Saltar al contenido


Lo de los máster´s lo único que ha destapado es el tarro de las cremas afanadas… perdón, el de las esencias del sistema de corrupción en España, que tiene ya raíces que llegan a casi todos los estamentos públicos, incluidas algunas universidades. Incluso alguna privada se conoce donde se sacan los títulos incapaces de sacar en la pública, a través de la chequera… si bien no de forma y manera tan chapucera como esta madrileña, que ha dado lugar a descubrirse lo de doña Cristina Cifuentes.

            Es que, presentar unos papeles de matriculación con más de 20 días de retraso y un acta de notas sin firmas ni sellos, para, tras insultar tan burdamente a las más elementales inteligencias, volver a aportarlos con cuatro firmas falsificadas, provocando declaraciones de profesores que negaban la evidencia que doña Cristina afirmaba, y la cerrilidad en seguir afirmándose hasta el final por mantenerse en el puesto en lo que se cae de podrido por sí solo, es llevar las cosas hasta la náusea. Ha perjudicado su integridad, la de su partido (esto no es difícil), y ha esparcido la mierda hasta el ámbito universitario, donde se descubre una trama dedicada a facilitar másteres a toda clase de políticos, a procurarles unas condiciones y privilegios extraordinarios, y una red de clientelismo y cadena de favores verdaderamente asquerosa.

            El tirón de la manta por el “y tú más que yo” a lo que juega nuestra clase política, ha provocado una cascada de másteres dudosos en casi todos los partidos del espectro político. Más del PP, uno en Ciudadanos de Murcia, otro en el Psoe madrileño, incluso en Podemos de Galicia… éste sí creo que ha dimitido, y el chorro putrefacto de las cremas perdidas y halladas en el bolso, que dan ganas de vomitar.

            Pero lo más de lo más ha corrido a cargo de la inefable Cospedal cuando, en la convención del PP en Sevilla, soltó sin ningún tipo de arcada lo de “hemos de proteger a los nuestros”, sin matiz alguno. Como es la mínister de defensa, yo pensaba que su misión es proteger al país, a su ciudadanía, a la que dice servir – o de la que se sirve – y tal y cual. Pero, no. Se refiere a los de su colla y partido. Don Vito Corleone, en la mítica película El Padrino, le dice a su hijo Sonny exactamente: “Hemos de proteger a los nuestros”. Lo único que esta María Dolores demuestra con sus palabras, una vez más, es que la partitocracia en España se mueve y actúa como una mafia consolidada. Hay que defender y proteger a los nuestros por muy corruptos que sean. El fin justifica los medios.

            Un antiguo alcalde franquista, reciclado en la UCD, le decía a su gobernador civil: “señor, la confusión es tal, que yo ya no sé si soy de los nuestros”. Y eso pasa en este país con la clase política. Que ellos (los políticos) ya no son de los nuestros. Solo son de los suyos…

            Un servidor de los frailes vá a empezar a venderse como lo que soy en realidad, un autodidacta de posguerra intitulado total. Apenas un elemental de los 60. Ni superiores, ni nada. Sin diplomas ni másteres – ni un puñetero masterchef, que ya, ya -  que adornen mi humilde pared. Nada. Estoy limpio total. Ergo, soy de fiar.

           


Una cabo legionaria del Tercio Juan de Austria en Almería, ha sido sancionada y arrestada por no asistir a la Misa de la Inmaculada con que los novios, y novias, de la muerte, homenajearon a la Cirgen. No le valió ni la excusa de que tenía que cuidar a su hija de dos años, la pobre…

Que un ejército sea confesional solo pasa en el islam. Y que la religión se asocie a las armas solo ocurre en los países fanatignorantes como el nuestro. En este caso no se dice si la cabra fue obligada también a oír Misa, o no…

Aquí se ponen las banderas de los cuarteles a media asta en Semana Santa, solo para que la ministra de defensa se luzca con la mantilla. Fundamentalismo puro.


Regresaba del campo en el coche… Y al pasar por la plaza de la iglesia, creí que alguien había organizado un pase de modelos por algún motivo. Aquello era lo más parecido a la Pasarela Cibeles. Pamelamen, tripudos amorcillados en trajes de haber vestido mejores cuerpos, corbateo tocando a generala, y una batalla de modelitos femeninos retados a duelo entre sí en no aparecer dos iguales bajo pena de suicidio. En un principio pensé en una boda de ringorrango. No. El carnaval era mucho mayor, y la variedad y el acicalamiento lucha por grupos… Claro… era día de Primeras Comuniones. Naturalmente…

            Y recordé… En los sesenta, la Institución intentó volver grupas, y conciencias a la grey de que mermara en sus excesos. Quiso corregir su propia deriva dislocada. El sacramento instituido sobre la Última Cena de Cristo no era aquel disparate, aquella orgía de apariencia y consumo dislocado. Así que aconsejó cierto comedimiento en el fondo y en la forma. Que los niños lucieran una especie de vestidura talar, de hábito sencillo, acorde con lo que recibían, y que los padres redujeran en lo posible el sacabarrigas posterior, ya que no encajaba en el Evangelio. Mejor, comida en familia y poco más, Santo Tomás… Incluso se inició una estrategia lógica y razonada de ir atrasando gradualmente, poco a poco, año tras año, la edad del comulgante, hasta tener cierta capacidad consciente de comprensión y aceptación. Puro sentido común.

            Pero, nada… Se ha dado marcha atrás, y con bríos. Este año, no solo no se crece uno más, si no que se descrece. Involucionamos. Preferimos la apariencia a la experiencia, la mentira a la verdad. Decididamente se ha apostado por la autenticidad de lo falso, o, si lo prefieren, a la falsedad de lo auténtico. Reducimos un añito en los infantes, y aumentamos el fasto del gasto, de la presunción, y hacemos incongruencia de la inocencia…

            Yo no lo entiendo. Pero entiendo aún menos que los dignos creyentes lo admitan y lo justifiquen. Porque lo de los usuarios, lo de la clientela, está cada día más claro que lo hacen por costumbrismo, por tradición ciega, por un puro despropósito, ajeno a fés, creencias, y, mucho menos, a un correcto sentido evangélico. Todo torcido, y retorcido. La coherencia señala que un niño no bautizado (¿?), cuyos padres no se casaron por el rito católico por ser honestos consigo mismos, o incluso separados,  obre en consecuencia. El acudir a pedir para el crío todo lo contrario a sus creencias, e incluso contrario a lo que la propia iglesia católica predica por otro lado, y que se admita por esa misma iglesia, es pura hipocresía por ambas partes… Pero, enfín, se admite, se celebra, y se justifica. Y tutti contenti, que esto no es lo que parece…

            Fue el Concilio de Letrán – año 1.215 – el que estableció que los niños con edades entre los doce y catorce años pudieran recibir este sacramento “en compañía y acogimiento de entre los suyos”. Esto pone en entredicho un par de cosas, al menos: Uno, que durante más de mil años, la Iglesia desestimó este disparate que se vive hoy. Y dos, que hasta se ha corrompido la cuestión de la edad. Y en cuanto a la discreción en la compaña… ni la nombro. Siglos más tarde, la ceremonia empezó a celebrarse fuera de traste, si bien que entre la nobleza y la más rica burguesía, y fue a partir del XIX cuando se generalizó entre los católicos de toda grey y condición. Tonto el último y a mí no me gana nadie… Como ven, eminentemente cristiano.

            …Pues la cultura catolicristiana viene de la judía, y los judíos lo realizan en plena intimidad de su congregación. Lo llaman el Barbat Mtzvá. Se hace a los catorce años (14), y simboliza el pase de la niñez a la juventud. Y leen por primera vez la Torah en la sinagoga, porque se entiende que ya entienden. Pero nosotros, ni niños ni adultos entendemos – o queremos entender – nada. Ni nos importa un bendito carajo…


En Irán no existe la prostitución, alardea su propaganda, e incluso señala alguna organización feminista. Sorprendentemente, pero es así. Y que lo digan ellos, vale, pero que lo subrayen las feministas… enfín, más vale que se informen…

Porque allí lo que sí existe es la “esposa temporal”, que te puede dar servicio desde ½ hora hasta 99 años. Todo depende de por cuanto se compren. Pues allí las esposas se contratan para que el varón sea servido en todo y para todo…

Allí la mujer puede ser ginecóloga, es cierto, pero si el marido lo permite, y sin renunciar al sometimiento debido. Lo demás es publicidad ignorante para ignorantes. Que se lo pregunten a nuestras neoizquierdas.


Lo del Mar Menor es ahora mismo una jaula de grillos. Estará muy malito, algo mejorcico, bastante mejor, o todo lo contrario, no lo sé… De hecho, da la sensación que nadie de los que gritan, escenifican y hacen toda clase de aspavientos lo saben realmente. Es como la casa del enfermo grave, que se debate entre la recuperación y la defunción, donde todos y cada uno de sus deudos vocifera su propio diagnóstico y la medicina, se enfrentan entre sí por sus distintos intereses, pero ninguno deja hablar al médico que han llamado para curarlo.

            Aquí, por un lado están los políticos, discutiendo entre ellos según la facción, exigiendo a las administraciones superiores… Las de arriba, justificando sus medidas o corrigiendo a las de abajo, pero todos haciéndose el selfie y barriendo votos a cargo del Mar Menor. Y, eso sí, juntos colgándose medallas y lanzando globos de colores al aire. Por otro lado, los empresarios, dando estopa a los políticos, exigiendo soluciones rápidas y de urgencias por la prisa de sus intereses, echándole la culpa de todo a los empresarios adscritos a otros intereses ajenos a los suyos, y a la vez y al mismo tiempo lanzando proclamas de lo contrario, de que aquí no passsa ná y está el agua güenísima a la clientela…

            Por otro, los partidos de la oposición e izquierda irredenta, con ecologistas al dente, que no pierden ripio en atacar a los de la casta por el estado de la costa y a costa de su propia casta. Y todos esos grupúsculos que son compañeros de viaje hasta que la suerte los separe del sagrado vínculo. Y luego están también las diferentes y variadas asociaciones de vecinos, afectados, amigos y/o defensores marinos adheridos al oleaje éste, y que lo único que defienden es el valor de su pequeña propiedad costera, su disfrute veraniego y sus intereses personales y patrimoniales de toda la vida…

            Y digo esto, aún siendo terriblemente duro, porque, al final, “entre todos la mataron y ella sola se murió”, como reza el refrán castellano, hermano… Cagüenlamar… Que no afirmo ni niego, ni disculpo, ni justifico en modo alguno, a la parte de culpa del sector agrícola circundante, doña Violante… Pero que aquí todos, toditos, todos, han/hemos tenido nuestra parte de culpa en el desastre. Que, en mayor o menor medida, todos han/hemos vertido lo que se ha podido, e incluso aún seguimos intentándolo con mejor o peor disimulo (ej. el macro-proyecto de résort residencial en Los Nietos, anunciado en prensa hace no mucho tiempo)…

            Sin embargo, nadie, ninguno de ellos, ni políticos, ni empresarios, ni ecologistas, ni vecinos, ni defensores, en su algarabía dejan oír la única voz autorizada en la materia: la de los científicos, la de los auténticos expertos. Incluso se arrogan el temerario derecho de rebatirlos en sus análisis y de saber más que ellos, aún con toda su ignorancia a cuestas. Y se les corrige y se les silencia, aun siendo la única voz que todos deberían oír. Pero ni se les escucha, ni se les respeta, y hasta se les desautoriza… Entonces, ¿para qué puñeta los han llamado?.. ¿para justificarse sin mojarse?.. ¿Para ponerse medallas?.. Más vale que se callen todos y los dejen hablar a ellos.

             

Siga sus programas en www.radiotorrepacheco.es en directo, o posteriormente en Youtube o Facebook

PRÓXIMO VIERNES, 20 ABRIL, 10,30 hh. En 187,7 FM: Programa de Radio EL MIRADOR.- Título: EL BAL, EL BIEN…. (de interés)

Si nos envía su petición a admin@escriburgo.com le suscribiremos gratuitamente a las MIGAS diarias de Miguel Galindo


Nuestra reina Leti Conzeta dio el espectáculo en misa mayor (catedral mayorquina), recuerden, abad mitrado y noblezas pensantes y presentes, tanto sangrirojas como sangrazules. Y ante tóslosmedios. Los peores modos de una madre para con una abuela y sus nietas. Mucho más sabiendo quién es, aunque no sabemos qué es…

Quiso la emérita hacerse una foto con las crías al terminar el oficio, y la titular se lo impidió, incluso apartándole la mano de mala forma y peor manera de los pequeños hombros…

Esperemos que nuestro rey sepa educar a las niñas con más y mejor educación que muestra su augusta esposa. La clase no va con el título. Se aprende.

RE-CONOCER-SE

Entré por el extremo de la calle que linda con el mar, y me quedé quieto en la acera de la derecha, con la espalda pegada en la pared, como un viejo pasquín a punto de ser arrancado por la ventolera de los días. Frente a mí estaba la casa donde nací, donde nacimos, mi hermano y yo. Y donde crecimos los primeros años. Y donde empezó nuestra crianza de cuerpo y andanza del alma. Y me quedé suspendido del espacio y del tiempo, como se quedan los recuerdos nonatos, que viven en el limbo de las cosas vírgenes, y afloran de pronto, sin quererlo ni proponerlo, para olvidarlos inmediatamente y que no pierdan su pureza… Y me sentí como un fantasma de lo que fui, sin saber si era yo real o tan solo que una proyección de la primera vida que habitó en mí. Y, por un momento, un instante fugaz, ví a los amigos de arriba, con los que jugábamos y nos comunicábamos a través de nuestro patio, y de su terraza con celosía. Y ví a los vecinos del otro extremo de la calle en sus idas y venidas. Y me ví a mí mismo correr por la playa que fué, como en un fogonazo de luz oscura.

Luego, se pregunta uno qué de mí había latente en aquel crío de breves años, o qué de aquel chiquillo puede quedar en mí, que estoy mucho más cerca de la gatera de salida que de aquella lejana entrada que apenas ya recuerdo. Y si la recuerdo, viene contaminada por una existencia que la deforma groseramente, y la trae a la memoria de manera dudosa. Lo mismo que uno se pregunta también porqué queda en un olvido latente, y para qué nos sirve, si es que vale para algo… E intuyo que sí, que tiene tiene que servir de algo. Que la vida de una persona no es como un plan de pensiones, que se calcula según los últimos equis años cotizados, si no que el plan de la existencia personal es calculada toda la vida vivida, con mayor valor la primera parte que la última si cabe.

Porque toda la vida vivida, valga la redundancia, la abundancia y la importancia, es demasiado valiosa como para olvidarla, por mucho que nos empeñemos en creer que somos seres anodinos e imperceptibles. Toda una vida cotiza por toda esa misma vida, no por una parte de ella. Y quizá ahí esté el nudo gordiano del asunto. Que olvidamos toda aquella parte que consideramos insignificante y recordamos todo aquello que calificamos de importante. Así mismo funciona la memoria selectiva. Pero es posible que nos estemos equivocando. Y que le estemos dando un valor sobredimensionado a lo que, en realidad, no lo tiene: a nuestros logros profesionales, nuestros hechos sociales de los que nos sentimos tan orgullosos, nuestros hitos y nuestras hazañas, y proezas relevantes… y que por eso no recordamos todo lo que no le damos importancia, aunque la tenga tanto o más aquello que olvidamos. Si bien yo, personalmente, creo que no recordar no es olvidar. Que podemos no recordar, pero la memoria de la vida no olvida. Que queda todo grabado en algún pliegue de la misma, en algún rincón de la mente, en alguna esquina del espíritu, o en alguna nube del alma.

Y si eso fuera así, y yo creo que así es, algo ajeno a lo que podemos pensar lo está valorando mientras nosotros solo valoramos una vana y vanidosa parte. Y lo digo porque no hay nada inútil en la naturaleza de las cosas y de los casos. Absolutamente nada. Y si hemos vivido más de lo que recordamos, y todo es por algo sin que nada sobre en ninguna existencia, es por alguna causa y motivo que quizá nosotros no llegamos a comprender.

El principio es escandalosamente simple: Si nada existe por nada ni para nada, solo viviríamos aquel tiempo que consideramos digno de recordar. El resto sería superfluo, y moriríamos el resto. Pero ya digo, nada hay de superfluo en la economía natural. Nada. La cuestión entonces es que ignoramos los qués, los porqués y los cómos… Quizá algún día de los principios de la humanidad lo supimos, y, al igual que gran parte de nuestra vida actual, también lo olvidamos. Puede ser que algún día de algún futuro de esa humanidad lo volvamos a saber, recordándolo de nuevo. Es posible que llegada nuestra última hora lo recuperemos todo, y entonces sepamos las causas y los motivos de lo que hemos soslayado.

Las religiones procuran no abrir esa puerta totalmente, manteniéndola cerrada solo lo suficiente como para hacer depender a las personas de las interpretaciones de sus iglesias. Una puerta entornada es peor que una puerta cerrada. Solo atisbas lo justo como para confundirte, y lo bastante como para no dejar ejercer a la imaginación. Y así te mandan al limbo nada más nacer…

Así que yo me quedé allí, donde empecé en este artículo, un tiempo impreciso, como alelado, colgado de mí mismo y de una dimensión conocida por desconocida. Intentando rescatar lo que he perdido de mi yo perdido. Queriendo saber lo que supe y ya no sé… Y luego me fui de aquel lugar donde empecé el primer día de mi vida. Y me marché con la sensación de un vacío lleno de vivencias que ya no conozco porque no me reconozco… Y me pregunto si acaso me he conocido a mí mismo alguna vez.

MIGUEL GALINDO SÁNCHEZ / El Mirador / www.escriburgo.com / viernes 10,30 h. http://www.radiotorrepacheco.es/radioonline.php

Publicado por MIGUEL GALINDO SANCHEZ en 4:39


La UE ha desestimado ponerle freno legal a las noticias falsas, y puede haber sorprendido tal decisión, pero existen razones de eso para ello. Aquí, en España, el PSOE quiere hacerlo por encima de todo, y así lo ha propuesto Sánchez. Vale...

Pero, ¿quién ostenta tal autoridad?.. Y, sobre todo, ¿quién decide lo que es falso y lo que no lo es?. En esto puede esconderse una censura larvada desde donde eliminen verdades como templos que no interesen, junto a mentiras. Una poda integral…

Yo no pondría tal autoridad en las manos de los políticos, desde luego, pues ellos son los principales productores de embustes, y, claro, solo quedarían sus medias verdades. Mejor quedarnos como estamos.


“Anda López Miras los caminos de la región, proclamando ruptura y refundación”… Podría ser el canto de los bardos oficiales, a los que el pequeño mandarín envía con sus buenas nuevas. Id y anunciad a todos y a todas que un nuevo espíritu nos ha nacido en esta heredad (pues heredado es el solio)… Pero ese pareado apenas alcanza a la letra de un fandanguillo. Intenta, naturalmente, preparar el terreno para un año electoral que viene demasiado próximo, y que ha de convencer al personal de que él no es más de lo mismo, sino que es una cosa nueva y fresca, reparadora y renovadora… Por eso ha repintado la fachada de su gobierno con otro blanco de la misma cal.

           

            Pero solo es una careta que intenta ocultar precisamente ese más de lo mismo. Está bien que intente una estrategia de molde nuevo, puesto que el que lo ha encofrado a él está caduco y convicto, y se le ven todas las grietas del engaño y el falseamiento, y ya no se lo cree nadie, pero para él poder renovar tiene que renovarse primero el rajoyismo al que está adherido y debe pleitesía como se la debe a sí mismo. Para refundar en Murcia hay que refundar en Madrid, y para proclamar aquí aires de ruptura, la cúpula debe refundirse, refundarse y renovarse. Y eso no se ve ni pintándolo en un mural que tape la mismísima catedral.

            Aquí viene Mariano, de boda o de romería, o Fernando le vá de visita con los problemas de la finca, y solo dá para selfies de buen rollito y qué guapos y güenos semos tós… Nada más. Y eso no es ruptura, eso es postura. Eso no es refundación, si no rendición. Ahí no hay nuevos aires, si no el mismo viejo aire, rancio y viciado, del besaculos, el aspaviento y el sometimiento. No hay nada de credibilidad en el nuevo disfraz hecho de trapos viejos, ni en el nuevo carnaval anunciado por ya acostumbrado.

            Para que su ruptura y refundación fueran creíbles debería de plantarse ante el gran Tartufo y afearle la corrupción generalizada de un PP podrido hasta los tuétanos, y decirle en las narices que no cuente con él para seguir haciendo una política de entrega ante las élites y poderes económicos que castigan a los sectores más débiles de la sociedad. Para ser creíble tiene que plantarle su dimisión con un puñetazo en la mesa si no resuelve de una vez por todas el problema del agua para esta región, sin largas, sin engaños, sin palanganeos y sin embustes. Será creíble cuando le diga a don Tancredo que se ha terminado el ninguneo – ya insultante – para con esta región, empezando con la partida de la deuda y de los presupuestos. Para ser creíble el nuevo traje que quiere calzarse debe cambiar de sastre, y dejar de ser el maniquí de su sastre…

            ¿Dónde está la ruptura y la refundación en un Congreso cuyas ponencias son copypega de las anteriores, generalidades irrelevantes, más vueltas a la misma noria y más anuncios rimbombantes sobre un código ético ya sopotecientasmil veces anunciado y enunciado?..

            Yo no sé si ellos se engañarán a sí mismos con estas parafernalias de consumo interno, me cuesta trabajo creerlo, pues se hacen por mor a los puestos que se ocupan y los sillones que se calientan, pero lo que sí quiero decirles es que cada vez se engañan menos al ciudadano, que ya está cansado y asqueado de tanta pose y postureo de tebeo. Que para anunciar ruptura hay que romper, y para prometer refundación hay que derribar el edificio vejo y levantar una nueva obra de nueva planta. Que jamás odre viejo pudo contener un vino nuevo. Que no se puede ir prometiendo lo que no se tiene… ni se quiere tener por no perder el caralsol… Nunca. Jamás.