Saltar al contenido


En la última charla informativa que la II Promoción de Mediadores Profesionales de Torre-Pacheco dió, uno de los asistentes me preguntaba un par de cosas: Una, que no se podía entender cómo algo tan importante no era de público conocimiento, y que si se estaba haciendo algo al respecto. Y la otra, que algo que viene de tan largo tiempo (Onu, 1.947), la UE desde su fundación, etc., cómo España iba tan atrasada en ello, y por qué los ayuntamientos no tomaban cartas en el asunto, dado el innegable servicio que la Mediación presta a la ciudadanía.

                        Se necesitaría otra charla para poder contestar con el debido detalle y profundidad. Pero ambas deficiencias se retroalimentan a sí mismas, en un bucle. Los ciudadanos ignoran hasta qué punto necesitan de la Mediación en sus conflictos y la naturaleza de su servicio, porque las administraciones locales son remisas y obtusas a la hora de facilitar la información y establecer tal servicio a sus ciudadanos. A veces hasta torpedeada por incapacidades, o incluso egoísmos y zancadillas políticas. Y los ciudadanos, al ser ignorantes de ello, tampoco presionan a sus edilatos a que se mojen en facilitar tan inestimable servicio. Es esa una ignorancia que interesa mantener.

                        Pero Bruselas ha puesto plazo a España. En un par de años comenzarán a caer sanciones. Tan solo el Consejo General del Poder Judicial se ha puesto a la labor, así como los Tribunales Superiores de Justicia y toda la judicatura. Les va todo en ello. Solo en Murcia se acumulan cerca de 100.000 asuntos en los cajones de los juzgados. El Ministerio de Justicia anuncia un colapso del sistema si no se pone remedio. Y es que una enorme parte de los casos que lo congestionan podrían resolverse en Mediación. Los jueces están – como me decía uno de ellos – para juzgar delitos, no para resolver conflictos. Los conflictos se resuelven en Mediación. Pero es que los ciudadanos se ahorrarían tiempo, disgustos, dinero, publicidad negativa, sentencias y condenas. Todo eso y mucho más.

                        Entonces, si esto es así, ¿por qué la gente no lo sabe y las administraciones locales no actúan?.. Si Justicia ha quitado los Juicios de Faltas de los Juzgados de Paz, es una medida que obedece a criterios europeos para forzar el campo de la Mediación Profesional, pero eso se ha callado, se han cargado a los Primeras Instancias, y nadie de los que debieran, incluídos ayuntamientos, han actuado en consecuencia… ¿Ineptitud, comodidad, irresponsabilidad?.. Todo puede ser, aunque yo le arrimo también boicoteo político. Total, las consecuencias las pagan los ciudadanos, naturalmente.

                        Pero quiero decir desde aquí al que me preguntó, que los Mediadores Profesionales estamos dispuestos a ir a colectivos y barrios a informar sobre la Mediación, con o sin la ayuda y/o convocatoria de sus Ayuntamientos. Con o sin su colaboración. Lo que la gente tiene que saber es demasiado importante como para escaqueárselo. Es tan de su interés, que resulta casi una negligencia grave no hacerlo, y es de estricta conciencia ponerse a ello.

                        Por lo tanto, aquellos representantes, o presidentes de organizaciones, o vecinos, o personas, o ser humano que sea, que sepan que me tienen a su disposición para ir a cualquier colectivo o asamblea a informarles, a explicarles y a darles conocimiento, y ponernos a su servicio. Somos Mediadores Profesionales, estamos titulados por la Escuela Nacional de Mediadores, y homologados por el propio Ministerio de Justicia. Y estamos a disposición de la ciudadanía.

                        Los turbios y dudosos motivos de algunos ediles para poner trabas a lo que resulta obvio, no nos importan, ni son nuestro problema tampoco. Nuestras razones son otras, como son eliminar conflictos, no añadirlos. Restarlos, no sumarlos. Y estamos abiertos a ello. Nos tenéis con vosotros, y cada vez somos más. Nos encontraréis en www.murcia20.es/crem, también en www.asociacionmurcianademediadores.org , y aquí mismo, entre nuestros vecinos y conciudadanos.   

Si nos envía su petición a admin@escriburgo.com le suscribiremos gratuitamente a las MIGAS diarias de Miguel Galindo

El próx. Viernes, 2/11, a las 10,30 h., en radio T.Pacheco, FM 87.7: 7 SIGLOS DE GARANTÍA. No se lo pierda.


He leído por ahí que en nuestra región, las Ampas apuestan por permitir los móviles en las áulas (¿?). Consideran que puede ser una herramienta útil para la formación de los estudiantes. ¡Hay que ser lerdos, ignorantes y torpes!..

Se nos está avisando continuamente desde expertos de todo tipo, del gravísimo riesgo que comporta el peligroso nivel de dependencia de los jóvenes con el móvil, y los padres venimos a decir que, al contrario, es bueno para su educación…

Tamaña burrada solo se explica desde el propio nivel de dependencia que tenemos los propios padres con ese móvil, y, perdónenme, desde su propio nivel de incultura. No tiene otra explicación.


En las últimas Fiestas Patronales de mi pueblo (lo cuento así para que vean que es un caso cierto y real, pero puede ocurrir en cualquier pueblo en fiestas) se corrió un riesgo, tan absurdo como innecesario. De nada vale controlar el ya irrefutable fenómeno peñista en un Parque de Peñas en lo posible, si luego se hace dejación y abandono de lo que se pretende normalizar. Y no lo digo por los siempre lógicos y casi normales, que no naturales, casos que se escapan inevitablemente. No. Lo digo por aquellos que son denunciados explícitamente por los vecinos y no se les hace puñetero caso, aún en circunstancias de alto riesgo… Y juzguen ustedes mismos:

                        En un bajo dejado irresponsablemente por los ignorantes propietarios de turno que solo saben lo que se están embolsando pero no lo que se están jugando, se instala una numerosa, inconcreta y ruidosa turba de menores de edad. Repito, menores de edad. Con los primeros escándalos, avisan a la Policía Municipal, que a su vez los remiten a la Concejalía responsable, que a su vez les da largas diciéndoles que pasen por registro un escrito que hasta el más tonto sabe que llegará donde sea, una vez pasadas las fiestas y la ocupación, cuando ya no sirva para nada. Cero. En términos taurinos, y vá por mi indignado amigo, un pase al natural.

                        Mientras tanto, la tal tribu de menores, teniendo a su merced toda una recoleta plaza urbana – creced y multiplicaos – la ocupó por entera. Según los atónitos e insomnes vecinos, críos y crías de 13 a 16 o 17 años bebiendo sin control, fumando lo que fumaran, escandalizando, vomitando y otras prácticas, y colmando la plaza de restos y basuras (ecologismo joven) y demás lindezas. Y como no podían dormir, desde los balcones de tan hermoso espectáculo, mandaban repetidos avisos a una Policía Municipal que, apoyados en la jaculatoria del “ya pasaremos por allí”, jamás pasaron, nunca hicieron nada, y fueron despachados hasta el próximo año, si Dios, la Patrona y el Diablo quieren y lo permiten.

                        Yo tan solo me hago una pregunta. Pregunta que hacía extensiva al amigo indignado, que me comentaba tan encantador capítulo reflexivo: ¿Qué hubiera pasado de haber ocurrido una desgracia, no sé, un herido, un abuso sexual, o algo peor?.. Yo puedo decir lo que hubiera pasado. Que el Ayuntamiento le hubiera echado la culpa al propietario del bajo, que tiene la responsabilidad de todas todas; que el propietario del bajo hubiera descargado su culpa en el Ayuntamiento; que los vecinos habrían cargado contra la policía; que la policía, cerrando el bucle, al ser municipal, se habría escudado en las órdenes recibidas o no recibidas por parte del ayuntamiento…

                        …Y que todos se hubieran pasado la pelota de la (i)responsabilidad, el uno al otro, de oca a oca y tiro porque me toca, sin que nadie asumiese la que le corresponde. Pero lo cierto es que todos, todos, son responsables. El ayuntamiento por consentir lo que es una ilegalidad manifiesta y un riesgo declarado, el propietario porque se hace a sí mismo diana con su irreflexiva y abusiva conducta, la policía por no asumir sus funciones propias, y a todo el mundo por ser sabedores y consentidores del riesgo que se asume con tan irresponsables actitudes. En caso de un festejo público, el brazo de la ley respecto a la responsabilidad subsidiaria es más largo de lo que la gente cree…

                        Pero una de las cosas que sufren más menoscabo es la credibilidad pública de la ciudadanía, de la vecindad, en sus políticos administradores. Es una norma de confianza palpable y manifiesta. No se puede lanzar un mensaje a los ciudadanos y vecinos para luego no actuar conforme a lo prometido. No se puede decir lo que luego no se va a cumplir ni obrar en consecuencia. Tenemos todo un año para pensar, corregir y pedir disculpas si es necesario, pero también para pasar de los temas incómodos creyendo que el personal tiene la memoria del ganado. Que la cabeza del de atrás se guía por el rabo del de delante. Pero aunque así fuere, que puede ser que sí, pues nada, entonces que sigan igual, que algún día nos tocará lo que se está sorteando…

Si nos envía su petición a admin@escriburgo.com le suscribiremos gratuitamente a las MIGAS diarias de Miguel Galindo

El próx. Viernes, 2/11, a las 10,30 h., en radio T.Pacheco, FM 87.7: 7 SIGLOS DE GARANTÍA. No se lo pierda.


Manda huevos… Hace 30 años, cuando yo era el mayor tonto útil de las organizaciones empresariales, se me ocurrió un programa de dinamización empresarial, al que llamé VIA (Ventajas Inter-asociados) al que no hizo caso ni el gato ni el Tato…

Hoy la bautizan como Coworking – yo tenía que haberlo bautizado en inglés – lo llaman “trabajo colaborativo”, lo bendicen desde todas las instancias, lo tienen como el santo patrón del emprendimiento, lo sacan en procesión, y le hacen sustanciosos cursos, misas y novenarios…

Pero yo entonces, como ahora, ni tenía títulos, ni másteres favorecidos, ni padrinos, ni manejaba intereses, ni leches en vinagre… Y encima ponía los nombres en castellano… Hay que joerse.


Existen imágenes premonitorias. Aparecen por toda Europa, pero casi más en nuestro país. La de esos ancianos y/o ancianas casi transparentes, con muletas o andadores, muchos en silla de ruedas, o andantes jadeantes apoyados en un bastón, asistidos por jóvenes inmigrantes, negros o hispanos, o esas solícitas mucamas de ultramar que les hablan quedito… Esos jóvenes oscuros que vemos en las brigadas de limpieza de nuestras calles, empleados de fortuna en obras públicas o de mantenimiento, jornaleros de ocasión en nuestros campos, recolectando la cosecha que luego llenará nuestros platos, y nos alimentará… Imágenes que están ahí, y que han venido para quedarse, si nuestra cansina y gastada biología no lo remedia…

                        En un plazo de tiempo no muy largo, Europa – las cuentas están echadas – va a necesitar 50 millones de extranjeros jóvenes, de cualquier color, que apuntalen la inexorable decrepitud física y económica de nuestra sociedad caduca. Gente que trabaje, que pague impuestos y nos asista. En ese futuro inmediato – las cuentas están igualmente echadas – solo España necesitará a 5 millones de esas personas. Nuestra dilapidada biología tampoco está por acudir al rescate. El futuro solo se construye trabajando, aportando riqueza y haciendo crecer el censo. No existe otra forma ni manera. Y nosotros no estamos por la labor, incluso quizá que cada día podamos menos.

                        Cuando los veo venir en pateras, para luego, con suerte, volver a verlos limpiando la mierda a nuestros viejos y la mierda de las plazas públicas que nuestros ecologistas jóvenes llenan con sus conciertos y botellones, no puedo evitar preguntarme quién salva a quién. Me pregunto si nosotros los rescatamos a ellos de morir ahogados, o ellos nos rescatan a nosotros de nuestro futuro y de nosotros mismos. Es que no lo sé muy bien. Como no entiendo el por qué no desarrollamos políticas de adaptación en lugar de políticas de rechazo. Igual que no comprendo que se nos inyecte a la ciudadanía tan miope, y suicida, y contraria y opuesta, visión de las cosas.

                        ¿Quiénes vienen a salvar a quiénes?.. ¿Quiénes nos rescatan a quiénes?.. Los juicios de la historia solo pueden facilitarlos la propia historia, una vez que esa misma historia presente se convierta en futuro, y éste en pasado. Por eso mismo que esas imágenes que empiezan a hacerse un hueco en nuestras retinas, y que solemos apartar con excesiva ligereza, de ver a nuestros padres y abuelos asistidos por aquellos a los que rechazamos, son premoniciones de una realidad cercana. Y ojalá… ojalá, ellos no nos traten a nosotros mañana como hoy los tratamos nosotros a ellos. Ojalá.

                        Porque los que no tienen la suerte de limpiar la caca de nuestros ancianos y de nuestros jóvenes, de realizar las faenas que nosotros desechamos, contemplan el pasar de esa historia con las manos extendidas en las puertas de los supermercados, o en sus vacíos bolsillos en las esquinas de la subsistencia. Cuando en el futuro, los descendientes de estos náufragos de ahora convertidos en esclavos, sean (hago votos porque puedan serlo) tan amos y señores de su destino como usted o como yo, Europa, y España, tendrán que agradecer al tal destino no haberse extinguido en su achacosa y egoísta decadencia. Aunque todos los europeos y españoles de entonces seamos color chocolate, y ni siquiera nuestro cacao sea puro…

                        Puede que algún político y/o ciudadano que haga pureza de raza, o estatus de su racismo y xenofobia, al que quizá alguno de los oscuros le está hoy limpiando el retrete – de izquierdas o de derechas, pues de ambos háyslos – piense y crea con toda su alma blanca que esta premonición de este fronterizo escribidor sea una absoluta ridiculez, una especie de ensoñación metafísica. Pero lo crea o no, lo quiera o no, le fastidie o no, los hijos del hambre siempre vencen a los hijos de la opulencia. Siempre. O sirviéndoles, o rebelándose, o mezclándose con ellos. Los que no tienen nada que perder y todo por ganar, y nosotros, los que ya no sabemos comprender ni compartir.        

Si nos envía su petición a admin@escriburgo.com le suscribiremos gratuitamente a las MIGAS diarias de Miguel Galindo

El próx. Viernes, 2/11, a las 10,30 h., en radio T.Pacheco, FM 87.7: 7 SIGLOS DE GARANTÍA. No se lo pierda.


Ojo al dato: Los hosteleros (L.O./2-10) se muestran incómodos por el repunte de la mendicidad cerca de sus terrazas. La administración responsable niega que haya aumentado esa mendicidad en las calles…

Los unos no quieren perder caja en sus negocios, los otros no quieren perder ripio en sus poltronas. Y los que se ven forzados a pedir limosna, sin voz ni voto. Aquí cada cual va a lo suyo…

Pero nadie se entera que esta región es la que ostenta el mayor índice de pobreza, el mayor índice de precariedad en el empleo, la media salarial más baja de todo el país, el mayor índice de desahucios… Y la mayor poca vergüenza también.  


Karl Marx ya escribía que nunca ninguna revolución había ofrecido espectáculo tan bochornoso en la conducta de sus políticos como la española. Que ya en 1.854, los partidos que formaron la coalición, fueran de Narváez, fueran de Espartero, “solo se habían procurado de repartirse el botín de cargos, empleos, salarios, títulos y condecoraciones”. ¿Les es familiar tal retrato?. Y señalaba el reparto de las embajadas como “la encarnación de la corrupción española".

                        Más tarde, ya en 1.930, en una magistral conferencia en el Ateneo madrileño, Manuel Azaña proclamaba y reconocía que la corrupción en España es que “lo más granado y oportunista de la sociedad se aplica a vendimiar el poder”, haciendo suyo aquello de Javier Burgos: “hay mucha gloria que conquistar, mucho poder que afanar, mucho dinero que ganar…”. Y, volviendo a Azaña en tal intervención, “es un sistema que propone la felicidad a un país, enriqueciéndose ellos y sus secuaces”.

                        Parece que no hayan pasado casi noventa años desde que fueron dichas tales palabras. Son tan frecuentemente actuales que encajarían sin variar una sola tilde en el día de hoy. La propia dictadura que usurpó y acabó con la República, heredó también el sistema de corrupción intrínseca, si bien, eso sí, que ocultada, silente y silenciada, y protegida celosamente dentro de la propia dictadura. ¡Pobre del que osara denunciarla!. Sin embargo, hasta el propio Dionisio Ridruejo, falangista puro de origen, ya soltaba en 1.961 lo de “la violencia represiva y corrupción metódica del régimen”. Y se atrevió incluso a añadir: “la corrupción, que alcanzó la dimensión del reparto de un botín de guerra, con el obvio resultado de la miseria desesperada y silenciada de los más pobres, y la prosperidad casi inverosímil de los más ricos”.

                        Y a la dictadura siguió la democracia, pero la corrupción ya es casi de naturaleza social en España. Sobre todo en la clase política que deriva de esa misma sociedad. Hoy, salvo muy honrosas y contadas excepciones, por lo general es que el político trepe hasta asegurarse una buena puerta giratoria, al menos y como poco. Es una manera de enriquecerse y posicionarse en las influencias, posición y riqueza. Hasta en los ayuntamientos se percibe el acomodamiento y seguridad económica de alcaldías y concejalías en muchos ediles…

                        La sentencia 214/2018 de un Tribunal Supremo que viene a confirmar la permanencia en la política española de una “estructura de corrupción” es clara y definitoria. Lo juzgado no se limita a un hecho puntual y concreto. El fallo es una declaración formal de un alto tribunal de justicia de que nuestra clase política – quizá la sociedad por entero – está instalada en una estructura de corrupción.

                        Una estructura corrupta que alcanza las propias leyes electorales de un país cuyos políticos solo aspiran a posicionarse en la escala de los privilegios y protección de sus partidos, que cada vez se parecen más a organizaciones tipo Cosa Nostra. Las listas abiertas, donde cada candidato responde por sí mismo ante sus electores, sería un buen comienzo. Solo ante el peligro. Sin estructuras mafiosas de poder donde ampararse. Por aquello, claro, de que la corrupción española nunca mea sola. O lo que sea.

                         

Si nos envía su petición a admin@escriburgo.com le suscribiremos gratuitamente a las MIGAS diarias de Miguel Galindo

El próx. Viernes, 02/11, a las 10,30 h., en radio T.Pacheco, FM 87.7: 7 SIGLOS DE GARANTÍA. No se lo pierda


La Guardia Civil se incautó en Torre-Pacheco de un escudo del siglo XVI, perteneciente a la antigua Ermita del Dean, bajo la advocación de la Virgen del Rosario. Parece ser que un vecino, cuando en 1.971 se demolió la antigua iglesia, era un niño, y lo recogió de entre los escombros…

Ahora está depositado en el Museo Arqueológico de Murcia, pero yo creo que lo justo es devolverlo a su legítimo dueño, Torre-Pacheco. Si no, mejor que se lo hubiera quedado el tal vecino…

En esa época yo era un joven, y cogí una calavera que flotaba por allí, pero cuando la vió mi padre le faltó tiempo para incautármela directamente, sin esperar a que nadie llegara a reclamarla con una órden de registro y secuestro.


¿Ustedes saben lo que se elige en las elecciones de Misses?.. Yo no. En realidad, yo nunca lo he sabido. Jamás supe si elegían a personas, solo a mujeres, o a cuerpos de mujeres. Si se elegía al todo (belleza, moral, intelectualidad…) o tan solo una parte del todo – el tipo – que es la parte escaparate, lo que se expone… Y si eso es así, no entiendo que el movimiento feminista aún no haya abierto su pico a tal respecto. Si los certámenes de belleza dignifican a todo ser humano, los de las misses puede que lo hagan con la femineidad (y aún lo dudo) pero… ¿con el feminismo?.. Habría que aclarar conceptos

                        Miss Colombia, una tal Valeria Morales, como ejemplo reciente, cuando se enteró de que tenía que competir y compartir su candidatura para llegar a Miss Universo, con la actual Miss España, una tal Ángela Ponce, que resulta ser una chica “trans”, soltó que lo de Miss (yo ya no sé si llamarlo misseria) “solo es para mujeres que nacemos mujeres”… Después, para matizar – estoy seguro que alguien le indicó algo – largó el retruécano de “hay que respetarlo, pero no compartirlo”, o sea, el inconsciente le hizo decir que se le obliga a respetar lo que ni comparte ni respeta. Y es que esta mujer, que confunde sexo y género, cuando ya no tuvo más remedio que declarar “si Miss Universo lo acepta, yo la voy a recibir con todo el amor, el respeto y la tolerancia del mundo”, suena tan a falso que el significado de la palabra tolerancia se convierte en todo su contrario. Esto es, siente lo contrario a lo que afirma.

                        Pero este fariseísmo no viene solo de esta factoría de chicas monas de medidas perfectas, que es uno de los mayores negocios y nido de intereses del mundo-universo. No… También las principales y más significativas lideresas de los movimientos feministas de Canadá, por otro ejemplo, se rasgaron las enagüas porque otra “trans” quiso presidir su Confederación.

                        Esta exigencia intransigente de pedigrí sexual supone un supremacismo como otro cualquiera. No es xenofobia, pero sí es sexofobia. Una forma de imponer la pureza del Adn de género. Aquí no habrá racismo pero sí integrismo. O lo que sea que fuere eso. Y si esto no es intolerancia sexista, pues entonces que alguien me lo aclare, por favor… Porque, además de eso, es maltrato, marginación, rechazo y falta de respeto. Vean lo que añadió la tal Miss con respecto a la otra Miss: “…me dá asco, pero lo tengo que aguantar”… Yo le pregunto a la tal que ¿por qué no se larga?, puesto que nadie la obliga a estar allí.

                        Y esto ocurre entre bellas mujeres bellas que se tienen a sí mismas por feministas ad hoc. Y dentro de una filosofía globalista y arcoiriana, donde también se integra el mismo feminismo junto a todas las tendencias habidas y por haber. Pero chirría cuando la integración se convierte en integrismo. Y se es integrista cuando se tiende a la discriminación de unos u otras, tan solo que por ser unas u otros. En cualquier sentido.

                        Así que no… yo nunca entendí qué se ventila en lo de las Misses. Si es la belleza, pues bueno, tienen toda la legitimidad del universo. Pero valdrá preguntarse por qué una hermosa mujer “trans” o no “trans”, siente que estos concursos suponen un espacio de validación personal más que físico, aún teniendo, por supuesto, todo el derecho del mundo a participar, faltaría más. Si una persona quiere convertirse en un bello ejemplar de jarrón sexuado, allá cada cual. Y si las feministas quieren ser respetadas tendrán que empezar por respetar, no ya a los hombres, que eso sería mucho pedir, pero sí a las otras mujeres que, aún sin ser como ellas del todo, aspiran a un determinado cánon de belleza. Por vacío que esto pueda parecer, pero que, a lo mejor, tiene otras virtudes que a mí se me escapan…

                        Pero lo que nunca, jamás, podré entender es que entre la muestra universal de la belleza femenina se esconda la mayor muestra universal de fealdad moral e hipocresía. La integración racial y la transexual se parecen mucho. Es de buen tono y mejor rollito defenderlo, sí, claro, y quedo la mar de bien haciéndolo, pero cuando se trata de compartirlo, entonces resulta que no puedo soportarlo… Deberían hacérselo mirar.

                         

Si nos envía su petición a admin@escriburgo.com le suscribiremos gratuitamente a las MIGAS diarias de Miguel Galindo

El próx. Viernes, 26/10, a las 10,30 h., en radio T.Pacheco, FM 87.7: MISTERIOS DE LA CRIPTA. No se lo pierda