Saltar al contenido

NEANDERTHALES

Compartir


Los fichajes mediáticos de los partidos, tal como se han puesto de moda en estas últimas elecciones, como no los examinan antes para ver si dan la talla (claro, que, así los lideres, así las bandas), pues alguno sale falluto. El nombre solo no vale. Miren, por mal ejemplo, el de Suárez Illana – lo que se parece este hombre a su padre por fuera, y lo poco por dentro – éste de relumbrón por parte del PP, que se pone a pontificar contra el aborto diciendo barbaridades como que en EE.UU. esperan a que nazca el crío para luego matarlo, o que los neandertales ya los descabezaban nada más al nacer…

            Ambos extremos son tan bárbaros y alucinantes como falsos, evidentemente. Sin base real, ni histórica, ni de investigación, ni de nada. Puro invento. El primero, porque sencillamente es mentira, salvo que lo dijera como metáfora del pistolerismo en las escuelas, cosa que no aclaró en modo alguno (allí es eso, y aquí los condenamos al mayor índice de pobreza infantil de todo el continente). Y el segundo, por la sencilla y elemental razón que, de haber dado matute a los nasciturus por sistema, su estirpe se habría extinguido antes de llegar al homo sapiens (no en la sapiencia de este ejemplar, claro), cuando está demostrado que no es así, siendo él mismo buena prueba de ello…

            Naturalmente, resulta inevitable que los partidos atraigan según naturaleza, a pesar de que ya no son lo que eran, pues hoy son personalistas y presidencialistas, podados y modelados a la imagen del jefe, ¡Dios salve al líder!. Cesarismo puro y duro. Pero suele funcionar la inercia. Es normal y hasta lógico. Los de mi generación conocimos a los del “búnker”, que así se les llamaba, como igual podrían haberse conocido como los de “la caverna”, pues no eran otros que los mismos neandertales de ahora, solo que acorazados, armados y encañonados hasta los dientes, y con todo el poder que les otorgaba el golpismo y el guerracivilismo en sus manos. Hoy llevan el sayal de demócratas, y nacen y se alimentan de las urnas (ahí tienen a los voxistas mismamente) pero piensan igual que los neanderthales bunkerianos, como los cavernícolas: con el garrote original y primigenio en sus manos y en sus cerebros.

            El hijo de don Adolfo ha caído en el PP como pudo haber caído en Vox. Hubiera sido igual porque encaja en ambas manadas. Sin embargo, no lo tomen como un bicho raro, por favor, pues los bichos raros aquí, en este país, más bien solemos escasear. Es un tipo muy común, muy corriente, y muy abundante en España. Todos los mentideros, plazas y esquinas, barrabares y mercados, están plagados de pequeños y medianos neandertales y neanderthalas que votan neanderthal porque piensan y sienten en neanderthal. Antes de que llegaran los banderines de enganche ya estaban aquí los neanderthales…

            Y dicho esto, pido perdón a amigos que tengo en esas falanges, pero que sé que no participan de tales extremos y tamañas atrocidades. Que haberlos háylos y me honro de tratarlos. Pero eso es lo que pasa. Que a veces, los propios nos/les avergüenzan. Como también hay sinvergüenzas, aprovechados y cuentistas, capaces de venderse a sí mismos y a cuantos le siguen si preciso fuera, a cualquier nazionanista, por el hecho de sentar su egoísta culo en un desmembrado trono.. Y aquí no hay izquierdas ni derechas, si no ambas dos, pues ya el mismo Aznar le vendió a Pujol cuanto el enano quiso comprarle. Como antes de él los otros. Lo que pasa es que somos flojos de memoria y tenemos las hemerotecas trincadas y sin uso… ¿O acaso no?.

El próx. Viernes, 17/05, a las 10,30 h., en radio T.Pacheco, FM 87.7 (queda colgado en YouTube): YA ESTÁ BIEN… de tanta historia.

Envíe su petición a miguel@galindofi.com facilitando su e.mail y le serán enviadas gratuitamente estas publicaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *