Saltar al contenido


Anteayer me llama un amigo… ¿Has visto el programa de Ana Rosa Quintana?.. La verdad es que, como los cigarrillos, no uso… no fumo de ese tabaco. Y me aclara el porqué de la cosa. Hablaba ella de una de sus mediocridades temáticas y mediáticas, sobre los disgustos, peleas, ensañamientos, estreñimientos y enfrentamientos entre dos famosuelos sevillanos, de los que medran estas figuras, y de los miles que hacen forraje apuntados a estos pesebres…

            Y resulta que, como todo lo que huele a esto, habían acabado, claro, naturalmente, por supuesto, cómo no… en los juzgados. Normal entre tales. El colmo de la inteligencia es cuando la famosa figura de la comunicación, dándoselas de experta, sugiere que eso deberían resolverlo por Mediación, dando a entender que para esas chorradas existe tal solución, y no ocupar más los juzgados… Uno de sus preclaros asiduos, avisados como ellos solos, quiso redondear a filtiré… ¿un Juez de Paz, no?.. A lo que la diva, presumiendo de saber lo que se decía, contestole que noles, que los Mediadores son (quiso dar a entender que una especie de subproducto judicial) y están para arreglar conflictillos de esos, pero que su laudo obtiene validez jurídica… O algo muy parecido a eso.

            Por supuesto que no me siento ofendido como mediador, por favor, no me malinterpreten, hasta ahí podíamos llegar... Un mediador tanto puede arreglar cosuchas que cosazas, de pequeña, mediana o gran importancia, pues lo relevante en la Mediación es la existencia del conflicto, no el tamaño del conflicto. Y en esto, como en otras cosas que dijo la señora, lo único que demuestra es su absoluta ignorancia al respecto, su supino desconocimiento de lo que hablaba dándoselas de experta en la materia. No sabe que en la Mediación no existe la decisión unilateral del laudo, ni cómo se llega a la Mediación, ni de qué forma y manera se procesa (desde luego, si algunos de sus noticiosos personajes de los que vive por esparcir sus desencuentros, se sometieran a la Mediación, la señora Quintana no se comía una rosca, profesionalmente hablando, claro, dado su estricto carácter confidencial), y es que, en definitiva, no tiene ni zorra idea de lo que es la Mediación.

            Pero eso sí, habla como si lo supiera, y con su incultura sobre el tema, le hace un tremendo daño al concepto de la Mediación, pues este tipo de dioses y diosas de la basura mediática tienen un modelo de audiencia, extensísima audiencia, que, cuanto sale de sus bocas, para ellos es palabra de dios – con minúscula – y lo único que reciben cuando sus ídolos e ídolas hablan de lo que no saben, es una deformante desinformación de lo que es la auténtica naturaleza de las cosas y de los casos.

            A estos personajes de alto plumero y ancho florero, se les debería exigir una cierta responsabilidad cuando traten ante su multitudinaria audiencia sobre temas de los que lo desconocen casi todo, y hablan con una ligereza trufada de ignorancia y absoluta falta de rigor. Naturalmente, lo admito, eso no es ningún delito, faltaría más… No es una profesora enseñando o malenseñando a sus alumnos. Ella trabaja para una empresa que fabrica una mercancía que una gran cantidad de clientes demandan y consumen, nada más. Y si los clientes consumen comida-basura, ni quieren rigurosidad, si no informalidad, pues nadie es culpable de nada. La ley de mercado, la de la oferta y la demanda.

            Lo sé, y lo reconozco. Pero alguien debería hacerle llegar a esta reina del cotillón, que vive tan ricamente de lo que hace y deshace ante los ojos de sus hipnóticos espectadores, que, aunque solo sea por un elemental principio de ética, por respeto, por ecuanimidad, no sé… antes de largar de lo que no sabe, debería informarse la buena mujer… A eso, creo que se le llama dignidad.

El próx. Viernes, 01/03, a las 10,30 h., en radio T.Pacheco, FM 87.7: 7, EL PROPÓSITO-2.- Esta segunda parte puede que sí sea buena…


Cuando lo de las elecciones andaluzas se me ocurrió escribir, aquí y en otros sitios, que era un error que Ciudadanos pactase con PP y Vox. Que, en realidad, deberían pactar los partidos constitucionalistas para aislar a los nacionalpopulistas, que son los peligrosos…

Pues, ¡coñe!, al tiempo después vino Manuel Valls, el ministro francoespañol recauchutado para la alcaldía de Barcelona, y dice exáctamente lo mismo que dije en su día. Y va, el tío, y dió un aviso de su alianza con Cs por ese mismo motivo…

Como la posibilidad de que monsieur Valls me lea es ciencia ficción, habrá de creer en la fenomenología paranormal. O en algo parecido.


Hay fotografías que las carga el diablo. Se hacen en un momento determinado de la historia y de los personajes que salen en ellas, y se quedan ahí, cargadas, con una o varias balas en su recamara, y luego, en el momento más inoportuno, se disparan – las disparan – y alguno, o algunos, de los que salen en la foto queda muerto, si no malherido, o marcado para siempre…

            Es lo que ocurrió en la ya tristemente famosa “foto de las Azores”, donde los tres superhéroes de cómics retratados en ella quedaron fijados e inmortalizados como falsarios y mentirosos hasta después de su muerte política. Un trío vergonzoso que se inventaron lo de las armas de destrucción masiva en Irak para invadir el país, regido por el tirano Hussein, sí, pero no por el motivo de librarlo del sátrapa, no, si no para apropiarse de su petróleo (un símil a lo de ahora con Venezuela). Y, aunque solo el pistolero americano se llevó el botín del banco, y el inglés salió medio remendado, al español no le tocaron ni las cáscaras de los cacahuetes que se comieron entre los otros dos. Así que el español, Aznar, además de falso y embustero, quedó como el tonto del terceto, el palanganero de las Azores, el tiralevitas de aquel Bush simio-antecesor de este Trump.

            Y es que, ya lo verán ustedes, es lo que va a ocurrir con otra tristemente y ya camino de ser famosa, foto de otro trío, más que de plenipotenciarios (que eso hubieran querido ellos) de prepotenciarios, que es otra cosa bien diferente. Me estoy refiriendo, ya lo habrán adivinado ustedes, a la ya conocida por “la foto de Colón”, o mejor “la foto de los de Colón”. Ha quedado cliseada también como “la foto de las tres derechas”. Abascal, Casado y Ribera, justos y juntos los tres.

            Y en ésta, al igual que como la de las Azores, hay uno que es el que más gana del trío calaveras, y otro que es el que más pierde de todos. Son fáciles de adivinar. Santiago Abascal gana de todas-todas. Es la fuerza emergente y cuasi rupturista que se beneficia descaradamente de la imagen de los otros que le hacen la clá, que aparecen como chupando rueda.  Casado, como el inglés de las Azores, está más asociado a los beneficios de Vox que a cualquier otro. Y el perdedor nato y neto es Ribera, que lo han pillado de tonto útil, y sale en una foto que lo señala y lo marca, y le pasará factura, no lo duden…

            La foto de los de las Azores es ya un clásico, como la de los de Colón pasará a serlo, eso es seguro. Pero esta segunda, antes de pasar al cajón de los recuerdos de Karina, va a ser usada, utilizada y reutilizada muchísimo contra Ciudadanos, que lo sepan… Incluso luego, cuando ya se convierta en un daguerrotipo, la resucitarán en cada ocasión que pueda ser útil a determinados intereses, para recordar con quiénes se codeaban cada cual y “entredellos”, que diría Cervantes. Aunque ya casi nadie se acuerde muy bien de cómo fue o lo que fue… pero siempre se cargará el arcabuz con la pólvora que convenga cargarlo.

            Esas son las consecuencias que tienen ciertas fotos. Y yo sé que será un hándicap para Ribera mientras se mantenga de líder de su formación política. Que se la van a sacar en cualquier momento, y se la van a poner delante de sus morrillos, en plan canalla y navajero, que así es como se  hace política en este país, donde los errores nunca mueren… Y yo sé, pues no es tan difícil de conjeturar, que ya se está arrepintiendo de su debilidad momentánea, que debería haber salido escopeteado de esa jodida foto. A ver, ¿qué puñetas hacías tú ahí, con Santiago Cierraspaña al lado?.. que, por cierto, es como ya se le va conociendo por las cañas y las breñas de nuestra patria una, grande y libre…

            …Y, hablando de patrias: Oigo patria tu aflicción / y escucho con gran desconcierto / las notas tocando a muerto / de la campana y el cañón.-

El próx. Viernes, 01/03, a las 10,30 h., en radio T.Pacheco, FM 87.7: 7, EL PROPÓSITO-2.- Esta segunda parte puede que sí sea buena…


Helvética, Futura, Garemad, Gill Sans… eran las diferentes familias de letras que, fundidas en plomo, carácter a carácter, manejaba cuando trabajé en una de aquellas viejas imprentas, llamadas tipografías, o sea, tipos gráficos, donde cada letra valía una fortuna…

Hoy ya es el futuro de aquello. Nada que ver. Esos tipos viven en la informática entre cientos, miles, de letras virtuales. Incluso cada quisque puedr inventarse la suya propia. Otro mundo…

Y, sin embargo, aún siendo infinito el campo de creatividad, el de la imaginación se ha enanizado a extremos increíbles. Solo hay que ver lo que se whatshea para tener constancia de la inmensa pobreza creativa. Y, ni sabemos escribir. Mucho menos componer.


Oídos y leídos los testimonios de las víctimas de la pederastia en la Iglesia Católica (tan solo se sabe la punta del iceberg), puedo considerarme afortunado el no haber sido educado en un colegio religioso, que en la posguerra eran síntoma de clase superior, una imagen de auténtico nivel. Un conocido columnista de un conocido diario nacional aún recuerda “el hedor y el olor de ciertas sotanas, el aliento halitoso y aguardentoso de ciertas bocas, los brutales atributos y los desmanes cotidianos del poder de los curas sobre los críos”… Depredadores que se sentían impunes y seguros porque querían y podían, protegidos por su iglesia y bendecidos por su dios, pretendiendo educar y adoctrinar, pero machacando a los más débiles. Esos eran los hombres santos y perfectos. Se dirá que siempre fueron una pequeña parte… puede ser, pero la totalidad del resto lo sabía, permitía y protegía. La culpabilidad y responsabilidad, por tanto, es corporativa.

            Porque también los que están hablando, denunciando y contando estas atrocidades, son apenas un ápice de lo que realmente hay. Existen miles que ofrecen su escalofriante testimonio, pero no quieren presentarse en las causas abiertas, por ser todo demasiado doloroso y humillante. Como hay decenas de miles que ya ni siquiera quieren contarlo, ni reconocerlo, que prefieren callar, ocultar la vergüenza de su arruinada vida, e intentan vivir con ella y llegar a olvidarla, si es que pueden, pero guardan, en todo caso, el más absoluto silencio. En realidad, las víctimas de los abusos, violaciones y sadismo son incontables en todo el mundo. Como es ancestral en el tiempo de una institución que se considera a sí misma venerable y respetable (¿?).

            Con la excusa, o falsa excusa, del celibato, expuestos a los ardores y debilidades de la carne, la dirigieron hacia los más frágiles y débiles, en la vehemencia y violencia de su insatisfecho deseo. Más vale que hubieran conocido mujer como Dios manda, y se hubieran dejado de cínicas hipocresías. Cuando el escándalo fue ya irreparable, sus jefes de tinglado los protegieron, cambiándolos de parroquia, de diócesis, hurtándolos a la justicia civil, y mandándolos a nuevos pesebres donde seguir cebándose.

            Ha habido cientos, miles, de lobos que nunca pisaron cárcel ni tribunal alguno, que han muerto en sus “sin mácula” y olor de santidad, habiendo recibido la bendición de, etc., etc…, como si nada hubiera pasado, como si nada hubieran hecho. Jamás se sabrá el daño real ocasionado, jamás… Pero es inmenso. Tanto, que, en realidad puede suponerse un crimen – uno más – contra la humanidad.

            Por eso, el cónclave éste último, organizado como un escaparate ante todos los medios convocados, dispuesto como un teatro donde rasgarse las vestiduras, donde montarse un escenario en que escenificar sus condolencias y su farisáico arrepentimiento en ensayados actos de contrición que tan bien conocen y han utilizado siempre a lo largo de su historia, lo veo como un intento de salvar el mayor negocio de la Iglesia: el de la fé inducida. Esto es como dar una buena mano de pintura a su fachada, que buena falta le hace, e intentar salvar los muebles… Pero a las víctimas las han dejado fuera, a las puertas del Vaticano, y les han negado la voz, y ni siquiera las han escuchado…

            Una de esas víctimas llegadas a Roma, lo vomitó en plena plaza de San Pedro, llorando, a quienes quisiera oírla, como quien expulsa un veneno tóxico como el ácido, “…desde los trece años estuvo abusando de mí… de él tuve tres hijos… y me obligó a someterme a tres abortos…”. Estos son los que se autodenominan defensores de la vida; los que empujan a los antiabortistas y les escriben los mensajes de sus pancartas en sus manifestaciones. Y los que los usan, y utilizan, para cubrirse en sus mentiras y engolfarse en sus intereses.

            Los que inventaron el dogma y el pecado, la confesión y la penitencia controladora, hoy han tocado zafarrancho. Se ha ordenado a los prelados y obispos a sacar el circo a la calle y hacer declaraciones contritas y autoflagelantes. Es la época de dolencias y condolencias, de reconocimientos falsos y peticiones de perdón fingidas… ¡que comience el espectáculo!.. Como el otro día, que vi en la tele a uno recitando su papel, pero a su cura depredador lo ha colocado justo en los juzgados diocesanos donde se “investigan” estos casos. Y ahí seguirán los zorros, como siempre, hasta que las gallinas se olviden, y el gallinero se calme.

El próx. Viernes, 01/03, a las 10,30 h., en radio T.Pacheco, FM 87.7: 7, EL PROPÓSITO-2.- Esta segunda parte puede que sí sea buena…


Se habla de espíritu estrecho, como de una persona ruín, mezquina, corta de vista. Como se habla de ancho de espíritu como de una persona generosa, liberal, comprensiva, etc…

Pero nadie habla de espíritu vacío, o de espíritu lleno. Puede existir un ser de espíritu estrecho, y tenerlo lleno a rebosar. Como pueden existir seres anchos de espíritu pero más vacíos que mi cuenta a fin de mes. Yo conozco gente de espíritu amplio, pero sin nada dentro… y ¿de qué le vale?..

Sí, ya sé, otra cosa es de qué se llena un espíritu, sea estrecho o ancho, porque más vale un espíritu estrecho lleno de buenas cualidades que un amplio lleno de basura. ¿Verdad que sí?..


Muy interesante el último programa radiofónico de La Pinza. El tema tratado: Venezuela. Y no solo por sentido humanitario estricto, que lo tiene, y mucho; ni porque es un país cercano por hispano, y por lo tanto hermano; si no también porque se ha convertido en una noticia mediática de la que todo el mundo habla según las fake news, y ya de paso, de la que todo el mundo intenta sacar partido político y/o económico. Y si es de interés de la gente, pues… amigo mío, tenemos que estar en ello.

            Lo que pasa con lo mediático es que se te fabrica un ninot, te lo colocan ante las narices, y te lo venden exhibiendo una cara y ocultando otras. Porque, aquí, reconociendo el cuasi-genocidio que se está cometiendo dentro de sus fronteras con la población – que es la que siempre paga en cualquier caso – lo que revuelve las tripas es el cinismo de Trump, vestido de ayuda humanitaria, cuando tiene hacinados en sus fronteras con Méjico miles de seres humanos necesitados también de esa misma ayuda humanitaria, y a los que incluso trata como delincuentes….

            …Así como la doble moral de una Europa que igualmente mantiene campamentos de refugiados en sus fronteras, ignorándolos, he incluso luce la hipocresía de negar banderas de navegación a los barcos que salvaban personas de morir ahogadas en el Mediterráneo, negándoles así ayuda y refugio humanitario, pero tan sensibles son a los igualmente necesitados de Venezuela… Por eso que los intereses no son en modo alguno humanitarios, si no meramente económicos. Y tiene un nombre tan común como propio: el Petróleo. Si EE.UU. patrocina a un presidente paralelo es para recuperar el monopolio del petróleo venezolano que perdió cuando Chávez, y si la UE se comporta como un amigo y aliado, es porque tendrá condiciones de aliado y amigo en el precio del barril.

            Exactamente igual, aunque al otro lado del frente, que con sus hermanos cubanos. No lo duden. El petróleo es una sangre que, por negra y espesa que sea, todo el mundo se pone a la cola de la transfusión. Y no duden que Cuba está participando intensamente en la crisis venezolana apuntalando a Maduro como antes lo hizo con Chávez. Son maestros en debilitar y dividir al enemigo, en pruebas de resistencia alentando barricadas internas, moviendo los afectos al régimen en estrategias polimilitares, en la cohesión de los cuarteles… Al fin y al cabo es lo que han hecho siempre en el castrismo tras sacudirse la oligarquía de Batista: combatir el imperialismo americano, y de paso, afianzarse en el poder…

            Además, saben que tales imperialistas acabarán por recuperar, por las brevas o por las bravas, el control, y que entonces igual ponen el ojo en Cuba para hacer lo mismo… Como reza el refrán de su viejo colonialismo español, “cuando veas las barbas de tu vecino pelar, echa las tuyas a remojar”. Ya me entienden. Y es que, Chávez, en su popular y populista programa radiofónico Aló Presidente, de Octubre de 2.007 desde Santa Clara (Cuba), ya lo dijo muy clarito: “En el fondo, somos un solo gobierno”.

            La caída de Maduro está cada día más madura. De hecho, altas personalidades del chavismo, militares y políticos, influyentes personajes que fueron ministros, ya se acercan a tratar con Guaidó, aunque rechazan la tutela estadounidense. Y organizaciones civiles, chavistas que ya acusan a Maduro de haber secuestrado la Constitución abiertamente. El monolitismo de Nicolaiev se resquebraja. Todo es cuestión de tiempo.- Pero el sufrimiento y las carencias básicas del pueblo venezolano solo es una baza, una excusa, un disfraz, un Caballo de Troya puesto al servicio de una “buena causa”. No dejemos que nos engañen, engañándonos a nosotros mismos.

            Un saludo y nuestros mejores deseos al venezolano que nos aportó su testimonio por teléfono. Y un especial y entrañable recuerdo a la mujer que, desde un pueblo de Venezuela, nos estaba viendo y escuchando a través de Facebook Live, y nos envió su cariñoso mensaje de reconocimiento. Nos emocionó a todos. Muchas gracias.

El próx. Viernes, 01/03, a las 10,30 h., en radio T.Pacheco, FM 87.7: 7, EL PROPÓSITO-2.- Esta segunda parte puede que sí sea buena…


Recomienda J.J. Millás a los que están próximos a jubilarse que, si tienen un plan de pensiones, que pasen por su banco. Que él pasó a preguntar, y vió que había perdido parte de lo puesto. “La volatilidad”, le dijeron…

Y que no le dieron más explicaciones, si acaso, “cosa de los sistemas financieros”. A mí lo de la volatilidad me suena a evaporación, lo que no sabemos es a dónde se ha evaporado, o volatilizado…

Pero no crean que eso termina ahí. A los que estamos jubilados también nos pasa. A mí, desde que lo estoy, mi pensión ha sufrido una volatilidad de más de un 20%... Así que, usted mismo…


“Hay mucha mies que cosechar, pero los brazos son pocos”… es una frase del Evangelio. Pero, por alguna causa que yo ignoro, se me pegó a la piel al nacer, y la he llevado como el jamón lleva su marchamo. Antes de que me catequizasen para ninguna religión, dogma o creencia, sin saber por qué ni para qué, ha sido como algo que ha impulsado mi vida, aún sin proponérmelo. Créanlo. Los compromisos y responsabilidades que he asumido a lo largo de mi existencia (el trabajo del que he comido, aparte) han sido tan múltiples como diversos y variados. Yo mismo no me creo la cantidad de asuntos que me he echado a las espaldas para llevar a cabo. Y no quiero que nadie piense que deseo presumir de nada que no sea de tonto útil de pata negra. Solo lo cito para ya tratar de trazar el final del camino, y, compartiéndolo con ustedes, que me hacen el honor de seguirme y soportarme, y también para ver de entenderme a mí mismo..

                De todas esas faenas, muchas y surtidas como digo, solo dos me acompañaron tras el paso de mi Rubicón – de mi jubilación – y con ambas me quedé enganchado, yo a ellas, y ellas a mí, como asuntos por terminar, o, al menos, por determinar (por favor, no me pregunten, insisto, en lo de todas estas escrituriales, pues no tengo ni zorra idea), . Lo de estas escrituriales no cuentan como “trabajos de Hércules” alguno, porque es un entretenimiento, un juego, un divertimento, o como una medicina para mi exclusivo uso personal que hago extensiva a los demás que la necesiten de su lectura… No, esto no cuenta, estoy hablando de otros “trabajos” que, de alguna forma y manera, andan pegados al culo de mi alma como pendientes de terminar, como mies aún por segar, o de explorar, o de experimentar, o de concluir, o de qué puñetas sé…  Quizá alguno de ustedes tenga esa sensación en la recta final de su vida, y puede que lleguen a entenderme, no sé…

                Una es la que heredé por acabar, tras mis 20 años de Juez de Paz mediando entre la gente de mi pueblo, sin ser más que un mediador de fortuna, claro. La Mediación Profesional es un mandato de la propia Humanidad para con las personas. Recogido por la propia ONU en 1.947 – precisamente cuando yo nací –  extendido por todo el mundo, recogido por la UE para sus países miembros, y absurdamente aún desconocida en España en todo su potencial y necesidad. El Consejo General del Poder Judicial ha emprendido ese quehacer, pero, ya saben, “la mies es mucha, y…”. Hay que formarlos, organizarlos, asociarlos, dotarlos de herramientas forjadas por unos pioneros a las que hay que actualizar y perfeccionar, sin juzgarlas, pues somos Mediadores, no jueces. Y en ese charco ando metido. No me queda mucho tiempo ya, pero entra en lo posible, al menos, para que el camino lo sigan otros. Una vez puesto en marcha el proyecto, me retiraré a mis cuarteles de invierno, lo prometo, y…addío.

                Y la otra cosa tiene que ver con la Fundación Entorno Slow, comprometida en tratar y recuperar a víctimas de las drogadicciones, con la que colaboré en su día en levantar el proyecto Valderas, con el que me siento en deuda moral como para re-vincularme a él el resto de mi vida útil. Sería como una especie de vuelta a casa por necesidad, sin el turrón y la música de la navidad y sin anuncio en que vender nada a nadie. Tan solo un lugar donde, tras dejar docenas de hombros echados y proyectos iniciados, siga siendo válida mi ya débil y limitada aportación y disposición, hasta que se agote mi capacidad de poder ser útil. Las colaboraciones que merecen la pena son aquellas que alargan la vida alimentando la conciencia, ¿saben ustedes?.. Y la magra paga es plenamente satisfactoria, se lo puedo asegurar sin miedo a equivocarme.

                No quiero con esto marcar ninguna guía de nada para nadie, pues cada uno ha de andar sus propios caminos y descubrir sus propias veredas con sus propias albarcas. Ni mucho menos presumir de valores que carecen de valor, pues unos opinarán que es una heroicidad (demasiados falsos ídolos y héroes fabricamos) y otros, sin faltarles un ápices de razón, que son  ganas idiotas de complicarse la vida. Y, lo cierto, es que ni lo uno ni lo otro. Ante la cortedad de una vida y la inmensidad de la existencia, el valor es muy relativo. Lo que sirve es la disponibilidad y la experiencia, y lo que vale es vivir la vida en contenidos que nos merezca la pena vivirla. Lo demás, es anodino. Si se vive ocupado, hay que morir ocupado. Solo cambia la voluntariedad y la manera de hacerlo… Aunque, fíjense, yo no haya logrado aún encastrarme en otra máxima evangélica que intento aplicarme a mí mismo sin conseguirlo, a pesar de la edad que ya me viste sin vestirla yo a ella, y que es esa de, tranquilo tío, que “cada día trae su propio afán”.

                Se preguntarán, quizá, que a qué viene el peñazo de hoy. Tan solo es una reflexión interna que hago externa, compartida, nada más. Algo así como dotar de dimensión a lo que no la tiene. Una especie de testamento postrero para el último tramo del camino. Una declaración pública de últimas voluntades sin acta notarial de por medio. Un sincerarme con los que quieran creerme y escucharme. Una extraña toma de conciencia postrera de la que ni yo mismo soy del todo consciente… Lo cierto es que puede resultar confuso para algunos, pero es como un GPS que me guía hasta el final de mis días. ¿Ustedes lo entienden?.. Pues no se preocupen, puede que yo tampoco…

El próx. Viernes, 01/03, a las 10,30 h., en radio T.Pacheco, FM 87.7: 7, EL PROPÓSITO-2.- Esta segunda parte puede que sí sea buena…