Saltar al contenido

TODA UNA LECCIÓN

Compartir


A veces llegan crónicas amables, reconfortantes, que nos reconcilian ante tanta burricie… He dejado pasar un tiempo de ésta que voy a tratar aquí, hoy, por si hubiera sido cosa de un espejismo en la aridez del triste panorama actual. Pero no ha pasado nada, y eso es una buena señal, una señal de auténtica madurez democrática, si bien que ciudadana, no política… y más aún, de cierta ciudadanía. Y es que hace cosa de algo más de un mes, cincuenta mil separatistas catalanes (es la cifra con la que me quedo, pues ni es la declarada por el gobierno, ni la delirada por los nacionalistas, si no la facilitada por un periódico nacional), se manifestaron en Madrid, con entera libertad, y con menos problemas, muchos, muchísimos menos, que los que ellos mismos crean cuando lo hacen en Barcelona, allí, en su propia tierra. De lo que me alegro mucho. Fueron 50.000 catalanes cerrados, de la Catalunya profunda, a los que trajeron en autobuses y trenes con un bocadillo de butifarra masiega, botellín de agua de vichy y pancarta precocinada, con algunos líderes jaleadores, y los soltaron en la capital del reyno borbónico y maldito, la huraña España, según el tórrido Torra.

            Y se encontraron con un magnífico día, un Recoletos, Cibeles y Prado abiertos, a su disposición, y un Madrid acogedor, respetuoso y tolerante, que contrasta demasiado con la imagen de dictadura y nula democracia que se esfuerzan en esparcir por todo el mundo, y que ellos traían embutida bajo sus mediatizadas barretinas, en cabezas debidamente vaciadas y lavadas. Les hubiera encantado que se les hubiese abucheado, silbado, insultado e incluso agredido, que es lo que ellos hacen a los españoles y a sus propios hermanos que así se consideran, allí, en la República Catalana. Es lo que deseaban y esperaban. Pero no fue así, y les salió del tiro por la culata del trabucaire. Ningún energúmeno patriotero les atacó, ningún Estado opresor les prohibió sus falsos discursos, ninguna policía torturadora les empujó siquiera… Nadie les amenazó, ni les pintó dianas en sus autobuses, como ellos suelen hacer en las fachadas de los hogares de sus catalanes españoles. Nadie les restregó bandera alguna por sus morros, nadie les dijo que España los odia, ni que son una raza inferior, ni siquiera los llamaron supremacistas. Ninguna TV los denigró, como su Tv3 hace con cuantos no son de los suyos. Nadie les escupió, ni les dijeron que allí no los querían, ni los mandaron de vuelta a ningún sitio, porque estaban en la España de todos… Y todo eso, les tuvo que joder un montón su moral, si es que conservan algo de moral.

            Así que, cuando se les vaciaron las baterías trufadas de tonterías, esa machada que nos iba a soltar ante las narices de los españoles lo que vale un peine catalán, y esa caterva de cincuenta mil, vieron cómo reacciona un pueblo civilizado ante la provocación, con la prudencia y hasta con el seny que ellos han perdido, tuvieron que regresar a sus pueblos-cubiles desinflados, sin poder presumir de un solo coche abollado y pintarrajeado por la barbarie española. Y lo que es peor, sin poder justificar su propia estulticia… Resulta, nen… que esa denostada España, en su propia capital, nos han tratado como ciudadanos, y lo que más jode, como ciudadanos españoles. Unos más de los muchos que se manifiestan en sus calles y plazas con entera libertad por los motivos que sea… Y deben estar cuantos vinieron, tan consternados y confundidos que, hasta la fecha, no ha habido ninguna reacción, ni nada se ha sabido de la muchachada, mucho menos de sus representantes en ninguna parte ni por ningún medio… Que Puigdemont de Waterloo, y toda Europa ya de paso, vayan tomando debida nota de quiénes son quienes son.

            …Pero es que, además, se pagaron su excursión por gentileza española. Igual que se les financia su gobierno reaccionario, sus mercenarios en los medios y en la política, sus insidiosa gentuza acogida a nuestra cámara de diputados por la democracia española, como indignos representantes de su propio pueblo, o sus fantasmales embajadas, y hasta todas y cada una de sus senyeras y esteladas con que hacen la guerra a quiénes se las pagan. Incluso esas falanges de camisas pardas, los CDR, se han abonado con dinero español. Y nunca, jamás, al revés, como a ellos les han hecho creer. Todo pagado por las hienas (Torra dixit) españolas

            Y ni siquiera esto se les echó en cara en su visita a Madrid. Ni se les gritaron las verdades que no quieren oír, ni las mentiras que ni siquiera merecen escuchar. Solo se les trató del modo que ellos no saben tratar: con educación y con respeto… Así que fueron, demostraron lo que son, y se volvieron a casa. No cosecharon ni un mal gesto con el que justificarse… Nada… En fin, lo que digo, toda una lección. Chapeau.-

El próx. Viernes, 26/04, a las 10,30 h., en radio T.Pacheco, FM 87.7 (queda colgado en YouTube): FANATISMOS, tan iguales, tan distintos...  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *