Saltar al contenido


Alguien ha tenido la ocurrencia de recoger en un libro aquella educación del franquismo más rancio y esclavizante con respecto a las mujeres. Se trata de las Cartas a Elena Francis. Aquella burda catequésis que hacía de la mujer una sirvienta, esclava, concubina y odalisca, para con el hombre…

Comento con un alguien que ya hay que tener mal gusto. Y ese mismo alguien me responde que “envidia cochina, acho, tío…”. Que lo que tuvieron en casa tus padres y abuelos y alo querrías tú ahora, joío…

Y la verdad es que me está tocando los lereles el puñetero, porque ni uno es un desalmado esclavista, ni un bobo integral tampoco. ¿Es que no puede haber un “ten con ten”, coñe?..


                La conductora de mi programa de radio me pide que escriba algo sobre alguno de sus temas favoritos. “Del amor y la Amistad, por ejemplo”… me dice. Casi nada. Para mí, desde luego, es uno de los más difíciles sobre los que tratar. Primero, porque son temas tan traídos y llevados, que suelen estar trufados de tópicos y lugares comunes, y yo odio los tópicos típicos. Segundo, porque fuera de eso, es un camino difícil de transitar, lleno de trampas y de vueltas y revueltas. Tercero, porque me siento un tanto incómodo, puesto que se arriesga a cierta vulnerabilidad. Y cuarto, porque da la sensación de repetitividad. Pero a Micaela no puedo negarse ese capricho.

                Y digo que me suena a repetitivo, porque creo recordar que sobre la amistad he escrito más de uno, y de dos, y lo tengo suficientemente tratado… Pero es que, sobre el amor, no has escrito ninguno, majo, me susurra mi buscalíos interno. Y no, es cierto, pero es que… ¿acaso no es lo mismo amor que amistad?.. Pues puede que no, que no lo sea. O puede que sí, que lo sea. O que ambas cosas a la vez, participando una de otra en según en qué porcentaje… Y que eso sea, precisamente, lo que se te pide que intentes aclarar, si es que te atreves, naturalmente… Y ya tenemos el reto montado. Yo, desde luego, no lo sé muy bien. Pongo mi dialéctica al servicio de mis elucubraciones, y eso me suele proporcionar cierta ventaja. Pero solo es eso. Soy un poco trilero con las palabras y me aprovecho de ellas, sinceramente. Válgaseme pues mi sinceridad de excusa, y mi reconocimiento como perdón.

                Solo sé que la raíz semántica de AMor y AMistad es la misma. Sin embargo, el origen latino, amare y amicus, no aclara otra cosa que lo que ya sabemos: dos significados distintos para un mismo concepto. Es algo así como la santísima dualidad, con perdón… Aunque, miren ustedes, en confianza, yo creo que en realidad es también una trinidad. Una sola realidad en tres definiciones distintas. Y es que ahí falta una, y es el odio. Si analizamos la cosa en profundidad, habremos de admitir que el odio no es más que un amor torcido. No sentido, si no resentido… Ustedes saben que utilizamos la palabra Amor tanto para definir la entrega y el sacrificio como para expresar el deseo posesivo. Una entrega siempre es generosa, nunca mezquina, pero el deseo suele ser egoísta, y tiene poco de generosa entrega. Es como el reflejo negativo del amor en un espejo. Aparentemente iguales, visualmente idénticos, una imagen duplicada, pero invertida. La una genera cariño incondicional e incondicionado, y la otra, si no se satisface, odio. Son las dos naturalezas del amor. La de Dios y su Diablo (diablo viene de doble), por lo tanto, la de Dios y su Doble.

                Por eso nos resulta más fácil tratar de la amistad que del amor. Porque la amistad es un pariente cercano del amor, una gradación, que nos permite establecer infinitas escalas. Es parte del amor, puesto que significa querencia, cercanía, reconocimiento… como los parámetros de amor fraterno, filial, etc. Y lo mismo que los dividimos y subdividimos, según nuestro apego a las cosas, a los animales, incluso a los gustos y aficiones, todo está incluido en el concepto general del amor: atracción.

                Solo cuando atañe entre personas se nos complica el protocolo. Entonces hemos de concluir qué de afecto, qué de apego, qué de deseo, qué de amistad, en cada relación… ¿dónde termina el amigo y empieza el amante?. Y entonces es cuando aparece, aún intuyéndolo desde la escala más baja, el concepto de amor absoluto. Sería más justo preguntarnos a nosotros mismos: ¿qué porcentaje de amor absoluto estoy sintiendo en esto o aquello..?. ¿o con esta o aquella persona?. Porque la medida física del amor (y el amor es un sentimiento, un don divino) es el grado de atracción o repulsión que sentimos hacia algo o alguien… Sí, también de repulsión, que es una cara del odio, no se olvide…

                Y aquí abriríamos una nueva faceta del amor: el material. Y tendríamos que admitir que funciona el mismo principio que con el odio y/o repulsión: que la mezquindad o el egoísmo es la antítesis refleja del amor… ¿Qué eso no es amor, pues es lo contrario al amor?.. A ver, ¿se puede fabricar algún contrario de algo sin su original?. No. No se puede hacer frío sin calor, ni el calor sin frio. Habremos de convenir con la mística, que Dios es amor e hizo el mundo de Sí mismo, por lo que todo se mueve por el mismo principio. Vale. De acuerdo. Conforme… Pero admita que antes de que Dios ejerciera la atracción como motor (amor) tuvo que provocar la expulsión de Sí mismo como expansión (teoría del Bing Bang) porque nada se puede reunir sin estar previamente separado, como nada se puede separar sin estar antes unido… Que cada cual saque sus propias conclusiones. Yo espero haber cumplido…

MIGUEL GALINDO SÁNCHEZ / El Mirador / www.escriburgo.com / viernes 10,30 h. http://www.radiotorrepacheco.es/radioonline.php

El próx. Viernes, 01/02, a las 10,30 h., en radio T.Pacheco, FM 87.7: 7, DEL AMOR Y LA AMISTAD.- Interesante


Desde aquí hago un llamamiento a todos los que, como yo, estamos jubilados. Hasta ahora, solo hemos sabido quejarnos, tras sorber la sopa del bingo o del viajecico del Inserso. Lamentarnos y rezar la jaculatoria de siempre: ¿y qué puedo hacer yo..?..

Bueno, pues puede ponerse de yayo flauta tras la pancarta y apuntarse al ruido. Siempre va bien y nunca está de más. O puede hacer piña con todos los pensionistas de España, y afiliarse a nuestra plataforma, o partido, o lo que sea, pero hacer fuerza a través de la unidad. O ambas cosas a la vez…

¡Ah!, que no lo sabía… ¿Qué cómo?, ¿Qué dónde?.. pues en www.3edad.org. Ahí estamos y votamos todos.. y pronto en pueblos y ciudades también.