Saltar al contenido


Escribo esto antes de saber lo que han parido las urnas. Me da lo mismo lo que salga de las Elecciones. Yo me siento estafado por todos los partidos que se disputan el poder, por cuanto dicen y prometen, y por cómo tratan los enormes problemas que tiene el país, echándose la culpa los unos a los otros, insultándose todos entre sí, y mintiendo todos sin empacho ni distinción alguna… Sí, me siento defraudado. Y no por unos más que por otros. Por todos…

            Porque nos engañan impunemente. La precariedad económica, el nacionalismo devenido en nazi-onanismo, el auge de los populismos, la semidemocracia que tenemos y padecemos, la reforma de la Ley Electoral, las Comunidades Autónomas, el retoque de la Constitución… Todo, absolutamente todos esos graves problemas, tienen una solución relativamente fácil, si se quiere, claro… Y es tan sencilla que asusta no verla. Tan elemental, que duele al pensar en ella…

            Y se llama Gobierno de Concentración Nacional. Un gobierno de coalición de partidos constitucionalistas que olviden sus diferencias y apetencias, partidistas y personalistas, que de ambas miserias hay, y se centren en enfrentarse a los importantes riesgos que nos amenazan. Que se dejen de ruindades y egoísmos rastreros y pongan por encima de sus intereses el interés único de la ciudadanía y de este país. Del país de todos. Del nuestro y del suyo. Si tuvieran la suficiente inteligencia y generosidad, y sentido de Estado, como para asumir tal principio, también tendrían la fuerza para lograrlo.

            Con voluntad y firmeza, sin fisuras, abordando uno a uno cada problema, se podrían solucionar todos. Uno de los más importantes, que supone la principal amenaza, es el separatismo ignorante, kamikaze y fanático que nos azota en Catalunya y Euzkadi, y muestran el camino a los fundamentalistas de otras comunidades. La estrategia catalana es suicida y de ciega burricie, pero la vasca (lo ha dicho descaradamente en público el Lehendakari) es chuparle a España hasta el tuétano, vaciarla de recursos…

            Eso se arregla retocando la Ley Electoral, que beneficia descaradamente a los partidos más extremistas y marginales a costa de los más votados… o con una segunda vuelta, como en la mayoría de las democracias europeas… O, como en esa también mayoría de regímenes europeos, prohibiendo los partidos independentistas – que no regionalistas - . Sencillamente. Aquí, tenemos legalizados incluso a partidos que usan y apoya hasta el terrorismo, como igual legalizamos los de corte fascista. En Cataluña, por ejemplo, los CDR son puro y duro terrorismo urbano…

            En Europa esto no se consiente, pero aquí, sí… Eso es fruto de sucesivas concesiones históricas de gobiernos débiles de todo color para obtener el apoyo de gobierno por parte de esas autonomías. Un gobierno de coalición constitucionalista firme, podría corregirlo. Precisamente. Si se ponen fuera de la Constitución, se ponen fuera de la ley. Así de simple.

            Y por eso que digo lo de considerarme estafado, vencido y vendido. Traicionado por los principales partidos que solo saben mirarse su propio ombligo. Que han regalado el interés de España a partidos populistas y extremistas, para que se la arroguen ellos en plan patriotero. Y por eso me demuestran lo indignos que son al ignorar el daño que están haciendo a la ciudadanía de este país suyo y nuestro… Todos ellos, más o menos…            

El próx. Viernes, 03/05, a las 10,30 h., en radio T.Pacheco, FM 87.7 (queda colgado en YouTube): ¿AVANZAMOS O ATRASAMOS?.. usted mismo…

Envíe su petición a miguel@galindofi.com facilitando su e.mail y le serán enviadas gratuitamente estas publicaciones


Acnur es una Ong española dedicada a apoyar a la Agencia para los Refugiados de la Onu. Ha cumplido 25 años, sin aspavientos, preocupada y ocupada, trabajando como nunca ha trabajado. Actualmente se ocupa de 25 millones de personas, la mayoría mujeres, niños y ancianos. Somos medio millón de socios enanos apoyando una labor de gigantes...

Me encontré con Acnur en la Hammada argelina, en pleno desierto, ayudando a los refugiados saharauis olvidados por España cuando éstos eran españoles. Entonces viajaba a Tinduff, formando parte de la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui, y los ví actuar de primera mano... Simplemente impresionante.

Les pido seriamente que colaboren con ellos. Háganse de Acnur. No es por caridad. Es de justicia.


España es una gran factoría de caínes, una enorme fábrica de odios y de violencias. Lo que pasa es que, salvo el navajazo callejero o el tiro en la nuca justiciero, casi toda la animalidad genética la dosificamos a través de nuestras fiestas y costumbres, justificándola bajo el siempre a mano disfraz de lo tradicional. “Es que esto es la tradición”, oremus, y nuestra carga de odio queda sacralizada por algún santo patrón, a santa patrona. Las víctimas propiciatorias suelen ser animales, más débiles que la caterva de cobardes que abusan de su superioridad…

            Pero no siempre es así. A veces es algún personaje mitologizado de maldad el que paga el pato en la descarga de ira popular. Otras veces, ese mismo personaje se ha ganado a pulso, o no, la antipatía del general. Como es el caso del pueblo sevillano de Coripe, donde, en sus fiestas, queman y fusilan en imagen de monigote, no ya al Judas tradicional condenado por un vengador catolicismo, si no a personalidades reales y actuales que el edilato y edilario municipal califican dignos de ser “ajusticiados”…

            Este año le ha tocado al molt honorable escapat Puigdemont, el que ha sido vituperado por las calles y por los vecinos, escupido e insultado, y, por fin, quemado y escopeteado por cerradas descargas en el ardiente patíbulo. A pesar de lo odioso que pueda ser el sujeto, que lo es, no deja de ser un linchamiento popular, uno de esos vergonzosos “paseos” que nos dábamos mutuamente en nuestra triste guerra civil. No es nada gracioso ni festivo. Es un patético ejemplo de la España atrasada y berlanguiana que hace jolgorio de la inquina, la destrucción, el odio y la autoaniquilación entre toneladas de vino, o de tomatina, o de harina, o de… negación de sí mismo en la masa. También en la reunión de todos para hacerse nadie, enorgulleciéndose de compartir la torpe ignorancia y la manifiesta incultura. Aunque, como en este caso, vaya avalada por un consistorio del Psoe, al que se le presupone cierta capacidad de educar y corregir la incivilidad de un colectivo fanatizado.

            Naturalmente, como era de esperar, la reacción del catalanismo oscuro y profundo no se ha hecho de esperar. No solo se han fabricado más furiosos independentistas, si no que Torra y su negra camada ya han anunciado querellas por delito de fomento del odio. Más fuego cainita al fuego del cainismo. Pero se olvidan que ellos son los primeros que señalan y amenazan, acusan  e insultan, persiguen y acosan, y pintan dianas a sus propios odiados por españolizados. Que se lo pregunten a Inés Arrimadas cómo la recibieron en Vic o en Torrellá de Montgrí en la reciente campaña electoral… o el acorralamiento y acoso a Álvarez de Toledo en la Universidad – despojada de toda universalidad – de Barcelona…

            O, ya puestos, y porque también en Euzkadi lamentaron y condenaron la garrulada de este pueblo andaluz, que se pregunten ellos a sí mismos cómo atacaron la integridad del propio Rivera en Rentería, en su último mitin allí, o las declaraciones de su Andoni Ortuzo, dirigente del PNV, en que justifica tal bestialidad…

            Se quejan, precisamente, los que no les asiste el más mínimo derecho moral a hacerlo. Muchos españoles sí que tenemos ese derecho. Yo mismo lo ejerzo aquí. Y muchos pueblos y sociedades. Pero ellos, precisamente, no lo tienen en absoluto. La parafernalia de fiestorra gruesa, cutre y soez, debieran desterrarla de este país. Si no se hace así, sin duda se debe a que tenemos un alma comunitaria de alcantarilla. Vale. Yo lo lamento profundamente. Pero nadie puede dar lecciones a nadie, y ellos, catalanes y vascones, no son para nada distintos al resto de nosotros en el estercolero del odio. Ni mucho menos. No señor…

El próx. Viernes,03/05, a las 10,30 h., en radio T.Pacheco, FM 87.7 (queda colgado en YouTube): ¿AVANZAMOS O ATRASAMOS?.. usted mismo…

Envíe su petición a miguel@galindofi.com facilitando su e.mail y le serán enviadas gratuitamente estas publicaciones


Leo que la falta de Presupuestos hacen peligrar casi 400 millones de inversiones, y que el gobierno regional teme que la prórroga de las cuentas del Estado dejen en el aire obras importantes e infraestructuras necesarias. Y puede que lleve razón...

Lo que llama la atención es que tales temores los denuncien cuando en el gobierno central mangonean los socialistas, porque cuando Rajoy los prorrogaba una y otra vez al no poderlos aprobar, por lo contrario, lo justificaban y no se quejaban...

Lo que demuestra que sus desvelos por el interés de los ciudadanos es una falacia, y que lo único que defienden son sus intereses de partido. Y lo jhacen todos, sean izquierdas o derechas.


El atentado ocurrido en Nueva Zelanda contra una mezquita, protagonizado por un fanático de extrema derecha australiano, debería hacernos pensar que el terrorismo no tiene una ideología concreta ni definida, si no que anida en cualquiera de ellas. Deberíamos meditar que la repulsa y el rechazo que muchos occidentales sentimos hacia esa barbarie es la misma que muchos árabes sienten cuando uno de sus fundamentalistas se lanza contra nosotros. El sujeto es el mismo descerebrado, el mismo vaciado mental, el mismo tipo de cáncer, venga del lado que venga. Este producto nuestro había publicado en las redes un “manifiesto” de 74 páginas (muy parecido en su fondo y estilo al Meïn Kampf de Adolf Hitler), se reconocía como “víctima” blanca, racial, expulsada de sus derechos por invasores sin alma. Su ídolo era el ultra noruego Breivik, que mató a 77 personas en Utoya, y su mesianismo lo llevó a grabar la masacre y presumir de ella como una cruzada, hasta la propia inmolación si necesario fuera… O sea, calcado, exactamente igual, que cualquier fanático islamista.

            A los pocos días, en Utrecht, quizá como reacción, como una respuesta automática, un turco fue el que disparó contra la gente de un mercado. Y los whatshaps de contenido racista y supremacista empezaron a gotear en mi móvil… Es matemático, y lo vengo observando desde hace tiempo. El odio se retroalimenta a sí mismo, y mutuamente además, en una especie de terrorífico movimiento continuo. El combustible que alimenta esta triste procesión es la desconfianza y la intolerancia, y nos lo suministran los partidos populistas con sus mensajes envenenados y venenosos: que si nos quitan el trabajo, que se comen nuestro pan, que están ocupando cotas de poder, que nos están invadiendo, que si no se integran en nuestra cultura, que, al final, nos harán rezar a todos de cara a La Meca… Es lo mismo, idéntico, que los nazis largaban de los judíos. Muy curioso, sí, pero así es. En el fondo de este odio arcaico subyace, aun subliminalmente, las diferencias de religión. Yo no sé si las razas hacen su religión, o son las religiones las que fabrican sus propias razas…

            Pero las creencias religiosas impuestas por dogmas, a lo largo de la historia han separado más que unido, han desatado guerras santas, y persecuciones, y cruzadas, y odios y venganzas, más, mucho más, que logros de paz y de conciliación entre los pueblos. El sustrato que los seres humanos llevamos dentro de origen religioso es brutal, más importante de lo que todos creemos. En sociedades modernas y educadas (nosotros las denominamos avanzadas) el barniz aparenta ser más superficial con más cultura – sea el concepto de cultura el que sea -, y en los pueblos considerados como más atrasados, o menos desarrollados, o de culturas distantes y distintas, la religión supone un bagaje más sólido e importante, más impuesto y sentido, aunque sea por una costumbre con la que se identifican y conforman su identidad… Nosotros tenemos lo que llamamos nuestras tradiciones, que tampoco es moco de pavo cuando nos ponemos en defenderlas con toda fruición… reconozcamos su parte de fanatismo, o no. Pero que, si nos damos cuenta, la inmensa mayoría de ellas se sustentan en una base religiosa, que nos viene de genética vieja, de la tribu a la que pertenecimos, y que, desgraciadamente, aún nos esforzamos por pertenecer (romerías incluídas)…

            El otro día, en mi diario y terapéutico paseo, o como yo lo llamo, la hora del paréntesis, caminaban delante mío tres chicas adolescentes. Pantalones vaqueros ajustados una, con desenfadada camiseta decorada con moderno rotulaje en inglés, como deben ser las camisetas que se precien; otra con pantis bajo minifalda, y la tercera con falda plisada y estilosas y altas botas. Esta última con un pañuelo a la cabeza, y sus dos amigas con el pelo al aire. Largo el uno, una hermosa trenza el otro… Una de éstas, conforme iban llegando al portón de uno de los edificios que flanquean el parque, sacó de la mochila, esa que ahora llevan las jóvenes en vez de bolso, un pañuelo oscuro, que se fue liando a la cabeza antes de pulsar el timbre, sin duda alguna, de su casa… De las otras dos, la descubierta, sacó otro de no sé dónde, y se lo preparó al cuello, antes de perderlas de vista…

            Que cada uno de mis lectores u oyentes saque sus propias conclusiones. Esta es la generación femenina nacida aquí, de nuestros actuales inmigrantes… Feminismo aparte, se observa un doble comportamiento (no me atrevo a calificarlo de doble moral, porque no lo es), y es el del estatus social y el estatus familiar. El segundo, inhibido a la costumbre religiosa familiar, y el primero, deshinibido por la sociedad en la que vive y “amiguea”. El hogar y la calle, no encajan. Esta chica, mañana, tendrá que elegir por una ruptura dolorosa siempre: o dice adiós a su libertad personal y se somete a la autoridad del clan, o rompe con su familia para poder liberarse. El problema es cuando fuera empiece a ver rechazo en vez de acogida, odio en lugar de ayuda, marginación en vez de integración… Ante dos fundamentalismos frente a frente, abrazará el suyo, claro… Y nosotros, encima, nos justificaremos a nosotros mismos, diciéndonos, mira cómo actúan…

El próx. Viernes,03/05, a las 10,30 h., en radio T.Pacheco, FM 87.7 (queda colgado en YouTube): ¿AVANZAMOS O ATRASAMOS?.. usted mismo…

Envíe su petición a miguel@galindofi.com facilitando su e.mail y le serán enviadas gratuitamente estas publicaciones


Cuando me encuentro peleado con la humanidad, voy y me veo una película de hace más de treinta años: Cinema Paradiso. Enseguida me siento reconciliado con esa misma humanidad. Al menos con aquella...

Y es que me retrotrae a mi época de chiquillo, en mi pueblo, con los mismos personajes, casi idénticos, las mismas circunstancias, las mismas historias que fluyen de forma natural, tan reales y tan entrañables, tan cercanas y familiares...

La he visto más de una docena de veces, y no me canso de repetir la experiencia de verme a mí mismo retratado en un pasado que quizá fué mejor, aún con todas las carencias de la época. Se la recomiendo encarecidamente...


El fenómeno de los Uber, que ha puesto al gremio (me permitan que escriba gremio, pero pienso monopolio) del Taxi en pie de guerra en nuestro país – volverá pasadas las elecciones – entre otros motivos está producido porque es una salida profesional y/o una estimable ayuda económica para las personas que disponen de un vehículo adecuado para determinados trabajos, y están en situación de precariedad laboral, lo que les otorga todos los derechos del mundo a intentar ganarse la vida honradamente. Nada pues, que objetar…

            Pero el otro día interrumpió una noticia en los medios, así, como el que no quiere la cosa, como algo sin más importancia que la anecdótica, y es que la DGT, la Dirección General de Tráfico, ha detectado nada menos que un 55% de aumento en la siniestralidad de pequeñas furgonetas y vehículos de reparto (una burrada, la verdad) y lo relaciona directamente con el aumento de ventas por Internet… Ciertamente, que me quedé sorprendido, pero los datos de su investigación son más que fiables.

            La compraventa por las redes ofrece, al menos, dos o tres ventajas al que compra: comodidad, economía y rapidez. Y cuando digo rapidez, me refiero a uno de los pecados capitales modernos de la humanidad: la inmediatez. Ya saben ustedes, lo quiero, y lo quiero ya… Bueno, pues ese ahora mismo es lo que provoca el fenómeno detectado por la DGT en cuanto al pavoroso aumento de accidentes en determinados tipo de vehículos. Se lo “ejempleo”:

            Imagine que ve por Internet un producto, un cacharro, lo que sea, que necesita lo antes posible. Está bien, el precio es más que razonable, los gastos de transporte van incluidos, y el servicio es puerta a puerta en 24/48 horas. No se puede pedir más por menos, así que lo solicita… Bien. Si el que lo envía acude a una agencia convencional de transporte, ni le va a llegar con tanta rapidez ni diligencia, y el porte le costará más que el trasto, seguro… Y, si bien comienzan a desarrollarse empresas que intentan cubrir este hueco, lo que se ha organizado con toda rapidez, ya saben, la ley de oferta y demanda, es el “modelo Uber de reparto”, o sea:

            Se crea una red de personas que disponen de vehículos que puedan dar tal servicio de agilidad y cercanía. Se les contrata como servicio de autónomos independientes y se les incorpora a la zona donde residen. Así, cuando usted pide su chisme, la red que distribuye lo pondrá en manos del más cercano a su domicilio como entrega (o al de recogida, en su caso). El servicio es óptimo en cuanto a rapidez, sin tener que montar una costosa estructura empresarial cuyo mantenimiento no le permitiría competir con las exigencias de esta modalidad de compra ni con este sistema que le ofrece respuesta inmediata a la demanda… Libertad de mercado y competencia, amigo mío.

            Así que usted podrá criticar cuanto quiera a los Uber, y defender lo que considere justo, desde una mentalidad más o menos funcionarial. Vale. Pero cuando quiere, y lo quiere ya, claro, el champú al huevo exclusivo de pata negra, para lavarse el pelo ese fin de semana que tiene una boda, que sepa que está contratando los servicios de un Uber del reparto, que aumenta el índice de hostiones en carretera para que le llegue en plazo de entrega. Y no se puede desear lo uno criticándolo y defendiendo lo contrario… Aceptemos pulpo como animal de compañía, o juguemos a otra cosa…

El próx. Viernes,26/04, a las 10,30 h., en radio T.Pacheco, FM 87.7 (queda colgado en YouTube): FANATISMOS… tan iguales, tan distintos…

Envíe su petición a miguel@galindofi.com facilitando su e.mail y le serán enviadas gratuitamente estas publicaciones


La Comisión de Expertos que estudia la tipificación de delitos sexuales en el Código Penal, y en el que, curiosamente, más de la mitad son mujeres, plantean que tales delitos sean "agresiones sexuales", no abusos, ya que "la violación no requiere violencia"...

Me quedo a cuadros, porque esta gente, desde luego, no son expertos en semántica, ya que la propia definición "violación" justamente deriva de "violencia", y no de violetas imperiales, precisamente...

Ellos sabrán lo que hacen (no lo que dicen). Pero, aunque lo que importe sea la severidad del castigo, no el nombre, creo que, por una dignidad básica, deberían cuidar un poco la cultura. 


El pasado día 11 hicimos entrega de las Credenciales como Mediadores Profesionales a los alumnos de la III Promoción. La comarca empieza a tener (aún modesta, pero la tiene) presencia activa de estos profesionales. Ya no solo su epicentro, Torre-Pacheco, también en Cartagena, Los Alcázares, San Javier, San Pedro… comienzan a contar con lo que, en un futuro más inmediato que tardío, va a demandar la sociedad, los organismos y la ciudadanía de todos los municipios. Fue un acto humilde, discreto, pero rotundo, en el recoleto Salón de Actos del viejo Ayuntamiento… si bien que aún huérfano de atención por parte de los medios de comunicación que, incomprensiblemente, todavía menosprecian lo que mañana mismo será un hecho irreversible, y que los ciudadanos y los juzgados necesitan como el comer…

            “Lo que en Europa y todo el mundo es conocido y de uso normal, aquí aún es el gran ignorado”, me comentaba algún alguien. Así es. A pesar de que la propia Onu lo reconoció, aceptó y recomendó allá por 1.947, la UE le tiene puesto un emplazamiento a España, y el CGPJ ya está legislando al respecto, nosotros seguimos aferrándonos al retraso secular que nos caracteriza, mirando para otro lado… Cuestión de cultura y educación. Solo eso.

            Pero esto ya está aquí, y viene para quedarse. Sí o sí. Tan es así, que el día 24 de ya mismo se presentará el que quizá sea el último – o uno de los últimos – Curso de Formación de Mediadores Profesionales en el asequible y cómodo formato actual. Luego, ya veremos lo que, desde el Ministerio de Justicia, se acelera la cosa tras las Elecciones que tenemos encima. El modelo está decidido. Terminará siendo una carrera universitaria, como en el resto de los países europeos y anglosajones, con todo el costo, tiempo y dificultad que ahora se nos ahorra en la modalidad actual. Como en la época de posguerra, en la que había que formar y habilitar aceleradamente los profesionales necesarios y preferentes (medicina, enseñanza…) ahora se está dando en Mediación, si bien estamos tocando el final de una época… Luego, todo será cómo y lo que tenga que ser.

            El gran contraste, como digo y repito, es una sociedad renuente que no termina de creérselo, y unas administraciones que no acaban de admitirlo. Y unos medios que parecen evitar el reconocerlo y comunicarlo. Posiblemente que no estemos preparados, ni convencidos, ni concienciados, para lo que ya no tiene marcha atrás. Algo se ha hecho mal y no queremos verlo, o mirarlo de frente, no lo sé… pero el reloj tictaquea – permítanme el palabro – hacia adelante, los caminos se van abriendo lentamente, y los hechos, se van precipitando, poco a poco, irremisiblemente…

            Solo me queda felicitar a los nuevos miembros de ésta aún joven familia de la Mediación, darles la enhorabuena. Y dar la bienvenida a los que deseen enrolarse en lo que posiblemente sea la última oportunidad, si el nuevo gobierno que salga de las urnas, no ralentiza lo que ya está decidido por el órgano de gobierno del poder judicial…

            Son ya pocas las ocasiones que me quedan de sentir la íntima satisfacción de haber contribuido a algo que va a ser determinante en el devenir social. Y, por ser de las últimas, quiero disfrutarlo con los y las que ya forman, y aún formarán, el corpus de Mediadores Profesionales de esta región. Yo me siento orgulloso de formar parte de lo que es importante. El futuro, que ya está aquí, dirá la última palabra…

El próx. Viernes,26/04, a las 10,30 h., en radio T.Pacheco, FM 87.7 (queda colgado en YouTube): FANATISMOS… tan iguales, tan distintos…

Envíe su petición a miguel@galindofi.com facilitando su e.mail y le serán enviadas gratuitamente estas publicaciones