Saltar al contenido


Tuvimos en su día nuestro primer programa radiofónico regional sobre la Mediación, que, quincenalmente, se emite desde Radio Torre-Pacheco, 87.7 Fm, en sistema Facebook Live, y por gentileza de la propia emisora, que nos ha hecho un hueco en su parrilla de programación. Desde estas líneas, aprovecho para agradecérselo desde la Asociación Murciana de Mediadores, y espero, y confío, que los ciudadanos se lo agradezcan igual en un plazo no lejano, por el beneficio social que supondrá, no lo duden, dicha información puesta al servicio de la ciudadanía…

            Me acompañaron dos mediadoras de la última promoción, Paqui y Marita, y cualquiera de ellas supo estar a la altura de las circunstancias, dando un más que sobrado nivel. Su intervención fue de consumadas profesionales, dirigiéndose a un público lego en la materia, y que, en España, la Mediación les suena a tagalo, dado que es el último país de occidente que asoma y se suma a la Mediación Profesional. Y por imperativo legal de la UE, y moral de la ONU (1.947), que si no… Y más cuando, por otro lado, en todos los países desarrollados, la Mediación es algo familiar, corriente, cercano, acostumbrado y usual en la resolución de conflictos. De absoluta normalidad.

            Por eso pienso que quizá sería bueno incorporar a ciudadanos cercanos, bien que estén interesados en conocer cosas sobre la Mediación, bien a los que la emisora invite aleatoriamente, pero cuyas dudas personales con respecto a tal solución se vean reflejadas y emitidas por el efecto multiplicador de un medio de comunicación como es la radio. También expongo aquí la idea, con el ánimo de ayudar a que la gente conozca lo que no debe desconocer.

            Los Mediadores de esta primera época, aquí, en España, hemos de ser pioneros, además de profesionales. Tenemos que hacer una doble labor: la de apostolado de la Mediación y la de Mediador propiamente dicho. Todo tiene sus primeros tiempos, y nosotros somos los protagonistas de los mismos. Es lo que nos toca. Es algo que hemos de asumir a la hora de formarnos. La colaboración de la Administración no nos va a llegar por corresponsabilidad, si no por presión social. No nos engañemos…

            Fíjense por ejemplo en los “Días de…” (Mujer, Colectivo LGTB, y algunos otros). Todos los ayuntamientos disponen de partidas para celebrar y promocionar en las calles tales movimientos, que ya son institucionales… El Día Internacional de la Mediación, tales actos los hemos tenido que sufragar, prácticamente, de nuestros propios bolsillos particulares. No es que sea un agravio comparativo, aunque también, es que a la Mediación no se le da la importancia que realmente tiene, por el simple motivo que es la gran desconocida. El Consejo General del Poder Judicial está haciendo su parte desde su extremo, y para que los ciudadanos lo hagan desde el suyo, los de en medio, nosotros, los Mediadores, habremos de sembrar antes de cosechar. Las administraciones más cercanas a la calle, las municipales, son las últimas en darse por enteradas, y así ha sido siempre con todo…

            En cuanto a los que tiramos de un carro sin todavía mulas – con perdón – nuestra misión es crear el entorno necesario para su divulgación, aún sin medios y sin interés alguno por parte de los propios medios, que esa es otra… Solo aunando colaboración, esfuerzo y buena voluntad, y voluntarismo, mucho voluntarismo. Así son los primeros pasos en todo, y esto no va a ser menos. En los años inmediatos, estoy seguro de ello, todo esto será muy diferente, pero habremos de ayudar a nacer a esta realidad que la conocen y practican en todos los países del mundo, y que en el nuestro aún se hunde en la ignorancia y la incultura.

El próx. Viernes, 22/03, a las 10,30 h., en radio T.Pacheco, FM 87.7: 7, MUJERES Y HOMBRES. Creo que puede ser interesante


Cuando cuento a mis nietos mayores que aquí, en los años setenta, apenas hace cuatro días, todo, lo que se dice todo, absolutamente todo lo que salía de una imprenta, desde un prospecto a una tarjeta de visita, había que llevar siete ejemplares al Ayuntamiento para ponerle el sello de la censura, no se lo creen…

Les digo que era la Ley Fraga, que aún coleaba la dictadura, y me preguntan si eso fue cosa de la Inquisición…

Casi... Le aclaro que no, hombre, que eso fue tres o cuatrocientos años antes. Pero bien pensado, es que duró todo ese tiempo. Ahora hay otros, y otras, inquisiciones.-

Face of the old person, in wrinkles, black and white

Tengo setenta y dos años, y mi pregunta es: ¿soy viejo?.. Yo sé que no es una manera muy común de comenzar un artículo de prensa. Pero dejo esa pregunta ahí, en el aire, para que alguien la conteste. Una parte de los que conozco me responderán que de ninguna manera, que yo no estoy viejo, que me conservo muy bien, y todo eso… Gracias. Pero no es eso lo que pregunto. Yo no pregunto si “estoy” viejo, si no si “soy” viejo. Existe una tendencia general a escamotear la realidad. No presume bien. Se es viejo a los noventa o cien años, si acaso. Mientras tanto aún tenemos que rendir cuentas en el mercadeo de lo joven. Hoy no existe la vejez, si no la tercera edad, a la que nadie, por cierto, aún le ha puesto la edad, pues se vende lo que no existe y se compra lo que aún subsiste: la apariencia. Para eso se nos ha montado un mundo a la medida, que es un reflejo de lo que un día fuimos, y una mala copia de lo que hoy son otros. Somos seres insersívoros y mantenemos una industria: el negocio de la vejez.

                Yo vuelvo a preguntar, vale, de acuerdo, no estoy viejo, pero… ¿lo soy?.. Es que si no lo soy significa que no he madurado, no he aprendido nada, no me he hecho a mí mismo, no he vivido, significa que yo no soy los años que tengo… Y eso tampoco es, ¿no?.. A mi edad debo haber adquirido experiencia, madurez, conocimientos, vivencias, sabiduría… algo que solo dá la edad, porque si no es así, entonces soy un fracaso humano, un fantasma. Y mi cuerpo, y mi organismo, y mis vísceras, y toda mi estructura física, por mucho que la sociedad montada sobre el consumo y el hedonismo se empeñe en proclamar que no envejece, es que sí, que lo hace. Aunque yo quiera engañarme en el escaparate levantado a tal efecto, donde todos nos esforzamos en representar el papel de jóvenes mayores que algunos idiotas interesados nos han asignado…

                Si la mayoría quiere huir de la realidad, allá cada cual. Las huidas hacia adelante se han inventado por algo y para algo, aunque a mí no me valgan de nada, pues ya queda poco por delante. Hay miles, cientos de miles, que se apuntan a ellas… Yo no puedo sentirme viejo, vale, es posible que, incluso, no lo esté. Como quieran, pero serlo, lo soy. Siento no colaborar en la artificial farsa propagandística que en este Gran Hermano todo el mundo es joven hasta que la diña. Los que lo tienen montado así no pueden perder nicho de mercado. Pero hay que ser muy necio para creerse joven solo porque participa del recreo empinado por el Inserso, sin querer ver que va cargado de pastillas y viáticos con que apuntalarse en el viaje… Y hablando de viáticos, a mí me vale el típico tópico ese de “si no te sientes viejo, es que no lo eres”, muy bien, perfecto. Pero no soy tan estúpido como para engañarme a mí mismo. No podré sentirme viejo, y en muchas, aunque cada vez en menos, no me siento. Pero lo estoy. Lo soy. Y eso por algo tan simple y elemental como innegable: porque he vivido hasta donde otros aún no han vivido, y lo que otros no han vivido, tampoco. Y eso, para bien o para mal, no me lo quita nadie de encima. Hay algo en la creación, en el mundo, en el universo entero, que se llama perspectiva. Es la visión de las cosas desde la lejanía, desde la altura, desde la distancia, y cuanta más perspectiva se tenga, mayor y más abarcable es la realidad. ¿Algún listo puede decirme cómo se adquiere esa perspectiva?..

                Alguien conciso y sabio, puede que me responda: viviendo. Solo se consigue viviendo. Vale pues, ¿y cómo se vive, si no es consumiendo de tu tiempo?.. y algún pobre imbécil de los que dicen lo de “vieja, la ropa”, me conteste a la pregunta consecuente: ¿cómo consumes tu tiempo asignado si no es envejeciendo?.. Así que cuando los correveydiles entrenados en falsear realidades me sepan contestar tales preguntas, yo me bajaré de mi burra Lucera, o Lucifera, me dá igual… Mientras tanto, serán esos cretinos eufemistas de lo políticamente correcto los que sigan canturreando sus tontas consignas.

                …Y no, no estoy haciendo un canto a la vejez como decrepitud y decadencia. Solo estoy intentando restituir la dignidad del envejecimiento, sin necesidad de montarse travestismos y payasadas que no vienen a cuento, como lucir pellejos colgantes en carnavales constantes… ¿qué de digno hay en eso?. Miren, yo me siento razonablemente bien, físicamente hablando, para la edad que tengo y de la que dispongo. Y doy gracias a Dios por ello. Pero me siento más completo, más experimentado, más auténtico, más maduro, más acabado, más ser humano, más auténticamente yo, que cuando tenía varias décadas menos. Y pobre del que no se vea así. Y eso es lo que reivindico, no los otros patetismos. Y no tengo porqué esconderme en el ridículo que veo en personas con vivencias suficientes como para presumir de ellas en vez de comportarse con la vaciedad mental del percebe verde… Yo no renuncio al patrimonio de la vejez, no me avergüenzo de él, no quiero ocultarlo ni disimularlo, mucho menos abjurar de ello… Mi vida es parte de la Historia, y yo soy mi propia historia. Y eso es gracias a que soy viejo.-

El próx. Viernes, 22/03, a las 10,30 h., en radio T.Pacheco, FM 87.7: 7, MUJERES Y HOMBRES. Creo que puede ser interesante


Mucho antes de ser Nóbel de Literatura, nuestro ingenioso autor C.J.Cela, tuvo que trabajar como censor para la dictadura, al fin de pagarse el marmitaco nuestro de cada día…

Como en aquella triste época Franco solo permitía putas controladas en casas de lenocinio – las justas – y virtuosas esposas con la pata quebrada en casa y bajo velo en los templos, y nuestro autor necesitaba refocilarse, acudía, con los próceres y pudientes, a las primeras…

En casa de La Uruguaya, donde iban altos miembros del falangismo, frecuentaba a una pupila que gritaba un estentóreo ¡arribaspaña! En su cúlmen orgásmico, haciéndose así con el favor de los mandamases (Eslava Galán: De la alpargata al 600).


¿Quién puede decir que el 8m de este año ha transcurrido libremente, en el pleno sentido de la palabra?.. Algún, o alguna, miope, sin duda. Y no ha sido plenamente libre, porque el Día de la Mujer de este año ha estado hipersuperpolitizado. Y así hay poca, muy poca, libertad. Ha estado bajo la publicidad de los partidos políticos. Ha existido el feminismo del PP, el del Psoe, el de Ciudadanos, el de Podemos, y hasta el de Vox, aunque éste menos, la verdad, pero todos y cada uno de ellos con su cohorte femenina al lado…Cinco manifiestos distintos y distantes. Y todos proclamando que su feminismo es el auténtico y los demás son los falsos. Y con el aval y respaldo de las mujeres de cada sigla política.

            Si en verdad fue el Día de la Mujer, todas las mujeres sin excepción, solo por el hecho de ser mujer, tendrían que no haber permitido que sus respectivas formaciones políticas las usasen, utilizaran y secuestraran sus femineidad, o su feminismo, pero el exclusivo uso político de la misma… salvo – y no creo que deba ser así – que el feminismo sea un movimiento más político que social, claro… Pienso que la mujer ha de ser mujer antes que política.

            Y este fenómeno enlaza un poco, o un bastante, con mi articulico de semanas atrás, sobre la inexistencia en parte de la famosa Libertad de Mercado, que abordábamos en el programa radiofónico de La Pinza. No existe por entero una libertad de mercado, se diga lo que se diga, ni existe por entero una libertad de manifestación, se piense lo que se piense. Algunas están dirigidas, institucionalizadas, escenificadas, monitorizadas y teledirigidas desde las propias administraciones del estado que las tutelan, y, por lo tanto, manejadas por la política en todo o en parte…

            Y la política, como el mercado, usa y abusa de la publicidad, aunque aquí y en este caso se le llama propaganda. Y, dado que la financia, pues también lo hace suyo si lo necesita. Y este año es de urnaje, y los partidos que hacen la política que conforma el Estado, se suben a la carroza y la convierten en escenario festivo de sus mítines. Pues las manifestaciones costeadas desde y por las administraciones, son de quienes las pagan. Y, a la postre, ya hay varias manifestaciones directamente sponsorizadas por la Administración…

            Publicidad. En el mercado de servicios y mercancías se produce el fenómeno de vender un producto incluso antes de que se conozca la calidad del mismo. Se le monta una campaña a una película y la hace un éxito de taquilla en primera instancia. Luego, los que la ven, juzgan si es buena o mala, pero el primer tsunami provocado por la publicidad ya da la ganancia. Exáctamente igual pasa con un libro. Se le hace best-seller de ventas antes de comprobar su valor literario. Las películas ya tienen asegurado el éxito antes de ser exhibidas en pantalla, y los libros antes de salir la edición a la calle. Estamos en un mercado. Un mercado de usuarios, de consumidores, o de votantes, es igual… todo se reduce a un determinado tipo de clientela.

            Este año, como decía al principio, el 8M ha sido convertido en un enorme mercado electoral, donde cada partido ha utilizado la moneda del feminismo para comprar votos, sus votos. El año urnal en el que nos movemos, hace que cuanto esté patrocinado por la política se use para hacer política. Cada partido la suya. El feminismo de este año en España ha sido ideológico de izquierdas, de derechas, de centro, conservador, liberal, progresista o retrógrado. Ha sido la cartelera donde se han colgado los pasquines. Y lo siento que haya sido así, pero así mismo ha sido…

El próx. Viernes, 15/03, a las 10,30 h., en radio T.Pacheco, FM 87.7: 7, VEJEZ - Reflexionemos


A nuestra Comunidad de Regantes le han duplicado el precio del agua desalada, a la vez que se ven obligados a acudir a ella por los tijeretazos dados al trasvase y la manifiesta insolidaridad de políticos y gobiernos autonómicos que prefieren sufrir inundaciones a facilitar la que les sobra…

Vale. Eso, entonces, entorpece la venta de nuestros productos en los mercados exteriores, puesto que nos es más difícil afrontar la competencia al encarecerse la producción de cara a la exportación…

Vale también. Pues, según eso, al existir una mayor oferta de cara al mercado interior, los precios de aquí dentro deberían bajar, ¿no?.. y la cesta de la compra doméstica saldría beneficiada… Como dijo alguien: “no hay mal que…”


Atrevido título, a fé mía… no digamos por otras fés más retincentes. Pero no todos los dioses son iguales en cuestión de bragueta… Bueno, rectifico: no todas las doctrinas son iguales en cuestión de bragueta. Pueden cambiar doctrinas por religiones. También vale. Es que yo soy de la creencia que a los dioses los inventan las doctrinas, y no al contrario. Estoy absolutamente convencido que no hay más dioses que el Único y que nadie es profeta de lo suyo, por lo que a Él le importa un soberano bledo lo que ha creado sin más enmienda que su buen uso. Y que la cuestión de la bragueta es según qué profeta…

            Dicho esto, miren vuecencias el dios antecésor al cristiano, Jehová, que decía aquello de que “un hombre no está completo sin su esposa” y los animaba a aparearse, y a crecer y multiplicarse. Alá lo superaba, y aconsejaba al varón, no una, sino muchas esposas, que hay ingentes y están para eso. Hasta en el mismísimo paraíso se toca a mil por cada justo. Con Alá no se da abasto en lo de holgar en el hogar… Buda, sin embargo, primero aconsejó a sus clérigos “japos” que ni catarlo, para luego, después, como no se dejaban los jodíos amarillos, transigir y dejarlos matrimoniar si les place.

            Los dioses descendientes de aquel Jehová, en su rama cristiana (el de Alá igual viene del de acá), no se ponen muy de acuerdo de entredellos. Los anglosajones protestantes dejan que sus sotanillas se casen, y procreen, y se refocilen con sus santas en sagrada familia cuanto pluguen. El de ciertos rusos ortodoxos deja que se casen, pero que la cuiden porque, si se les muere y enviudan, ya no les deja mojar en otro plato. Hay que joerse… solo. También tenemos a nuestro dios católico, apostólico y romanólico, que ese no transige de ninguna de las maneras. Es un dios cerrado en banda, que ensotana a sus delegados exclusivos en una vestidura talar que es toda portiñuela, pero no permite ni uso ni menoscabo de la misma. Aunque luego, bueno… pasen las barbaridades que pasan debido a ello.

            Y el caso es que, hay que jorobarse, este dios de estos autollamados cristianos, o sea, el que nos corresponde por catastro y cultura, hace más de mil años, de los dos mil que lo llevamos puesto, no prohibía nada en absoluto. Se ve que andaba distraído, pero dejaba que sus curillas y obispos se casaran y tuvieran descendencia y formaran familia… Así que si ese dios es eterno, como todos los dioses, entonces es que ha cambiado de parecer.

            …O es lo que yo decía al principio, o sea, que es cosa de sus correveydiles, no de su dios. Porque hasta el siglo XII, sus sacerdotes se casaban, tenían hijos y herederos, y claro… ¡cha-cha-chan!, aquí está el busilis de la cuestión, que todo religioso y religiosa (también las monjicas) que poseían patrimonio familiar, en dinero o bienes raíces, al morir, todo iba a parar a la Iglesia… Y, naturalmente, entiéndanlo vuesas mercedes, si esta gente tiene familia e hijos, heredan ellos, no la Iglesia, así que aquí tienen vuecencias la virtud de la castidad: el interés material.

            Pero como Dios, el auténtico, el original y verdadero, el genuino y no inventado ni explicado, no es de este mundo, si no que  hizo este mundo, que no es igual, le importa un carajo las apetencias humanas en materia patrimonial y matrimonial, pues cuando se le ponga por santa montera manda un fin del mundo y a tomar por el saco… Así que, pues eso, que le dá igual que los hombres, por clérigos que sean, se refocilen con mujeres si ellas son consentidoras, o se enclaustren el pajarillo per sécula seculórum en sagrada jaula. Allá cada cual con sus íntimas entretelas.

            Por eso mismo digo, que no larguemos a ningún dios lo que es cosa de los hombres… y las mujeres, también las mujeres…

El próx. Viernes, 15/03, a las 10,30 h., en radio T.Pacheco, FM 87.7: 7, VEJEZ - Reflexionemos


El bioquímico Luís Serrano, del Severo Ochoa, lo ha denunciado alto y claro: “estamos matando la Ciencia, tanto en la Universidad como en el propio Csic”. La investigación se ha paralizado y no tiene aplicación, añade a sus críticas…

Y se queja amargamente de que quisieron hablar con el ministro Pedro Duque, cuando lo nombraron, y desde entonces no ha dado la cara para nada… Es lo que pasa cuando se usa un nombre mediático, que sirve más para las fotos que para solucionar problemas…

Un astronauta no es un científico, ni un gestor, y un Ministro de Ciencia que está en la luna a lo mejor es que lo han puesto ahí para eso mismo. Es muy de Pedro Sánchez esto.


El otro día, en nuestro habitual programa radiofónico de La Pinza, nos embadurnamos nada menos, que con la “unidad de mercado y la libertad de comercio”. Con nuestros invitados expertos en la materia, naturalmente… Visto así el enunciado, acojona un poco. Parece como si confundiéramos la emisora del pueblo con el paraninfo de económicas de la universidad de Yale, por ejemplo… Pero luego, cuando vas vulgarizando el tema a nivel de calle, que el ciudadano lo siente como familiar y cercano porque le hablas en lenguaje doméstico, entonces, se produce el milagro de Facebook Live, y a los seguidores los ves registrarse por cientos…

            Y si algunos pocos de esos cientos empiezan a entender que la libertad de mercado se defiende desde su propia casa, desde su propia cocina, desde sus propias decisiones individuales de compra, no sometiéndose a ciertas prácticas que van dirigidas y encaminadas a dominar el mercado, pues, con eso, nos daremos por satisfechos. Si la libertad de mercado no beneficia a los consumidores, no es libertad de mercado, si no manipulación (esclavitud) de mercado… En teoría están prohibidos los monopolios, pero siguen existiendo con otros nombres y bajo otros camuflajes, y lo que es peor, se están uniendo en oligopolios, que, en definitiva, es la unión, asociación, de empresas con prácticas monopolísticas. Esta definición puede que sea complicada para algunos, y entonces hay que acudir a los ejemplos, que abundaron en el programa. Óiganlos ustedes, están grabados…

            Uno de los expuestos, de los más cercanos, fue el conflicto de los Taxis y de los Uber, cada vez más próximo al ciudadano consumidor. Si aplicamos el principio más elemental de que sin competencia no existe libertad de mercado, como no existe libertad de mercado si no existe libertad de elección por parte del consumidor, las organizaciones del Taxi están minando esa capacidad y derecho a una libre competencia. Podremos entrar en otras consideraciones de libertad de comercio y empresa, que se violan igualmente cuando se monopolizan los productos y los servicios. Destruyendo el derecho a la competencia… ¿Acaso han preguntado la opinión de los usuarios en este conflicto?.. NO. Aun siendo el principal y único afectado por el mismo. Y dejémoslo ahí, aunque existen bastantes más razones…

            Si volvemos a ver el no menos mediático conflicto de los conocidos por “chalecos amarillos” en Francia, como otro ejemplo, seguro que un alto porcentaje pensamos que sus reclamaciones se basan en un mayor sueldo para hacer frente al coste de la vida en alza constante… Pues nos equivocaríamos. Lo que se exige es casi que lo contrario: que se bajen impuestos y frenen la subida del Ipc, precisamente para que sus empresas no les tengan que subir el sueldo, y así puedan seguir siendo competitivas sin tener que echarle mano a los Eres. De esa forma, todos podrán conservar sus puestos de trabajo mantenido su poder adquisitivo, que es de lo que se trata y realmente importa, en definitiva…

            Cuesta un poco entender que mantener los sueldos puede ser mejor que subirlos para el que los cobra, pero es una matemática económica, pues la espiral de la subida del costo de la vida se produce precisamente por eso, y castiga más duramente al aparentemente beneficiado por ello. Es la ley de la economía de mercado: yo amaso pan para una panificadora, cuánto más cobre yo, más caro cuesta el pan que comen los míos, y como se añaden impuestos al consumo, al final el pan me cuesta más que mi subida…

            …Y no hay que hacer un máster para llegar a entenderlo… Lo sencillo se suele vestir de complicado para que la gente no se moleste en entenderlo, esa es la clave y la estrategia. Los chalecos amarillos franceses sí que lo saben…

El próx. Viernes, 15/03, a las 10,30 h., en radio T.Pacheco, FM 87.7: 7, VEJEZ - Reflexionemos