Saltar al contenido


Cada vez me siento más reprimido – y deprimido – para opinar en este país. Somos expertos en crear sistemas de opinión prefabricados, mediáticos y mediatizados, muchas veces dIrigidos y teledirigidos hacia determinados fines, incluso también para tapar otras cosas que no se quiere que se vean, tejiendo espesas y cansinas cortinas de repetitivas secuencias y consecuencias que se retroalimentan a sí mismas, hasta opacar el panorama completo, reduciéndolo a un esquema de foto-fija, dos o tres elementos que no dejen ver el resto.

            “Tres, eran tres, las hijas de Elena, y ninguna era buena…”. Así empezaba un viejo dicho, o cuento, del que ya no recuerdo más que el enunciado del principio… Y tres, eran tres, los anzuelos en la potera, que han tirado de la atención ciudadana reciente. Se ceban bien cebados los anzuelos, y se lanzan al estanque a ver si captan el máximo (o el total) de atención de los peces. Cuantos más piquen, mejor para el entretenimiento de la preocupación social, que, mientras tanto, se olviden de otros casos… Ya saben, si se enfoca la atención en unos algos, se desenfoca de otros algos…

            Uno ha sido el triste drama del niño Julen. Se ha configurado una desgracia mediática tan gigantesca e intensa como con aquel otro niño del “pescaíto”, ¿se acuerdan?.. Toda España enganchada de una tragedia donde, en ésta además, los culpables somos todos, por la desidia en que se tienen y mantienen todos los pozos de este país – más de 100.000 se calculan – y ninguno denunciado por parte de nadie, pero de lo que también se ha montado un bien surtido escaparate donde exhibir medios, héroes prefabricados, experiencias de todo quisque en la materia, la restregada por las narices hasta la náusea, entrega y sacrificio, el sentimiento sacado a fórceps, y hasta las televisivas lágrimas de cocodrilo de los pescadores a río revuelto…

            Otra de las hijas de Elena ha sido el Guaidó que le ha salido en el culo a Maduro, y su enfrentamiento dialéctico, como siempre la mar de divertido, con el presidente español de turno, en esta ocasión con el socialista de izquierdas – disculpen la obvia matización, pero sé lo que me digo – Pedro Sánchez. Aún no han desaparecido los días en que todos los telediarios traigan la última parida. Bien de Perisancho, que le “exige” elecciones (¿acaso puede exigirlas, o es un brindis al sol?), bien de la oposición que “exige” a éste que “exija” al otro su dimisión – pá mearse y no echar gota – bien a nuestros palmeros nacionales del propio Maduro, a la izquierda de la izquierda del Psoe, que se comportan como la extrema derecha… En fin, un auténtico espectáculo para echar carnaza a los peces…

            Aunque para espectáculo espectacular, y especular, (de especulación) el de la tercera hija de Elena: lo de los Taxis. Un colectivo hiperprotegido que no admite la competencia, ni la libertad de mercado, ni el derecho a elegir del cliente, ni los de la ciudadanía, ni siquiera respetan la norma de convivencia con este colectivo que pactaron en su momento con la administración, y que empiezan, de los peores y más violentos modos coactivos, a rasgarse las vestiduras como víctimas, cuando son una auténtica clase corporativa que no quiere perder sus privilegios, y que incluso agreden a los ciudadanos que se atreven a no darles la razón. Y todo, mientras el Gobierno central disimula y le echa el muerto a los regionales, en un alarde de auténtica irresponsabilidad. Una clamorosa “boutade” que a los delegados del gobierno de esas comunidades les está estallando en las narices…

            Pero mientras beben, y beben, los peces en el río, y vuelven a beber, mediatizando sentimientos, chinchando al inmaduro de Maduro para que suelte sus gilipolleces, y alimentando un conflicto sin asumir las responsabilidades de Estado, el Gran Circo se cierra y se encierra en tres pistas giratorias que se repiten (algunas siguen repitiéndose) hasta la saciedad de la sociedad. Mientras, otras cosas están pasando que no se están pensando. Ni pesando ni sopesando. Como, por ejemplo y entre otras, los acuerdos subterráneos con los separatistas para el apuntalamiento de los actuales gobierno y govern. Pero, claro, si no se ven, es que no existen…

El próx. Viernes, 01/02, a las 10,30 h., en radio T.Pacheco, FM 87.7: 7, DEL AMOR Y LA AMISTAD.- Interesante


Cada vez que en esta región llueven sus veinte litros, que tampoco es demasiado, todos los medios difunden las oportunas inundaciones aquí y allí, y las acostumbradas “estoesunavergüenza” de los indignados ciudadanos afectados. Y así lo mismo, una y otra vez…

Pero nadie se pregunta nunca el porqué el agua siempre corre por allí, ni el por qué se ha construído ahí, ni el cómo se ha construído, ni si ese es el paso natural del agua a ver por qué no se ha protegido la zona, ni…

Y así siempre. Invariablemente igual. Un año tras otro repitiendo lo mismo. Tal que una secuencia en un bucle del tiempo. El Día de la Marmota mismamente.


El otro día se exhibió en los medios regionales (repetido al día siguiente, y al otro… por la telecommunity), lo que ya va siendo desgraciadamente natural. Aquí al lado, frente a su instituto, dos zagales habían quedado – otra forma de “quedada” – para darse las del pulpo, llaves de artes marciales y hostias como puñales. De todo. A su alrededor, una jauría de descerebrados exaltados por la violencia, jaleándolos, animándolos a matarse, riéndose como becerros, y refocilándose ante tamaña bajeza humana. Uno de ellos, grababa el vomitivo espectáculo para subirlo a las redes y seguir gozando ruinmente compartiéndolo…

            Naturalmente, enseguida la dirección del centro docente aledaño, al que se ve que pertenecían aquellos mamelucos, se apresuró a soltar la ya típica y tópica declaración de que “es un hecho puntual y aislado”, etc., etc… a fin de quitarle importancia al hecho y responsabilidad propia ya de paso. Vale. De acuerdo pues. Pero el problema, que no queremos ver ni reconocer, más bien ocultar, es que ya van siendo muchos “hechos puntuales y aislados” en muchos lugares y en muchas ocasiones. Ya no vale lo de que son hechos puntuales porque ya no son hechos aislados tampoco, si no repetitivos y recurrentes en una espiral en alza. Ya no sirve ese modelo de balones-fuera. No, ya no.

            La realidad es que estamos, formando o deformando, no sé, a generaciones enteras desprovistas de los más elementales valores. Que nuestros hijos, o nietos, carezcan del más mínimo sentido de ética, de moral, de pudor, o de lo que usted quiera, a la hora de formar parte de estos pseudo-linchamientos, se revuelquen en la violencia, y encima la graben y difundan, es para ir preocupándose, vamos, creo yo…

            Claro, aquí siempre salta la misma cuestión de siempre: ¿debe educar la familia?, ¿deben educar los educadores, que para eso se llaman así?... ¿en quiénes recae la responsabilidad de educar, dado que la sociedad ya no educa?... A mí me parece que esa dejación es de todos, y además se retroalimenta a sí misma. Los educadores (¿?) se quejan, y con razón, que se les ha restado autoridad en las aulas, e incluso son agredidos por los propios padres de sus alumnos, cuando no por sus propios alumnos… Los padres aducen que ellos los mandan a la escuela para ser educados, y que su trabajo justifica el deber del maestro en ese tema, eludiendo su propia responsabilidad en ello…

            …Pero el caso es que, si ya los padres abdican de esa su responsabilidad, porque además ya no han sido educados ellos, no van a educar a sus hijos. Nadie puede transmitir lo que no tiene. Pero tampoco quieren ceder autoridad al profesor para que los meta en cintura. En algún punto de la cadena se hicieron pésimamente mal las cosas, y, a estas alturas, nadie quiere reconocerlo. Y ya tenemos generaciones enteras que participan de esa rueda.

            El resultado es, entre otros igual de lamentables, el ejemplo (mal ejemplo) con que se abre este artículo de hoy. Nuestros jóvenes carecen de sentido ético – ya no hablo de moral – y de ciertos básicos principios. Y, lo que es peor, viene heredado de su familia más próxima, avalado por gobiernos incapaces de legislar en esta materia, y permitido por profesionales ya acomodados a esta situación, timoratos y acobardados, por los motivos expuestos.

            Todos sabemos que la culpa es de todos, pero nadie tiene el valor de reconocer la suya. Entonces, nos quejamos y disimulamos a la vez, en un ejercicio de absoluta hipocresía. Y le echamos la culpa al de al lado, o a que “así son las cosas”, sin querer ver que las cosas son así, porque las hemos hecho así entre todos nosotros… Además de cínicos, nos hacemos los tontos.

           

El próx. Viernes, 01/02, a las 10,30 h., en radio T.Pacheco, FM 87.7: 7, DEL AMOR Y LA AMISTAD.- Interesante


Alguien me dijo que si me había dado cuenta que toda mi vida la he dedicado a desarrollar labores de mediación: que si un montón de años en Cáritas, un montonazo de Juez de Paz, otra montonera mediando en Coec, otras tantas Ong´s en las aparezco de fundador, y ahora voy y me meto en una cruzada para dar a conocer a los Mediadores profesionales…

Debe ser, digo yo, que, como me nacieron en el mismo mes y año en que la Onu reconoció y proclamó a la Mediación como parte de la Justicia en el mundo, y me predestinó eso, y no el horóscopo…

Lo que no voy a decirles es la fecha. Eso, averígüenlo ustedes.


La estupidez no suele tener límites. Y es que los límites aparecen en lo razonable, pero no en lo irracional. Y cuando existe el oscurantismo meapilórum, la cosa no tiene mucho arreglo. Lo que asusta, es que eso aparezca con la fuerza de lo arcaico en pleno siglo XXI. Empápense, por ejemplo, lo ocurrido en nuestro suelo patrio en la más plena actualidad:

            Segovia guarda una leyenda medieval. Y es que su famoso Acueducto no fue construido por los romanos, si no por los demonios. O mejor, por un solo. Por el más famoso de la literatura: Mefistófeles, aquel que compró el alma a Fausto. Precioso. Pues resulta que aquí, en España, fue engañado por una hermosa joven (no podía ser de otra manera), una bella sevillana residente en tierra castellana, que le hizo levantar el acueducto en una sola noche.

            Bueno… pues basado en esta preciosa leyenda local, a un artista igual de local, J. Antonio Aballa Mardones, se le ocurrió moldear una escultura del conocido diablo en una figura clásica a imitación de las de la época, pero con una originalidad moderna impostada: Mefistófeles lleva un móvil en su mano derecha, y se está haciendo, sonriente, un selfie. La idea era dotar a la ciudad de un atractivo más, ligado a su historia y su cultura, para el millón de turistas que Segovia recibe cada año… Seguro que a millones de selfistas les encantaría hacerse uno a la vez y con el demonio de la tradición segoviana ligado a su milenario acueducto… y junto al signo de los tiempos actuales, que es el detalle del móvil.

            Pero hete aquí que tal iniciativa la ha liado parda, tanto, que ha sido paralizada por un juez. Quejas de grupos vecinales (¿?), organizaciones católicas, movidas, sin ningún lugar a dudas, por los reaccionarios de siempre… Hasta dos pías ciudadanas segovianas han fundado sendas asociaciones, la de San Frutos y la de San Miguel (ya saben que mi patronímico está asociado al alanceamiento del demonio al más puro estilo del toro de la Vega), con el único fin de intentar evitar erigir la escultura en una de las ojivas del acueducto, tal y como estaba previsto.

            Las razones ensalzadas en santo pendón son las ya triste y vergonzosamente conocidas como “ofensas contra los creyentes” – suena a sagrado yihad – y que, sic textual, “resulta ofensivo para los católicos, porque supone una exaltación del mal”.. ¡ nada menos ¡.. ¿Cuál es la enfermiza idea del mal que tiene esta gente?.. ¿lo de los abusos de los niños por parte de curia y clero?, no, ¿lo de los robos cometidos con las inmatriculaciones?, tampoco, ¿quizá lo de los bancos ambrosianos y cía. lavando dinero de la mafia?, ni hablar… No, se fijan en la figura de un orondo diablo, con cara de Buda además y ya de paso… son tan ignorantes e incultos que olvidan que el arte sagrado que adorna sus más bellas catedrales góticas está cuajado de gárgolas y representaciones talladas del diablo, y de humanas aberraciones, por cierto.

            En Change.org llevan recogidas más de 5.000 firmas en esta santa cruzada, y subiendo… Desde luego, los inquisidores siguen enquistados en este siempre atrasado país. Lo mejor de ellos es que ya no se esconden. Con la subida de sus partidos ultras están sacando músculo. Estuvieron solapados y disimulantes, pero ya no es necesario confesarse “demócrata de toda la vida”, que era el velo bajo el que se ocultaban.- Ahora nos enseñan cual es “su” democracia… ¡¡Cuidado, que vuelven los puritanos ¡!.

           

El próx. Viernes, 01/02, a las 10,30 h., en radio T.Pacheco, FM 87.7: 7, DEL AMOR Y LA AMISTAD.- Interesante


En 1.981, cuando el desaparecido Stephen Hawkings visitó el Vaticano para dar unas conferencias, invitado con el fin de intentar lavar la imagen de la Iglesia por su histórica metedura de tiara con respecto a Galileo, el Papa le hizo una amable advertencia…:

“Está bien que estudie el Bing-Bang en su evolución posterior, pero no debe hacerlo en su momento, ni antes, porque eso es obra de Dios”. Le faltó añadir: y solo poseemos la potestad de explicarlos nosotros solos…

El oscurantismo como poder de dominio sigue estando presente, y siguen reservándoselo para ellos en nombre de Dios. Como siempre, el Dogma contra la Ciencia.


Lo comenta Julián Marías en uno de sus enjundiosos artículos. Y es que el movimiento feminista Metoo, está teniendo un efecto boomerang negativo para sus tesis. Ya saben ustedes aquel principio de la física, “a todo movimiento en un sentido, corresponde una resistencia igual en sentido contrario”, y, cuando algo se hace desmedidamente, las consecuencias suelen ser igual de desmedidas. No es ya que las propias impulsoras hayan sido condenadas por abusos contra el sexo contrario, de lo mismo que ellas acusaban, sino que también de comprar voluntades y silencios. Y también que, en Norteamérica, lugar donde nació el movimiento, ya está desarrollándose una estrategia proteccionista por parte del sexo opuesto, que no contrario. Véanlo:

            Según los conocidos Informes Bloomberg, de la Fawcett Society, en Wall Street se ha establecido un Código de Conducta Preventiva, que se basa en evitar en lo posible la relación con mujeres. Ejemplos prácticos: no ir a cenar con compañeras de trabajo ni subalternas, tajantemente, y a comer, con ciertas prevenciones; no sentarse junto a ellas en viajes de trabajo o desplazamientos; si hubiera pernoctación, hacerla en hoteles distintos; evitar reuniones a solas; no contratar, si no fuera estrictamente necesario, secretarias, asistentas o asesoras personales; evaluar en cada caso los posibles riesgos implícitos en decisiones compartidas con  mujeres, etc…

            La disparatada idea a la que se ha dado suelta, de que “las mujeres no mienten” (las mujeres mienten igual y en la misma medida que el hombre) ha seguido unas no menos disparatadas actitudes como las que ya se están dando, esto es, no convertirse en mentores de ninguna mujer. O en las universidades americanas, que ya hay profesores que no reciben visitas de alumnas para consultas en sus despachos, lo hacen a campus abierto… Los hay quienes, por si las moscas, ya no dirigen las tésis de sus alumnas, ni las asesoran en privado. Y en algunos Colleges se están planteando la separación de clases por sexo.

            La psicosis, alimentada por el más fanático y fundamentalista feminismo, se ha extendido lo suficiente como para que muchos hombres hayan decidido no correr el mínimo riesgo. Por si acaso. Puede ser una reacción exagerada, sí, pero comprensible cuando hasta se está denunciando acoso – supuesto acoso – por el simple hecho de pedirle el número de móvil si se conoce superficialmente (o ella así lo estima) a una mujer. Otro tipo de acoso es nada más sentarse lo que se considera demasiado cerca de una mujer, ¿quién lo considera?.. El solo hecho de rozarle una mano, o alguna parte del cuerpo, aun accidentalmente, han dado pie a ser acusados de “conducta impropia” , o también de “hostigamiento sexual”. Son casos documentados que se están dando.

            La popular columnista americana Roiphe considera que todas estas actitudes están conduciendo a una situación absolutamente contraria a la que se buscaba, y que la culpa es de un extremismo feminista que está dándole la razón a otro extremismo, el islamista, donde se prohíbe absolutamente todo contacto entre hombre y mujer. Los primeros, por precaución defensiva, y los segundos por impureza. Distintos motivos, pero soluciones comunes. Una barbaridad que el absurdo actual convierte en realidad.

            Y lo peor de todo, es que estos extremos crean nuevas formas (peores formas) de discriminación sexual. El no contratar, asesorar, educar, tratar o trabajar, con mujeres, ya no sería por creerlas inferiores, si no por miedo a las consecuencias, por el temor al riesgo que se corre de ser denunciados por cualquier nimio desliz en la conducta del varón… El simple hecho de calibrar mal la confianza, y/o poner una mano en el hombro, como se le pone a un amigo, puede conducirte a ser reo de delito. Y en esto, ese mismo feminismo está logrando que no exista, ni pueda existir, la tan cacareada igualdad… A no ser que lo que se busque es un nuevo feminismo machista. Que esa es otra, claro…

El próx. Viernes, 01/02, a las 10,30 h., en radio T.Pacheco, FM 87.7: 7, DEL AMOR Y LA AMISTAD.- Interesante


Me gustaría que me lo explicasen. Hace unas fechas, salió en portada de prensa que más de 600 médicos han tenido que emigrar a Inglaterra y Francia, preferentemente, al no encontrar trabajo en esta región…

Días después, también en portada de prensa, se destaca que la Consejería de Salud amplía la edad de jubilación de los médicos a los setenta, para no tener que vacíar las consultas, ni mermar la plantilla en la región…

Yo no lo entiendo, y dudo que alguien comprenda este contrasentido. Por un lado no hay médicos para cubrir plazas por jubilación, pero tienen que marcharse a cientos por falta de oportunidades. De locos.


Me pasé toda la noche con tres palabras martilleando en mi cabeza. No sabes de dónde puñeta vienen, ni por qué esos tole-toles fijos y cansinos. Pero ahí están. Imagino que eso le sucederá a todo el mundo. Lo de que, sin comerlo ni beberlo, se te instale en el coco un nombre, una frase, un tono, una musiquilla olvidada, un sonsonete, un dalequetepego, y se pasa un tiempo más o menos largo acompañándote en tus quehaceres y rutinas cotidianas, hasta que parece agotarse por sí solo… Pienso que es algo común en las personas, aunque ignoramos los motivos y la mecánica que desencadena el asunto.

                Pero decía que eso, que se me quedaron colgando de las telarañas oníricas tres palabras: “Queda poco tiempo”… Parece una película de Hickoks mismamente, ¿verdad?. Pero es que fue ese, y no otro, el mensaje. A lo largo de la primera parte de la mañana, me iba preguntando invariablemente: ¿a quién le queda poco tiempo?, ¿a algunos?, ¿a todo el mundo en general?, ¿a mí solo?.. sin poder obtener respuesta, y seguida de otra no menos follonera e inquisidora: ¿poco tiempo para qué?.. Así, hasta que el molesto repiqueteo se fue evaporando con el primer sol del día, hasta disminuirse en la nada del olvido. Pero el olvido no es la nada, sino solo una tenue niebla que cubre las cosas. Por eso, cuando recibí un whastshaps de alguien que me recordaba algo empezando por un “no hay tiempo para…”, me retomó la plomiza manía con nuevos bríos, y ya molesta pesadumbre. La pedrada fue cuando, en mi diario ejercicio andariego de media mañana, a la altura de una antigua ermita, llenando las damajuanas en una fuente, un viejo le gritaba a una joven un “que no queda tiempo”. O eso fue lo único que conservé, claro y nítido, del aviso, o lo que fuera.

                Si esto quiere decir algo, o no quiere decir nada, yo no lo sé, ni tampoco me preocupa mucho si es un aviso de alguna dimensión perdida que tenga algún parentesco conmigo. Si así fuera, ya volverá a llamar, si es que es algo importante… pero sí que se me quedaron de rondón un par de preguntas:  ¿para qué leches no queda tiempo?, y ¿a quién o a quiénes no les queda ese dichoso tiempo?.. Son tres palabras que llegan sin folleto de instrucciones de uso, por lo que no puedo saber para qué son ni para quién son, aunque yo sea el aparente receptor… Sin embargo, lo que sí se me desliza en mi red neuronal, agazapándose en su circuito, es la consecuencia, o posible consecuencia, de ese… digamos recordatorio (lo prefiero a la palabra advertencia). Y es esa pregunta dual que el ser humano lleva grabadas dentro desde que su presencia forma parte de este mundo: ¿por qué y para qué estamos aquí?..

                Pregunta de doble hélice que el hombre genérico (hombre y/o mujer) lleva haciéndose y dándole vueltas decenas de miles de años, sin obtener una respuesta precisa ni concreta, pero sí que cientos de teorías posibles y plausibles. En fin… Yo digo que cuando ocurre una cosa así es porque la humanidad aún no está madura para que tal respuesta le sea dada encontrarla. Porque esa es otra, no lo duden un solo momento, los humanos no inventamos absolutamente nada, tan solo lo descubrimos. Pero es que, además, encima, lo descubrimos porque nos lo tropezamos por el camino… es como si hubiese sido puesto allí para que nos lo encontremos. Si bien, cuando estamos capacitados para entenderlo, para comprenderlo… Por eso lo “vemos” y no pasamos de largo…

                Y es precisamente este detalle el que me lleva a creer, o a lo mejor no es lo que creo, si no lo que pienso – no es exactamente lo mismo -, que el qué, el por qué y el para qué, se contestan con, y residen en, una sola y única palabra: El Propósito… Y que el Propósito es el motivo original y fundamental de que estemos aquí, haciendo no sé qué puñetas que estamos haciendo, dentro de una extraña existencia que se nos ha dado vivir, en un jodido mundo que se nos ha puesto por montera, porque parece que no entendemos, o que él, el mundo, no nos entiende a nosotros. Aunque, nos jorobe o no, el mundo y nosotros seamos la misma cosa.

                Así que sí. Pienso que la humanidad toda tiene un Propósito Universal. Pero también, y esto es lo más importante, porque cada ser humano tiene un Propósito Personal que llevar a cabo en esta vida. Un objetivo, uno de los “Trabajos de Hércules”. Es que, si no, a ver qué sentido tiene nacer para morir. Ninguno. Tiene más sentido morir para nacer, piénsenlo… De ahí lo del Propósito. Porque sería absurdo que el propósito fuera la muerte. Lo lógico de un propósito es la vida. Por lo tanto, nacemos para morir, y morimos para vivir. Eso sí que tiene sentido, lo otro no lo tiene… Ahora bien (y esto es la pregunta del millón) ¿cuál es el propósito de cada cual?.. ¿Cuál es Mí propósito?.. Ni zorra idea, compadres… y si lo intuyo, me lo guardo, creo que sabrán comprenderme… La pista es que se trabaja para un objetivo común, pero con propósitos personales. Cada uno tendrá que encontrarlo por sí mismo y en sí mismo… y quizá para sí mismo también.

El próx. Viernes, 01/02, a las 10,30 h., en radio T.Pacheco, FM 87.7: 7, DEL AMOR Y LA AMISTAD.- Interesante