Saltar al contenido

SUB.JUSTICIA

Compartir


Se habla de la creación de nuevos juzgados, a la vez que se constata, día tras día, los enormes retrasos que se amontonan en los mismos. Justicia es la asignatura pendiente de los gobiernos. Y digo gobiernos, porque todos han procurado hacer los no-deberes en esto. No les conviene. Y a éste del PP actual, menos que a nadie, ya que es el más implicado en tramas corruptas de toda la historia de la democracia española, y le interesa que las instrucciones se alarguen en el tiempo, se eternicen, y hasta lleguen a caducar. Por eso les ha puesto plazo de caducidad sin aumentar los medios materiales y humanos, en los que estamos a la cola de toda Europa. Una práctica burda y tramposa, pero que le viene bien, muy bien por cierto…

            España, como digo, además de en medios, también es el último de la UE en número de jueces por habitantes, con diferencia… El Ministerio de Justicia dispone del presupuesto más ridículo del Estado, y su dotación es esperpéntica. Los legajos y carpetas se amontonan en los pasillos, despachos y mobiliario de los juzgados españoles. Es una imagen habitual y patética en este país, como igual es la imagen que cada vez se da más de este país…

            Sé de lo que hablo. Antes de ser nombrado Juez de Paz de mi pueblo – hace más de un cuarto de siglo y he estado ocupando el puesto más de 20 años – el Juzgado de Paz mantenía media docena de funcionarios de Justicia para una población de 17.000 habitantes. Se recortaron dos plazas por el método de la desidia, esto es, se produjeron un par de bajas por enfermedad que ya nunca, jamás, se restituyeron. Cuando me marché, el municipio se acercaba a los 40.000 habitantes, y las plazas siguen siendo las cuatro que dejaron entonces. Y éste es un solo ejemplo entre muchos. Y lo puedo constatar.

            La estrategia responde, sin lugar a dudas, a lo expuesto en el primer párrafo. No es solo que el Ministerio de Justicia, desde la República acá, pasando por la dictadura franquista, haya sido siempre el más ninguneado de todos, ya no es solo un atraso histórico que tan solo en los tiempos de la Transición se intentó tímidamente actualizar, es que, cuando la partitocracia se hizo cargo de la democracia, y empezó a producir y consumir corrupción a punta/pala, no se iba a dotar de medios aquello que, tarde o temprano, se iba a convertir en el flagelo de sus políticos más podridos, que haberlos, háylos, y en todas partes y a todos los niveles…

            Lo que es mucho peor, y resulta muy sorprendente, es que no está, ni se le espera, en la lista de preocupaciones de la ciudadanía. No aparece ni en primer, ni en quinto, ni siquiera en último lugar. Nada. El terrorismo, la economía, el paro, la caganera catalana, la corrupción, se van tornando y turnando, y alternándose, entre los asuntos que más preocupan a los ciudadanos, pero, incoherentemente, preocupa más la corrupción que la falta de medios para combatirla. Absurdo…

            Se produce esto por una incultura inducida clara y manifiesta. Una deseducación explícita alentada desde el poder. Y es que se critica mucho la lentitud de la Justicia, hablando incluso de injusticia, pero no se critica en absoluto los motivos que ocasionan tal lentitud. La culpable directa y manifiesta es la Administración del Estado, que la entorpece en lugar de favorecerla, que la retrasa en vez de impulsarla. Y son los propios Gobiernos que la temen. La gente, el personal, debería tirarse a la calle y armar ruido por esto. Igual que se hace para otras cosas. Lo mismo que cuando nos quitan una fiesta… Pero somos unas perfectas reses de matadero.                  

Siga sus programas en www.radiotorrepacheco.es en directo, o posteriormente en Youtube o Facebook

PRÓXIMO VIERNES, 13 ABRIL, 10,30 hh. En 187,7 FM: Programa de Radio EL MIRADOR.- Título: 30 AÑOS DE LA OPINIÓN. (recomendado)

Si nos envía su petición a admin@escriburgo.com le suscribiremos gratuitamente a las MIGAS diarias de Miguel Galindo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *