Saltar al contenido

RELATIVIDAD

Compartir


Hace mil años, España como tal no existía. Tampoco Cataluña. Y estoy casi seguro que dentro de mil años tampoco existirán como lo que son hoy. Nos creemos que son conceptos y estructuras eternas, pero es una idea falsa…

Las naciones, los países, nacen y desaparecen, cambian, mudan, se fusionan o dividen, varían a otras cosas, pues dependen de cuestiones sociales, económicas, culturales, políticas, estratégicas, y/o una amalgama de variopintos intereses…

Sin embargo, morimos y matamos por esa idea cambiante, y fabricamos héroes y traidores, y mártires de la patria, y condenamos o sublimizamos. Pero los dioses se ríen de nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *