Saltar al contenido

CLARO QUE SÍ…

Compartir


Lo de las propinas, que las están prohibiendo en muchos países desarrollados por atentar contra la dignidad de las personas, aquí, en España, sería problemática. Primero, porque ya están casi institucionalizadas, y segundo, porque dada la precariedad del empleo y escasa paga del que la recibe, es casi una necesidad…

Aún y así, viene nuestra ministra de Hacienda y suelta que “las propinas deberían tributar”. Eso, declararlas en la Renta, pagar por ellas Irpf y factura de la propia aparte y con Iva, por favor…

Que paguen impuestos para que nuestro presidente use ese dinero para montarse una escapada con su mujer a Benicassim en un avión del ejército, y dé allí propina a los que le sirvan el coloque… Naturalmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *