Saltar al contenido


Piensa que un 14 de Abril de hace 87 años, en este país aún llamado España, un pueblo famélico y harto proclamó una República, con Constitución y todo, y una democracia a la que ni la de hoy le ha llegado a ciertos niveles. Piensa que cinco años después, apenas estrenada y puesta en marcha del todo, el general más joven de Europa (Franquito lo llamaban sus iguales) dio un golpe de estado, al grito de Viva la República, por cierto. Luego traicionó al monarca que le había servido de padrino en su católico matrimonio y al que le había prometido reinstauras la monarquía, y después se autoproclamó Generalísimo y salvador de la patria, provocando una guerra civil en que murieron al menos medio millón de españoles, otros tantos tuvieron que huir para salvar el pellejo, e iniciando una sangrienta represión, una continua purga, persecuciones y asesinatos legales, utilizando sus cárceles a rebosar para construirse un mausoleo faraónico con que homenajearse a sí mismo y a su dudosa memoria.

Piensa que tras cuarenta años de su dictadura, él mismo instauró un régimen con el que quiso “dejar atado y bien atado” el suyo, si bien se le desató el nudo de la transición provocando un régimen pre-democrático, con las debidas cautelas de sus herederos que forzaron una partitocracia como mal menor antes que una democracia completa. Por eso era transitorio. Pero que la transición aún no ha terminado está claro, pues todos los partidos se han contagiado de la semidemocracia, y prefieren tutelarla desde tales partidos porque temen a la democracia entera.

Piensa ahora que los restos de ese autocaudillo siguen reposando en su gigantesco e insultante mausoleo levantado con sangre, gritando en su silencio el cainismo y el canallismo de su forzada historia, sin que a nadie se le mueva un solo pelo de la conciencia. Piensa que los actuales partidos de derecha son herederos naturales y directos de aquel que fundó uno de los ministros del espadón y paisano suyo, y cuyas siglas solo han cambiado de alianza a partido porque el primero sonaba aún a santa cruzada, y el segundo se mimetizaba mejor en su entorno político.

Piensa también que, mientras las leyes de los países de su entorno se adecuaban, o lo intentaban, a protegerse del nazismo que provocó la mayor guerra y mortandad de la historia de la humanidad, prohibiendo los partidos fascistas, como la propia nación responsable de aquel holocausto, en el nuestro no solo no se hizo así, si no que se ayudó, protegió y ocultó a los más acusados asesinos y prófugos de ese mismo nazismo. Piensa, que incluso hoy mismo, se otorga cobijo político a los líderes de tales partidos nazis, como el del alemán Pegira, en nuestras afortunadas islas, sin que tampoco a nadie se le remueve un solo dedo de la tal sudodicha conciencia.

Así que piensa ahora el posible porqué de un pijotero, desconfiado y escrofuloso… perdón, quiero decir escrupuloso, juez alemán, tontolculo como él solo pero con unas leyes en la mano incontestables que no se las salta el galgo Lucas, está diciendo un par de cosas más simples que un cubo y que él mismo, si cabe: una, que si no queremos nacionalistas mafiosos y tramposos, hagamos lo mismo que ellos, o sea, prohibirlos e ilegalizarlos; y dos, que si ellos lo han hecho y nosotros seguimos como cuando acabó la guerra, dando asilo político a los fascistas, entonces no tenemos ningún derecho, ni moral ni legal, a exigir que nos repatrien al gilipollas catalán por muy mosca cojonera que sea…

Vale. Pues aún sigues pensando y preguntándote porqué eso no es lo que se nos cuenta aquí, que nos traducen las verdades y auténticas razones a una especie de agravio que no se sostiene por ilógico e incomprensible. Y a lo mejor te vas arrimando al caliche, lentamente, poco a poco… Y piensa que aquí, en este país, las izquierdas sienten como las derechas, y las imitan y emulan en las formas y maneras al menos… O quizá no, quizá sea en el fondo, y usen las formas y maneras propias del disfraz que adoptan y se adaptan. No lo sé. Pero piensa, piénsalo… y ponte, póntelo…

Si nos envía su petición a admin@escriburgo.com le suscribiremos gratuitamente a las MIGAS diarias de Miguel Galindo


Me ha impactado un anuncio de 20 segundos sobre un producto de la casa Biotherm. Se llama Aquasource, y es un tarrito que dicen que lleva 5.000 litros de agua condensada, o comprimida, o encogida, como aquel “cariño, he encogido a los niños”…

¿Se lo puede creer?.. Es el fabuloso, magnífico e incomparable logro del… ¡tatachín!, ¡¡agua hidratada!!.. ¿Se imagina una travesía del desierto y llevar cinco mil litros de agua en un bolsillo?.. ¿Y dicen que hay falta de agua en el mundo?.. con ste invento no se sabe si sobra o falta…

Es un producto hidratante, claro, o algo así. Pero no explican como desconcentrar, o descomprimir esa agua acumulada. No obstante, ni como cuesta menos que esos 50.000 litros de agua. Pero siempre habrá quién se trague semejante milagro (50.000 litros de un trago).


Acabo de leer en una página de un periódico nacional, del nuevo aviso (y van…) que Europa da a España sobre la calidad mierdera del empleo creado – es un varapalo repetitivo y cansino - y que no parece hacer ningún efecto, pues aquí seguimos trabajando de camareros para un turismo más o menos pujante, que, cuando no nos viene de fuera, lo producimos nosotros mismos con nuestra propia cadena de fiestas, y visitándonos los unos a los otros como Dios nos ha visitado. Y esa es nuestra cada vez más única industria de la que dependemos, esos nuestros cada vez más solos recursos de lo que disponemos. Y el campo, claro, el campo. Empleo malo, inestable, de baja calidad, que crea una brecha cada vez más grande de desigualdad y pobreza.

Pero es que, un par de páginas más adelante del mismo periódico, leo igualmente que “el BCE y la Comisión Europea instan a vigilar el aumento del crédito al consumo en España”, que parece ser que va en expansión, pero descontrolada… Y le da un aviso a los bancos, con acuse de recibo, que luego le pasa al gobierno o lo que sea esto, naturalmente…

…Y no lo entiendo… palabrica del Niño Jesús que no lo comprendo… ¿Cómo una sociedad como la nuestra, que ha rescatado (empobreciéndose hasta las trancas, claro) de sus esquilmados bolsillos a sus mafiosos bancos, que aún no ha salido de la puñetera crisis, que sobrevive con unos sueldos miserables e inseguros, que mantiene la mayor tasa de pobreza y desigualdad del continente, aún tiene la capacidad para crecer en turismo interno, y en consumo (es lo mismo), y encima… a crédito?.. La UE nos lo canta con números, como los niños de San Ildefonso: “una elevada tasa de crecimiento del 3,1% en 2.017”… ¿Pero puede ser eso posible?. Quizá sea precisamente por eso mismo, porque es un crecimiento A Crédito… Entonces, ¿es que no hemos aprendido nada..?.

Porque, vamos a ver, lo del crédito al consumo lo que quiere decir es que lo estamos utilizando de nuevo para irnos de puente, de vacaciones, para participar de cuanta fiesta se nos ponga por delante, para costearnos la Comunión de los críos, para no perdernos un solo Outtlet, navidad, merkatodo o semana del papanatinglés que se nos anuncie, para sacar a la familia a cuantiáreacomercialhaiga todos los domingos y cogolondrios de guardar, o para colocarnos en cualquier weekend o montaje que nos salga de viaje…

Es que, en el argot de la alta economía, ya deberíamos saber lo que significa la palabra “Consumo”. No es el pan del día que el pobre se come en su casa, si no el que la desacomodada clase media se come en el restaurante. Y aquí, lo que nos dicen los que saben, es que ha quedado una desestructurada clase media cada vez menos clase y más tirando a bajymedia. Y una tasa de pobreza, oído al dato, que sobrepasa el 30%... Y unos pocos pudientes, cada vez más pocos y cada vez más pudientes.

Y con esa tropa este país está tirando de consumo a crédito. No equipándose, no invirtiendo, ni creciendo, ni medioviviendo, ni pagando púas, ni saneando, ni situándose… No. Consumiendo. Hemos vivido una recesión brutal, una crisis espantosa, provocada precisamente por un uso desaforado del crédito en cosas dudosas, y nos curamos el coscorrón haciendo más de lo mismo.

Pero que seamos los que menos recursos económicos disponemos a la vez que los que más crecemos en crédito al consumo, es algo que no encaja. O Europa está equivocada, o los equivocados somos nosotros… Ya veremos y los espárragos cogeremos.

Si nos envía su petición a admin@escriburgo.com le suscribiremos gratuitamente a las MIGAS diarias de Miguel Galindo


Resulta que a TVE le llovieron críticas por emitir “50 Sombras de Grey”. La cadena pública ha conestado que “cada cuel es libre de elegir dicho contenido, o no”. Naturalmente. Pero somos una sociedad hipócrita que primero se la traga y luego se rasga las vestiduras…

No se entiende que, cuando se estrenó en el cine, en España se diera uno de los récords de asistencia a las salas donde la proyectaban, y ahora nos convirtamos en fariseos puritanos. Algo falla…

Es como las que más protestan ahora son las organizaciones feministas, cuando la enorme e inmensa mayoría de asistentes en su estreno en la pantalla grande fueron mujeres. Y encima, relamiéndose… Lo que digo: doblez y fingimiento.

REY JUAN CARLOS CENA TRASGU 2018

Hace nada, cuatro días, escribí aquí mismo un articulico sobre la familia real en el estiaje del último viaje. Y hablaba de su situación de desmontaje, y del despiece de sus miembros, etc., etc… y decía del emérito rockabilly (los viejos rockeros nunca mueren), que su augusto hijo lo justificaba con un “está fastidiado, el pobre, y le gustaría estar aquí, pero…”, sin saber dónde, ni cómo se encontraba.

                Bueno, pues como los hados me son como los oráculos, hete aquí que dos o tres días después, como si el universo contestara mis estivales demandas, encuentro en un periódico cercano la respuesta al arcano. Una noticia a pie de página que habla del exRex, y como la canción de aquel venerado conquense, nos habla qué fue de él, adonde está, a qué dedica el tiempo libre… Y todo lo que yo me preguntaba a mí mismo en ese artículo al que hago referencia, pues eso, que la causalidad me fue propicia y… voilá.

                Y la verdad es que, de estar fastidiado, nada de nada. El pasado 18 de Julio (sospechosa fecha, a fuer de ser sincero) fue pillado in fraganti, cenando en franca francachela en El Trasgu, de Torrelodones, su restaurante favorito, en compañía de Javier Solana, ex ministro y ex Otan, con su señora esposa, Cristina Iglesias y su actual billetero y alto empresario mexicano, y la financiera Alicia Koplowitz, la dama divorciada de Alberto Cortina, otro vip de tronío íntimo del gran Borbón… Un par de días después del tal ágape nocturno don Juan Carlos canceló su ida a Palma para la foto oficial de familia que selfía unida permanece unida, ni siquiera para regatear con su Bribón y su tripulación. “conmigo no contéis”, les soltó el expatriarca a la tribu. Traducción oficial de su hijo/rey: “está fastidiado, el pobre, pero le gustaría estar aquí…”.

                El periodista (T. Pestierra) obviamente no sabe lo que allí se trató, ni se dijo, pero el más que nunca Don Juan y menos que nunca Carlos, entre las dos damas con las que el exmonarca siempre hizo buenas migas “llegaron a cogerse de las manos en incontestable gesto de real intimidad. Risas, felicidad y confidencias dichas al oído y tapándose la boca para esconder el movimiento de los labios, que no el de los ojos”, según reza en la crónica del plumillas. Y también según la revista LOC, tan solo que una frase escapada de la Koplovitz refiriéndose al Juanqui en un momento expansivo, que vale como ella sola para alimentar el mundillo de la rumorología, y que sirve para justificar esta segunta party de este minimundi de Celtiberia Show carandeliana: “NOS NECESITAMOS”. Dos palabras que valen por todo un tratado.

                Influencia, poder, dinero, relevancia social, reunidos alrededor de una mesa redonda en un Camelot hispano de mucha enjundia, donde, según esa misma fuente, nuestro emérito presumió de hijo coronado, y hasta mostró, en su reconocido buen humor y campechanía, un même rescatado de las redes sociales en el que aparece vestido de jeque árabe. Buen rollito, sin duda, y algo más, quizá, que, salvo por alguna indigestión de alguna clase de marisco, no justifica dejar plantados a sus regatistas y a su real familia, por un “estar fastidiado, el pobre…”

                El hombre dirá que ya no es nadie, que está apeado de sus responsabilidades, y que le quedan cuatro ratos para disfrutar de su vena borbónica de falderío y fina francachela, y que ya hizo cuanto pudo cuando tuvo que hacerlo. Y que cada palo (hijo) aguante la vela con la que ha elegido navegar el mar del poder – y no lo digo por nadie – que apañao vá, y que a él lo apeen del postureo. Es su opción personal, naturalmente.

                Peor es lo de nuestro presidente, que se larga en un Phantom de la FF.AA. (gasto costeado con dinero de los ciudadanos) al festival borrachero de Benicassim con su propia, a la que también le ha buscado una puerta giratoria espléndidamente remunerada – sigue pagando España – en el Instituto de Empresa, en un puesto creado exclusivamente para ella. Se ve que con su jornal no alcanzan el fin de mes. Estos son los mismos que se declaran republicamos y se permiten criticar el nepotismo de las casas reales. Incongruencia e hipocresía a manos llenas… ¿Cuál de ambos casos tiene peor conciencia?. Pues eso mismo.

                Porque miren, a estas alturas del globo, veo menos inmoral lo del Juanca que lo de esta gentuza que nos ordeña desde el gobierno. Están los que se sirven después de haber servido, y los que antes de ponerse a servir, se sirven a sí mismos y a su parentela. Y pá mí que no falte…

Si nos envía su petición a admin@escriburgo.com le suscribiremos gratuitamente a las MIGAS diarias de Miguel Galindo


El Vaticano deberá dirimir el conflicto sobre trasladar los restos de Franco, si los benedictinos se resisten. Ya se cuenta con la oposición de la familia del dictador, que no quieren que los despojos del espadón se muden de un palacio a un apartamento…

Pues con la Iglesia hemos topao, bacalao… Eso nos pasa por ser el único país occidental y democrático que aún mantiene Concordato con el Vaticano. Que le hemos entregado parte de un poder que no le corresponde, y ningún político es capaz de restituírselo al Estado soberano…

Más vale que Sánchez se moje antes con anular tal Concordato y se quite la caparra de encima. Que cada palo aguante su vela, ya que somos aconfesionales según la Constitución. Lo demás, caería por su propio peso.

EL VERANO EN BICICLETA

Para Miguel Delibes, las bicicletas son para el verano. Al menos, así las tenía él clasificadas en la evocación de sus recuerdos. Y para mucha gente de muchas generaciones, sin duda que también es así, que las bicicletas están asociadas a los largos y cálidos veranos, a lo idílico, a las horas de luz y de ocio, al regalo de la vida placentera, o a las vivencias felices de los juegos, los amigos y los primeros amores. Estoy seguro de ello. Incluso aquel pastoso Verano Azul de aquel perdido Chanquete no se hubiera podido hacer sin bicicletas, y hoy no estaría instalado en el recuerdo de los que aún son jóvenes. Pero no siempre fue así. Las bicicletas también han sido para acudir al duro curro, en invierno y verano, en primavera y otoño, cuando no andando, y para buscarse la vida trayendo y llevando horas de fatiga, o arrimando tapahambres para la casa, o montando la industria de subsistencia encima de ella, de amolaor y paragüero, por ejemplo… Yo mismo he subido mucho en bicicleta, pero poco en verano, pues mis veranos, como los veranos de muchos otros, no eran para las bicicletas, si no para echar una mano…

Porque las bicicletas, serán, o habrán quedado, para el verano, y así se eternizará en el imaginario colectivo. Vale. Pero si las bicicletas son para el verano, los veranos son para... ¿qué?. Acaso entonces los veranos sean para las bicicletas. Y todo quede encerrado en un bucólico bucle. Sin embargo, el verano es para mucho más. El verano es para parar el mundo y que se pierda en sus largos días, o incluso para perderse uno entre la multitud de los demás, o hasta para perderse en el interior de uno mismo. Lo malo de perderse dentro de uno es que te puedes encontrar y joderte el verano. Por eso se opta por perderse entre el gentío, pues es mejor atontarse que asustarse.

Los veranos son para huir del amogollonamiento de la ciudad y caer en el amogollanamiento de las playas. Para vivir y sufrir una fiesta en cada pueblo, una verbena cada semana, una barbacoa cada día, cohetes a cada hora y música alta y gritos a cada minuto. Los veranos son para que cada par de metros cuadrados de arena acojan a media docena de cuerpos jubilosos y sudorosos, y que cada aparcamiento se lo disputen cuatro coches. Los veranos son para que unos pueblos se vacíen y otros se llenen. Y para que en los que se vacían, te pares a hablar con la gente que queda, sin prisas, con la misma calma chicha que el verano te inyecta en vena, y tratéis de la vida, de la amistad y la vecindad, de los achaques que ha sufrido y de los nietos que le han nacido, o de los parientes y amigos que se le han ido. Que esa es otra… los veranos son tiempo también para despedir amigos, para llorarlos con calma y recordarlos en el alma, despacico y a bonico, en la serenidad de los días que amanecen pronto y oscurecen tarde…

Los veranos para unos es no parar quietos, juntarse aquí o allá casi frenéticamente, como si fuera el último estío del mundo, la piscina, la paella parentelar, cumpleaños en verano, que son más que los que suman todos juntos el resto del año, llevar y traer críos de allá para acá y de acá para allá, los conciertos y los desconciertos, y las quedadas, el no dormir en las noches por el bochorno, el cansancio o los ruídos del veraneo, más que del verano… Como los veranos para otros es de lectura y cultura, o de botijo y siesta, de burlar los calores del mediodía para abrazar luego la silla en la calle al fresco de la anochecida, compartiendo conversación y rescatando historias con los vecinos que hacen un casino de las aceras. Los veranos son para encontrarme con mi amigo Moncho a media mañana, que me cuenta que su familia lo ha condenado a playa este año, pero él se viene al pueblo cada día con cualquier excusa, a respirar la paz y la tranquilidad que allí no encuentra, y que luego se vuelve al martirio pero sabiendo que mañana regresará con algún que otro encargo que sabrá buscarse… Los veranos son para ir a hacer una gestión a tu ayuntamiento y encontrártelo lleno de ventanillas vacías, o para hablar con la policía de tu pueblo, tranquilo y despacio, de cosas varias, sin que a éste le suene el walkman ni mire la hora en su muñeca, y que parece que está de guardia precisamente para eso, para hablar con la gente. O los veranos son para tener la idea de irte a tomar una cerveza en el chiringuito de la playa más próxima y que allí, peleando codo con codo contra otros hombros con hombros, tener que vértelas con la policía de allí, llamada para tener la guerra en paz… que no la fiesta en paz.

Los veranos son todo eso y mucho más. Y los veranos están hechos tanto para disfrutarlos como para soportarlos, o tanto para sufrirlos como para vivirlos. Al igual que las bicicletas están hechas para escribir un buen libro, hacer una excelente película, o montar una serie de éxito para la tele. Todo en verano, desde el verano, por el verano, para el verano y sobre el verano. Que no decaiga el verano. Por eso mismo se dice que las bicicletas se hicieron para el verano. Porque tanto los veranos como las bicicletas son descapotables…

MIGUEL GALINDO SÁNCHEZ / El Mirador / www.escriburgo.com / viernes 10,30 h. http://www.radiotorrepacheco.es/radioonline.php

Publicado por MIGUEL GALINDO SANCHEZ en 1:05


¿Se ha fijado que en el último asalto a la verja ceutí se le dió una cobertura mediática brutal?. ¿Se ha percatado que las fotos de los negritos con camiseta “de marca” y móvil avanzado que se repiten en docenas de posturas provocativas, son los mismos sujetos?..

¿Si esos elementos viven tan bien en sus países, a qué vienen a pesar penalidades a España?. Lo que circuló por las redes es xenofobia pura, y estaba dirigido hacia ello…

¿Se ha dado cuenta que todo se “montó” a raíz del cambio de gobierno?. Todo esto es tremendamente sospechoso y huele a montaje cosa mala. Todas las imágenes fueeron tan cuidadosamente escogidas que apestan a manipulación. Y, claro… ahora están los otros, no ellos…


El president de la Generalitat catalana, ha publicado recientemente un artículo donde señala claramente lo que es el fascismo: “todo el que no es independentista, no es catalán”… “debemos luchar todos unidos contra el fascismo”. Ergo, quién no sea independentista, es fascista. Se puede ser más claro, pero no se puede ser más simple. Ni más tonto. Es exactamente la misma etiqueta excluyente que utilizaba el mismísimo Franco, cuando decía que quien no fuera franquista es que era comunista. O sea, es la pura definición del absolutismo, sea fascismo, stalinismo, nazismo, franquismo… Quim Torra acusa de fascistas a cuantos no sigan su propio fascismo. Puro retruécano.

                Es lo que está pasando con muchas cosas y en muchos casos. Por ejemplo, todo aquel que ose opinar contra la línea de pensamiento único radical del feminismo, es machista por definición y se condena directamente. No vale que explique sus razonamientos, que exponga sus lógicas dudas, ni siquiera que ejerza su libre derecho a expresar sus opiniones desde el puro análisis. Nada. Si va en contra de la línea “oficialfeminista” es de significación machista. O sea, exactamente el mismo modus operandi que lo del primer párrafo de aqueste escrito. Fundamentalismo en estado puro.

                Lo que pasa es que el fascismo catalán solo se da en sus estrictos límites geográficos, donde los ayatolahs del pensamiento único están encaramados al poder, y lo del fascismo neofeminista, o neofascismo feminista, como lo prefieran, anda suelto por el mundo entero, justificando su exclusivismo en el ísmo contrario del machismo… A mí mismo me han llegado a censurar, si, censurar he dicho, un artículo que solo pone en duda los excesos de un mal entendido feminismo. Pues nada, ¡clak!, sello de machismo en rojo, y ¡ras!, tijeras en posición, condenado por diferir un tanto de la línea de pensamiento único y oficial al respecto. Esto está pasando… Esto está ocurriendo.

                En el otro extremo de los casos y de las cosas, el Papa Francisco se ha atrevido a desmontar uno de los cinismos, hablando de ismos, de la Iglesia Católica y de la sociedad regresiva actual, y es quitar la justificación de la pena de muerte de su Catecismo católico. “La pena de muerte no está justificada en el cristianismo en ningún caso”, dice… salvo, claro, cuando en defensa propia resulta inevitable cambiar una muerte por otra, pero nunca, jamás, por una pena impuesta por leyes humanas, que se parece más pegada al Código de Hammurabi, que al cristianismo, la del ojo por ojo, diente por diente. “La justicia divina no está basado en el castigo, si no en el perdón”, razona el Pontífice (pues el castigo es precisamente lo que ha aplicado siempre el catolicismo, jefe, desde Yahvé aquí…).

                Y esto es justo lo que un servidor del convento comentaba, padrecito… Usted mismo opina en contra de su propia Iglesia. Cantidad de estados y regímenes construidos sobre la arbitrariedad del confesionalismo a ultranza han cometido crímenes y asesinatos bajo el palio vaticano. Francisco Franco y Bahamonde fue uno de nuestros referentes más cercanos (hay muchos otros, claro) que guardan la historia. Aún después de su golpe de estado, la guerra civil provocada y la usurpación del poder legítimo por la fuerza, masacró a miles de oponentes en nombre de sí mismo y de una proterva fé en la que se apoyaba. Igual hicieron curas y obispos del régimen. Lo mismo, precisamente, que los curas y obispos vascos que convirtieron las sacristías en refugio de etarras y persiguieron a los creyentes que solo querían celebrar una misa por sus muertos. Lo que a punto han estado de justificar los curas y obispos catalanes en el propio intento de autogolpe de estado de su fascismo separatista…

                Muy parecido todo, sí señor… Condenamos lo que nos contradice, insultándolo de lo que nosotros mismos somos, acosándolo y persiguiéndolo. Criminalizamos a los que no apoyan nuestro pensamiento único, impuesto y dirigido, de fascistas. Escupimos de nuestro lado a los que no son igual de excluyentes que es nuestra doctrina. Y ya en el colmo del cinismo, abogamos por una paz imponiendo nuestra violencia. Obligamos que se adopten nuestras consignas, y exigimos que tengan para con nosotros la tolerancia y el respeto que nosotros negamos a los que no piensan como nosotros.- Nacionalismo, machismo, catolicismo, feminismo… son ismos propios de todo supremacismo. En los medios y en las formas, en las maneras y hasta en las perneras… A la vista está.

Si nos envía su petición a admin@escriburgo.com le suscribiremos gratuitamente a las MIGAS diarias de Miguel Galindo


Las técnicas más punteras del análisis genético han irrumpido en la Paleontología, y ha dado como resultado que una importante parte de la comunidad científica cuestione ahora la cmpleta extinción de los neanderthales, y afirmen que éstos aún siguen vivos en el homo sapiens…

Claro… esa difusa frontera entre las especies explicaría, por ejemplo, que un Trump esté como jefe de tribu entre nosotros, aupado, naturalmente, por otros neanderthales. O un supremacista como Torra, o tanto fascista y populista que pululan por Europa…

No nos extrañe que de nuestra Sima de las Palomas aún le pueda salir al amigo Michael Walker algún especímen vivo y coleando, mejor dicho, coceando. Estos ejemplares acaban resucitando.