Saltar al contenido


Si nos fijamos un poquico, solo un poco (tendemos a emborracharnos de panycircus y evadirnos de la realidad) en la rueda de la historia, deberíamos de darnos cuenta que el nazismo, el fascismo, se resiste a morir. Que en su apenas escaso siglo, mientras que, por un lado, estamos barriendo las últimas cenizas de los responsables del mayor genocidio de la historia moderna, motivado por la orgía sangrienta de la xenofobia nazi, por otro estamos abriendo las puertas a un nuevo concepto fascista actual, aún con los mismos clisés antiguos. De hecho, incluso se enlazan unos con otros, aún con la misma doctrina central, pero con la apariencia de doctrinas opuestas. El supremacismo de un Torras, de un Puigdemont, idénticos al de un Hitler, si bien sus aliados de fortuna, anticapitalistas y de extraña factura – yo diría fractura – izquierdista, visten hábitos contrarios pero adoptan y se adaptan al absolutismo integral del fascismo. Todo es tan tremendamente confuso como clarificador a la vez, y es que vivimos unos tiempos en que un nuevo fascismo nace de las cenizas de otro que muere.

                Hay aún leyes y justicias que todavía siguen la pista de los últimos criminales del holocausto, que se refugiaron en EE.UU., Sudamérica, y muy especial y abundantemente en la España franquista, donde Iglesia y Estado les concedieron hasta nuevas personalidades e identidades, incluso entidades religiosas, y donde nunca existió la extradición de tales asesinos genocidas para ser juzgados. Pero aún están cayendo por ahí.  Jakiw Palig, en Florida, Michael Karkoc, en Haway, todos ya despojos de 90 y 95 años, enfermos y agotados. El primero de ellos, por ejemplo, se da la absurda circunstancia que está reclamado por Polonia, al ser un nazi polaco que colaboró activamente en los campos de exterminio de su propia patria sometida, y lo trincan ahora, cuando en esa misma Polonia hay un gobierno de extrema derecha que amenaza su propio régimen democrático y sus relaciones con Europa. Patético. Un neofascismo procurando la eutanasia de un viejo fascismo.

                Pero es que, mientras esa misma Europa mantiene abiertas, como en un réquiem, esas viejas causas contra ese viejo fascismo, en ella se van abriendo avanzadillas de otro fascismo actualizado. Polonia, Hungría, Austria, Italia, Países Bajos… son los nuevos frentes de los viejos tiranos, y vienen de la mano de las propias democracias. Elegidos por la propia ciudadanía europea, Los Orbam, Salvini, y un cada vez más largo etcétera son los brotes del nuevo nazismo en la ya castigada Europa. Los revivales populistas de todo cuño igual apuntan en la misma dirección (véase Cataluña, por ejemplo). Ese nuevo supremacismo, eso sí, está cambiando los campos de exterminio por los campos de refugiados, vale, pero es la misma semilla del diablo. Cambia la represión interna por la represión externa, pero son las mismas mujeres, niños, hombres y ancianos que en Mauthawsen, si bien sin cámaras de gas. Ejerce la xenofobia violenta en las fronteras, aunque Italia empieza a ejercerla en sus calles. Y se practica la doble moral de las apariencias y los hechos. Se persigue un nazismo y se abren las puertas a otro…

                Pero es que en los EE.UU. está ocurriendo exactamente igual. Colaboran en la liquidación del hitleriano mientras comienzan a practicar el trumpismo. Conceden extradiciones de los últimos monstruos de las SS, al mismo tiempo que crean sus propios campos de concentración y separan a las familias, a los hijos de los padres, internándolos en gigantescas jaulas. Porque Trump es un Hitler que aún no puede exterminar, aunque lo haría si pudiera. Lo mismo que sus homónimos europeos, a los que ayuda a imponer el nuevo supremacismo… Vivimos esos tiempos macabros que con una mano apagamos mientras con la otra aventamos.

                Aquí, en nuestro país, el PP se ha visto obligado a posicionarse en un tema que ya huele a cascajo (la exhumación de nuestro fascista) que habrían preferido eludir a perpetuidad, pero que la determinación del Gobierno los ha dejado totalmente descolocados, y han tenido que adoptar la abstención a la hora de votar en el Congreso. Por un lado deben contentar a sus votantes demócratas y limpios, a la vez que cuidar la propia herencia histórica, que se les va por donde Vox. Los hijos y nietos de los que ganaron la guerra y aún buscan la oposición frontal de la calle y el enfrentamiento. No obstante, lo menos malo es abstenerse antes que votar a favor, lo cual los retrata como los herederos de donde provienen. Casado, su actual líder, intenta justificar su ambigua postura acusando a Sánchez de abrir heridas en vez de cerrarlas, pero sabe que es su partido el que ha rechazado siempre cualquier fórmula de reconciliación, cualquier intento de cerrar tales heridas…

                La resistencia del PP a condenar la dictadura, sus sistemática hostilidad hacia las víctimas del franquismo, sus esfuerzos por convertir la Memoria Histórica en Silencio Histórico, ha dibujado un panorama político tan incomprensible en su principio para el resto de Europa, como para la propia Onu. Pero es desgraciadamente coherente en la actualidad con lo que está ocurriendo en esa misma Europa. Y es que estamos asistiendo a un fascismo con billete de ida y vuelta, en que aún condenamos lo que de nuevo abrazamos. Y donde estamos dando la bienvenida a lo que un día despedimos. Hoy, los dos fantasmas andan extrañamente juntos.

El próx. Viernes, 07/12, a las 10,30 h., en radio T.Pacheco, FM 87.7: 7, CUENTO DE NAVIDAD , o lo que no se nos debería olvidar


Los de Erc no apoyarÁn al gobierno en lo de sacar los restos de Franco del Valle de los Caídos. La verdad es que son unos antifascistas muy raros. Ellos mucho largar pestes del franquismo, pero luego, miren…

Son como el gobierno de China, que han empapelado a una docena de jóvenes estudiantes por defender el marxismo. Unos comunistas muy extraños tambien. En cuanto alguien se pone a defender los intereses de los trabajadores, los acusan de marxistas…

Y es que los chinos sirven al capitalismo tanto como los republicanos catalanes sirven al imperialismo. Son lo que son, pero travestidos de su contrario. Como diestros dándoselas de zocatos.


En Junio de 1.940, el dictador Franco, como buen ventajista, aprovechando que la guerra se le ponía de cara a Alemania, con Francia derrotada y el equipo expedicionario inglés expulsado del continente, con el Atlántico infestado de submarinos bloqueando Inglaterra, y a punto de ser sometida a un implacable castigo aéreo, nuestro invicto espadón pensó que ese era el momento de recuperar Gibraltar y pasarse a las fuerzas del Eje. Ya previamente, había cambiado la “neutralidad” de España por la “no beligerancia”, copiando a Mussolini antes de echarse en brazos de los boches.

            De hecho, envió al general Vigón, del Alto Estado Mayor a Hitler, para comunicarle la entrada en guerra de España, declarándole la ídem a Inglaterra, pidiéndole a cambio Gibraltar y algunas colonias africanas perdidas. Lo que pasa es que a don Adolf casi le dio un ataque de risa. El ambiente prebélico en España estaba preparado, dispuesto y caldeado por la Falange con proclamas y consignas de “Gibraltar español” y demás canturreo. Con Inglaterra batida por Alemania, los viriles patrios podían marcarse la aherrojada heroicidad de conquistar la pétrea almorrana. Ya se estaba fortificando el Campo de Gibraltar con los prisioneros republicanos derrotados (mi padre fue uno de ellos) a tal efecto.

            A finales de Junio, 30 camiones Chevrolet ocuparon cortijos próximos al Peñón, donde depositaron toneladas de munición y explosivos. Diecisiete trenes llenos de tropas y pertrechos llegan en la noche del 26 a Jerez de la Frontera, tras ser vaciada la estación de civiles y acordonada por el ejército… El 18 de Julio, víspera del “glorioso”, Franco suelta un vibrante discurso belicista en que reclama la roca de los monos, mientras recibe al coronel Nulli, de la misión militar italiana, convoca al Estado Mayor Central del Ejército para exponerle la “operación C” de reconquista… y la Prensa del Movimiento orquestando un amplio eco de apoyo propagandístico, como tenía que ser y siempre fue, de lo que el Caudillo estaba a punto de hacer: pulsar el botón rojo de meter a España en la II Guerra Mundial nada más salir de una Guerra Civil provocada por él mismo.

            La suerte de Gibraltar estaba decidida. Hasta en las escuelas se enseñaba que “España limita al sur con una vergüenza”. Estábamos en un tris de declarar la guerra a la Pérfida Albión… Lo que ocurrió fue que, pasaban los días, y las semanas, y la Luftwaffe no doblegaba a Londres, ni el cerco marítimo daba el resultado que se presuponía. El Führer se vió obligado a espaciar sus ataques, tras haber sufrido grandes pérdidas por las fuerzas aliadas. Parece que, después de todo, la fruta aún estaba verde. Así que don Francisco se desinfla, se acojona, aplaza sine díe el glorioso asalto al cabezo de los british, los polvorines del campo de Gibraltar se van desmontando, y las fortificaciones abandonando. Y el rabo del mastín, entre las piernas enroscando…

            Ahora llega el sacabarrigas de Pedro Sánchez, y suelta aquello de que “ha solucionado 300 años de historia”. Nada menos, el tío… Se ha impuesto a los designios de los propios aliados europeos y ha vencido a la Gran Bretaña en todas las líneas. ¡¡ Qué fantasma, por Dios..!!. Los restos de Franco deben estar revolviéndose en su apartamento de Cuelgamuros de puritita envidia, no te digo yo lo que hay…

            En un país bilingüe, de escuelas bilingües y costumbres bilingües, donde los títulos, subtítulos y definiciones de todo se escriben en inglés, la victoria de Sáncho I el Conquistador no se va a notar ni en los eructos de Picardo. El papelico que dice haber conseguido es como los que meten en los pastelitos chinos, que te hacen sonreír, pero que, como tales pastelillos, también son chinos, como los cuentos. Igual que aquellos de Calleja, que ayudaban a pasar por la glotis el chocolate de garrofa en la posguerra.

            Pedro ha superado a Franco. Ha recuperado Gibraltar sin pegar un tiro. Solo con un flato. Lo que pasa es que huele que apesta.

El próx. Viernes, 30/11, a las 10,30 h., en radio T.Pacheco, FM 87.7: 7, BIENVENIDO, MR. FASCIO que es como otro engañoso Mr. Marshall


Lo he leído en el periódico: resulta que en Murcia (capital), San Javier y Torre-Pacheco, es donde están las viviendas más caras de toda la región, y aclara que el valor medio de esas viviendas en esos lugares sobrepasan los 135.000 euros…

Yo no lo comprendo. En los dos primeros lugares, la verdad, no lo sé. Pero en el tercero, se me hace muy difícil entenderlo. Aquí se nota el deterioro de la crisis más que en muchos. Hay pisos y locales vacíos a mogollón, y cerrados, y el esplendor de ayer, hoy es pura decadencia…

Aquí, la llamada Ley de Mercado, lo de la oferta y la demanda, falla más que una escopeta de feria…


Está claro. La Iglesia española, a diferencia  de la francesa, la irlandesa, la alemana, o que otras de otros continentes, se resiste a revisar los casos de abusos a menores, que su clero ha cometido durante décadas, no digamos en el nacionalcatolicismo… Ni la Conferencia Episcopal Española, ese atajo de obispos dispuestos a cerrar filas y protegerse unos a otros en sus desmanes, ni las Diócesis de ningún sitio, ni ninguna Congregación religiosa consultadas por los medios de comunicación, tienen previsto recabar información sobre casos dados de pederastia. Al contrario, más bien quieren enterrarla…

            Solo el periódico El País, en una labor de investigación, ha desenterrado más de 200 casos sangrantes. Denuncias de víctimas que delatan, no solo los abusos sufridos, si no las trampas, amenazas y chantajes que la jerarquía utilizaba contra ellos cuando iban a denunciarlos. Como aquel prelado que ofreció una compensación económica a la víctima (todo con nombres y apellidos), y, cuando ésta la aceptó, el obispo la acusó inmediatamente de haber sometido a la Iglesia a chantaje. Hay que ser retorcidos y tener mala baba. Así que el Secretario General de la Conferencia Episcopal salga diciendo que los casos de pederastia son de un porcentaje ínfimo. Hay que tener cinismo. Entre lo que se esconde, se ocultan las pruebas, se justifican a los abusadores difamando a las víctimas, y se tapa sin el menor escrúpulo, solo la punta del iceberg asoma. Ellos, en su prepotencia, lo califican de fruslería. Pero eso que se lo expliquen a las miles de víctimas que hay en este país…

            Lo cierto y verdad es que la Transparencia contra la Pederastia, que el Papa Francisco ha recomendado y ordenado a todos sus epíscopos, aquí, en España, se la están pasando por la abertura de la sotana. Y la están obstaculizando y entorpeciendo con todas las fuerzas de sus influencias e intereses, que en todos nuestros gobiernos patrios es mucha y muy potente y patente. Los obispos de este país influyen en sus Estados a través de un Concordato de la edad media que, inexplicablemente, condiciona la autoridad civil en su absurda vigencia.

            Por eso mismo que la nula gestión de la Iglesia española al respecto (salvo medidos y falsos gestos) preocupa al Vaticano. La Santa Sede mira de reojo hacia España, y envía veladas críticas por la pasividad pastoral ante las denuncias de las víctimas. Esto no lo digo yo. Lo dice un Francisco que se contenta con hacer cumplir – y así lo ha manifestado – la Guía para la Prevención, Tratamiento y Actuación ante los abusos sexuales del Clero, que promulgó su antecesor Benedicto XVI, hace nada menos que ocho años, y que aún está por estrenar, dicho sea de paso.

            Así que desde la Confederación Española de Religiosos, Confer, se confiese que “no han trasladado a las órdenes y congregaciones ninguna directriz o consigna para realizar las investigaciones que se demandan”. E incluso no tienen empacho en añadir que “si alguna lo está haciendo por su cuenta, es porque ven que algo tienen que hacer, y que no hay más remedio…”. Otros, desoyendo flagrantemente la Normativa, tampoco se avergüenzan en afirmar que “no vamos a hacer ningún estudio o investigación de lo que no tenemos constancia” (¿?). Hay que tener desfachatez y mala voluntad… (E.P./11-11).

            Pero la realidad del caso es que ni aún “por obligado cumplimiento” se puede hacer lo que no se quiere hacer. Baste decir que como Presidente de la Comisión han puesto a un obispo encubridor, y formando parte de los Juzgados Diocesanos a curas acusados de pederastia, e incluso reincidentes. Por eso, el razonamiento interno de la curia (como siempre) es tan atinado como falaz: poniendo a los zorros a cuidar de las gallinas no habrá gallinas de las que cuidar, ya que no quedarán de las que se puedan quejar. No nos van a tocar los huevos desde el gallinero, avemariapurísima…

            Sin embargo, los abusados están perdiendo el miedo a las amenazas, las culpabilidades y los chantajes de los abusadores. Y están hablando alto, claro y fuerte cada día más víctimas de los hechos y de los silencios impuestos. Y están señalando a los verdugos, cuya estrategia última es, malditos sean, hacerse pasar por víctimas. Y son muchos, muchísimos, demasiados, los niños y niñas de los que los autorepresentantes de Dios en la tierra, ¡ja!.. abusaron sistemáticamente durante siglos de preeminencia. Ya es hora que sus adoradores y justificadores, sus amenjesús, abran los ojos de una puñetera vez por todas a la realidad… ¿Quiénes se tienen que arrojar al mar con una piedra al cuello?, ¿los escandalizadores de esos pequeños que ya denunciaba Jesucristo en su Evangelio?.. ¿O va a ser al propio Evangelio lo que los culpables y sus cómplices susurrantes arrojen al mar…?

El próx. Viernes, 30/11, a las 10,30 h., en radio T.Pacheco, FM 87.7: 7, BIENVENIDO, MR. FASCIO que es como otro engañoso Mr. Marshall


Según la Red Europea de la Lucha contra la Pobreza, medio millón de murcianos de todos los sectores de la población se encuentran en riesgo de exclusión, y cien mil personas viven, malviven, con menos de 355 euros al mes…

Por buena lógica, cualquier gobernante y/o alto político que cobre su buena nómina y caliente privilegios, debería avergonzarse, sacar menos buche del que saca normalmente, y procurar pasar con la mayor discreción y desapercibimiento…

Y el resto de la ciudadanía, deberíamos aplaudir menos, lamer menos culos, y dar menos vivas a quienes no merecen mas que el rechazo y la reconvención del personal.


De verdad… Yo no sé si esto es cuestión de la tendencia universal a la entropía, o es cosa de la obsolescencia programada, y entonces es que estamos llegando al límite de la caducidad, de la calidad, de nuestros personajes, instituciones y políticos, o es un signo de decadencia social, porque nuestra civilización, como todas las anteriores, está dando las boqueadas, o qué leches está pasando, pero la mediocridad e indignidad imperante en los que nos representan y deberían dar ejemplo, ya resulta acojonante… salvo que nuestra propia nulidad nos impida ver lo que es tan obvio, claro.

                La imagen dada en la Cámara de los Diputados por parte de los representantes parlamentarios catalanes (nazi-onanistas), es deplorable. El insulto, la descalificación, la estúpida gestualidad, la provocación de la que se hace norma de comportamiento, no solo los retrata a ellos, gente ineducada y sin principios, basura generadora de basura, pura gentuza, sino que también pone en tela de juicio la debilidad y absurda condescendencia de una Cámara institucional con humanoides de este jaez. No es respetable una institución que no se hace respetar, y no es digno de respeto lo que no se respeta a sí mismo.

                El espectáculo que los obispos españoles están ofreciendo con respecto a la pederastia de su clero, es sencillamente vergonzoso y denigrante. Muestran la desfachatez hasta el punto de poner al frente de la comisión de investigación a un prelado encubridor, sino que también forman parte de los tribunales diocesanos destinados a juzgar estos comportamientos a los propios curas pedófilos. Un párroco, por ejemplo, condenado por abusos en Ciudad Rodrigo en 1.998, y que ellos mismos trasladaron a otro pueblo, tras un año de ocultación, hoy aparece como miembro de la Vicaría Judicial de la Diócesis. No solo es una burla cruel hacia las víctimas, una provocación asquerosa a sus propias creencias, y un insulto a los presuntos creyentes, sino que también es un reto a todos los que aún creen en lo que ellos les predican…

                A la indignidad de unos partidos políticos que luchan entre sí con denuedo, o se compinchan, indistintamente, para socavar la independencia de la cúpula judicial, sin ningún pudor ni disimulo, el juez propuesto Marchena ha contrapuesto una imagen de dignidad. Rehusar a su nombramiento tras conocerse el cochino contenido en los whatshaps del senador Cosido, sucio compadreo donde alardeaba de lo que debería sentir auténtico asco. Y encima, su jefe de filas del PP, Casado, justificando su estercolero…

                O el propio Presidente del Gobierno, Sánchez, de un ejecutivo socialista para mayor incongruencia, que en su viaje a Cuba renuncia a entrevistarse con opositores represaliados por el regimen castrista, “por respeto” (según sus propias palabras) a su gobierno. Un gobierno que, sin embargo y por el contrario, no respeta los derechos humanos. Pues tampoco es respetable quien respeta al que no respeta. Bien sea por intereses bastardos, o bien sea por cobardía…

                Personajes mediocres todos, sin la mínima calidad, casi que obscenos en sus comportamientos contradictorios, en sus obtusos brindis al sol, en sus inmensas falsedades y falseamientos. Vulgaridad pura y dura. Minusvalía política y social. Manifiesta incapacidad moral… Y, sin embargo, los elegimos con nuestros votos, o si no los elegimos, como la extraña y bastarda Iglesia, dejamos que nos represente y sean nuestros guías espirituales…

                Yo me rebelo a eso. No quiero ser representado por semejantes falsarios incapaces. No me siento representado por tamaños fariseos, por mucho que ellos se arroguen tal derecho. Me avergüenzo profundamente de ellos, y de mí mismo en la parte que puedo ser responsable de su intolerable comportamiento. Lo siento mucho, pero es lo que siento, y así mismo lo digo…

Si nos envía su petición a admin@escriburgo.com le suscribiremos gratuitamente a las MIGAS diarias de Miguel Galindo

El próx. Viernes, 30/11, a las 10,30 h., en radio T.Pacheco, FM 87.7: 7, BIENVENIDO, MR. FASCIO que es como otro engañoso Mr. Marshall

El truco de los ayuntamientos con los Ibis ha sido burdo: orimero te sube un 25% y luego te bajan un 5%, y así justifican su buenismo. En Torres de Cotillas se quejan los ciudadanos que les han puesto Ibi hasta a los gallineros…

En otro tiempo se les hubiera cortado (no los) si no el suministro de huevos a los ediles responsables. Esos no comen tortilla ni en Navidad. O se les hace pagar el precio de los mismos como merecen…

Pero hoy los pueden comprar hast en los chinos. Así que es mejor hervírselos en las urnas y servírnorlos duros. Hasta que aprendan a no abusar.


Leyendo el periódico, los ojos se me van a un titular de alguien que intenta poner al Real Murcia como un valor eterno que no hay que dejar morir, ante las dificultades que está sufriendo por la disputa de su posesión entre varios grupos de intereses (razonablemente, y por pura lógica, debería ser al contrario, o sea, cuánto más pujen por él, menos penalidades económicas y de subsistencia, pero no es así). Enfín, como canto lírico, no está mal, pero afirmar que “dejarlo morir no es una opción ante algo que es eterno”, me parece, como poco, - si no otra cosa más cursi - una flagrante contradicción, pues si es eterno no puede morir… Y entronizar como valor eterno a un equipo de fútbol, la verdad, me parece un poco frívolo, pues ni siquiera los que visten sus colores por una nada despreciable paga cada fin de semana lo sienten así, ya que sus querencias están donde esté el mejor postor… Pero, enfín, si eso son los valores eternos…

            Es que lo de la eternidad me ha hecho tilín, porque vivimos en un mundo entrópico, donde nada, nada, nada… es eterno. El que un C.F. llegue a centenario no es garantía de eternidad, si no de durabilidad. La ley de la creación entrópica es terriblemente simple: todo lo que tiene un principio, tiene un final. Absolutamente todo, y aquí no se salvan ni cosas muchísimo más importantes que el Real Murcia. Porque esto vá desde la vida de una mosca a la de las propias civilizaciones, filosofías, creencias o cualquier creación humana o divina, tarde horas o milenios, es igual… vivimos una realidad entrópica, y punto.

            Hablando precisamente de cosas importantes, no de un club de fútbol por renombrado y famoso que éste sea, que se basa en mover ingentes cantidades de dinero alrededor de tótems mediáticos, alimentados y mantenidos por principios tribales, si no que hablando del testamento científico de un genio como fue Stephen Hawkings (ya cuento con que muchos de los que se conocen hasta el último de los muevepelotas famosos no sabrá quién es) pero es el mayor físico que haya producido la raza humana, en su última obra, editada tras su desaparición, habla precisamente de eso mismo… de que incluso el mundo que conocemos hoy, el propio universo, tendrá su final. El descubridos de su principio – el Bing Bang – nos dice, simple yllanamente, que si tuvo uno, también tendrá su término.

            ¡Pero, hombre..!, se me exclamará. Entonces la ley de la física sobre lo de que la energía no tiene ni principio ni final, si no que tan solo se transforma, ¿ánde queda la entropia esa, macho, acho…?. Pues precisamente en eso, en lo de que se transforma. La energía se hace materia para luego volver a descomponerse en energía pura con que crear nuevas formas de materia, etc. Es la materia y la forma lo que tiene su principio y su fin. La propia palabra “transformación” lo está proclamando: trascender la forma, pasar (trans) de una forma a otra, mediante la muerte de unas y nacimiento de otras… o mejor dicho, en otras, puesto que la energía es la misma. Esto es: la entropía.

            Fíjense dónde leches nos ha llevado la tonta intrascendencia de un comentario fútil y exagerado en las páginas de un periódico. Esa idiota pretensión de hacer eterno lo que es un claro signo de involución. Ese afán de conferir eternidad a un fenómeno socio-tribal como es el fútbol. Hemos viajado de un pensamiento intrascendente a uno trascendente en cuestión de minutos. El principio entrópico de ello es el mismo: todo pasará.

            Llevamos con nosotros el gérmen de la autodestrucción unido al de la autotransformación. Lo uno es externo, lo otro interno. Pero a eso mismo se le llama evolución. Depende de si caminamos hacia algo mejor o nos quedamos en lo peor. Depende de que soltemos lastre para poder adelantar y no atrasar, para avanzar y no anclarnos. Nuestra energía transformadora es el conocimiento. Si nuestra prioridad, nuestro anhelo, nuestra visión futura, es nuestro equipo de fútbol de toa la via, o es otra cosa.. Pero si nuestro tótum es el tótem, y el fútbol es un tótem, con sus mafiosos paniaguados medrando de nosotros, sus pulgones fieles y seguidores a su sacrificio de misa semanal, sus confesarios, quedémonos en el ejemplo con que arranca este artículo. Quieto parao. Y si no es así, abandonémoslo y sigamos avanzando en el mensaje que encierra su lectura.

Si nos envía su petición a admin@escriburgo.com le suscribiremos gratuitamente a las MIGAS diarias de Miguel Galindo

El próx. Viernes, 30/11, a las 10,30 h., en radio T.Pacheco, FM 87.7: 7, BIENVENIDO, MR. FASCIO que es como otro engañoso Mr. Marshall


Ha aumentado un 30% la brutalidad de los desahucios. Ancianos, niños pequeños, enfermos… les dá igual. Y no es tanto el motivo de no pagar la hipoteca, como por dejar de pagar el alquiler. De hecho lo primero va a menos, y lo segundo va a más…

Lo que ha pasado es que los bancos están vendiendo sus activos con los inquilinos dentro a “fondos buitre”, y éstos se portan como lo que son, como su nombre indica:  buitres…

Los ladrones ceden casas y compromisos adquiridos a los inhumanos fondos de inversión para que éstos no los respeten y se los pasen por los forros. Y nuestros gobiernos, amigos de insolidarios y canallas, pasivos ante sus desmanes.