machismo sí sé dónde lo está: en el pene. Y no existe machismo solo contra las mujeres, si no que el machismo se hace también contra el propio hombre. Y casi siempre esconde una carencia, o el temor a una carencia. El ámbito militar es donde más se nota y donde más está representado. Los misiles que lanza Kim-Jong-Un desde su Corea del Norte es como el enano que exhibe desnudo la desproporcionalidad de su pene (al ser pequeño parece estar mejor dotado) y no hace más que lanzar cohetes con forma pénica como aviso al gorila de mandíbula erecta y tono desafiante, Trump, que presume de atributos en sus comentarios misóginos e inluso bélicos, como cualquier chulo de tres al cuarto…

Es una simbología que, los que hicimos la mili, la vimos y la vivimos, pues nos la pasamos sacando brillo al cañón del tanque, o al mástil de la bandera, o a la proa del buque, insignia del coronel, general o almirante, mientras teníamos a nuestro personal cargo el fusil, que es el misil del soldado raso. En mi caso, primero el Máuser, que descargaba tiro a tiro con una potencia de retroceso inusitada, y luego el Cetme, que largaba ráfagas con una alegría no menos inusitada. Luego vino la mujer a compartir y adueñarse de la potencia y la alegría de las armas del macho, y lo guardamos en nuestro retorcido subconsciente en forma de agravio y rencor.

Ya sé que es psicoanálisis puro, pero el machismo lo llevamos dentro de la mente y de la bragueta desde la erección de los primeros menhires en loor al macho dominante. El hombre ha practicado la falocracia asociando su atributo físico a su estado mental. Así ha sido siempre. Y ha hecho un símbolo del homo erectus con el pensamiento en otros parámetros. Al final, con respecto a la mujer, ha sido la dominación del sexo contrario por el propio sexo. “El hombre creado a nuestra imagen está demasiado solo. Démosle una compañera”… reza en el Génesis. Así que yo estaba primero y marqué mi territorio para quién viniera después…

El tsunami de denuncias de mujeres, avivado y avalado por el feminismo más radical, que sacude el mundo, lo demuestra. Todas se refieren al acoso sexual del varón sobre la hembra. Aunque sea con ridiculeces como descansar la mano sobre el hombro, piropear, o mirar de una forma determinada. Todo vale para combatir el sexismo del hombre, porque es la intención escondida lo que importa tanto como el hecho consumado. Todo sirve para humillar su falomanía. Y quizá lleven razón, y quizá lo tengamos merecido. Lo que pasa es que solo vale para alimentar la confusión de la propia mujer sobre el propio hombre.

La actriz española Blanca Portillo, en una entrevista en El País, se sumaba (es más fácil y cómodo sumarse que retraerse de este movimiento) a esta marejada, y justificaba sus excesos con una frase: “a mí también me gusta decir sí o no, y elegir cuándo quiero o me apetece”. Y no lo voy a discutir. La cuestión es, ¿cómo accede o se niega, y elige libremente, sin que el otro se lo proponga, y no se utilice tal proposición como un ataque sexista?.. Yo no lo sé. Y otra pregunta más al caso es: si la que propone o se insinúa es ella, ¿no puede considerarse igual acoso sexual de la mujer hacia el jodido y puñetero macho?..

Es que, una vez ya puestos y puestas, pues claro… Y es que el penismo y el vaginismo pueden llegar a ser lo mismo, llegado el caso…

Resultado de imagen de tabarnia bandera

Los nacionalistas catalanes no deberían tomar a broma a Tabarnia. A una escisión externa siempre sucede un intento igual interno, y cuanto más tense la cuerda el separatismo, más fuerte hará su propia división. Mucho más en su caso, donde más de la mitad no son independentistas…

Ejemplos no faltan: en la disolución de la Urss ocurrio con Nagorno, Azerbayán, Moldavia, Ucrania… Ocurrió en los Balcanes, en Irlanda del Norte, e incluso en Quebec, aunque ésta última fue un intento…

Cuando un territorio se embarca en un secesionismo, enseña el camino a sus propios secesionistas. Suele ocurrir.

Resultado de imagen de LEY Y DEMOCRACIA

No es lo mismo, pero se complementan. No es igual, pero se necesitan. Si la ley no se apoyara en la democracia, difícilmente se podría impartir justicia (fíjense en las leyes impuestas por dictaduras), y si la democracia no descansara en la ley, difícilmente podría impartir equilibrio (observen cualquier democracia que aplique leyes laxas, donde solo existe el desgobierno), y el desgobierno solo puede llevar a precisamente todo lo contrario: a la dictadura. Por eso Podemos, por ejemplo, defiende un régimen como el de Maduro, donde la dictadura dicta – nunca mejor dicho – leyes injustas que justifican la más dura represión por parte del Estado. O existe una justicia que asegure la democracia, o existirá una dictadura que asegure la injusticia.

Aquí, en España el mejor ejemplo lo tenemos, y lo tendremos por un largo tiempo, en el asunto catalán. Vamos a caer, aproximadamente en otoño, los juicios sobre los principales políticos nacionalistas que hoy ocupan los primeros puestos del ránking en las últimas elecciones, pero que son reos en delitos de malversación, sedición, y quizá también rebelión, según los códigos penales y civiles de cualquier sistema de justicia democrática, no solo española, si no de cualquier democracia consolidada de Europa y del mundo entero. Y que, a pesar de eso, la ciudadanía ha depositado en ellos los suficientes votos como para mantenerlos optando al poder, aún y cuando las penas que les pueden caer, desde Puigdemont, Forcadell, Oriol, y los 28 investigados hasta ahora, pueden oscilar desde los ocho a los treinta años de cárcel. Ya digo, aquí o en cualquier otro sistema de justicia de cualquier democracia… ¿Qué hacemos, entonces..?.

Pues eso mismo, seguir aplicando ambos principios de justicia y en justicia, pero eso sí, teniendo en cuenta que el ejercicio legítimo de la política en democracia no puede estar, en ningún momento y bajo ningún concepto, por encima de las leyes… Pues si llegara a estarlo, entonces se pervierten esos mismos dos principios principales: tanto el de justicia como el de democracia.

Así que sí, habrá que respetar sus derechos a optar a gobernar Cataluña, puesto que han obtenido la mayoría parlamentaria, aunque no hayan conseguido la mayoría de votos (es el fallo que tiene la Ley D´Hont, pero ley al fin y al cabo). Y es su privilegio, si así lo desean ejercer. Pero una vez juzgados y condenados por la justicia, habrán de cumplir con otra de las leyes: la de pagar por los delitos cometidos. Y si esa pena es inhabilitación de cargos, pues a la calle, y si esa pena es de reposición, pues que devuelvan lo robado, y si esa pena es de prisión, pues a la cárcel…

La trampa, lerda y cerda, en la que ellos se basan, y que reclaman con toda su cara dura, es que por el hecho de haber sido elegidos no tienen que ser juzgados. Pero esa es la ley que aquí rigió – precisamente – cuando Franco (ellos se contradicen a sí mismos) y es la que rige en las peores dictaduras, modelo Maduro, o sea, leyes que suponen las más flagrantes injusticias.

Y lo peor de todo es el insulto con que esos podridos políticos ensucian al pueblo, que es investir su democracia de la más burda dictadura, e intentar imponer sus propia dictadura para cargarse la auténtica democracia. Por eso mismo, pese a quien pese, y pase lo que pase, el Estado habrá de arbitrar, inflexiblemente además, ley y democracia, dónde, cómo, y cuándo toque…