Saltar al contenido

LO QUE VALE UN PEINE

Compartir


Aquí, en nuestras Islas Canarias, tenemos uno de los telescopios más grandes del mundo para observar el Universo… Ya sé que algunos de mis seguidores habituales pensarán que es un desperdicio de tiempo y de medios el ocuparnos de lo que tenemos a miles de años luz, cuando aquí mismo, en nuestro pequeño planeta, o aún más, en nuestro propio país, tenemos liada la que tenemos liada. Y puede que lleven razón. Mis propios amigos de este periódico pueden indicarme que afine en otras cosas, porque éstas les importa un bledo a buena parte del personal, que está más pendiente del partido del domingo que nos jugamos la permanencia, leshes, o de las fiestas del ajoarriero o de la factura de la luz. Y puede, seguro, que es así… Pero es que, de vez en cuando, hay que asomarse a la  ventana, y mirar p´arriba, no sea que nos caiga un aerolito en las macetas del adosado y ya no tengamos que preocuparnos por llegar a final de mes… O un trasto de los millones de toneladas de chatarra espacial que hemos colgado sobre nuestras cabezas.

                De momento, lo que han encontrado a 400 años luz de la Tierra – mú cerquica de aquí, pero sin peligro – es un inmenso pedrusco de unos 600 kms. de diámetro nada menos, que para los astrónomos tiene una importancia primordial, pues es lo que ellos llaman una Enana Blanca., una estrella que fue como nuestro sol mismamente, a la que hace unos cuantos millones de años se le acabó el hidrógeno (la cuerda, la gasolina), se colapsó en sí misma… ¡blop!, y se quedó abandonada en medio de una carretera de la Galaxia, a la deriva de Dios sabe qué puñetas…Ya sé que me dirán: bueno, ¿y qué?.. Miren, la gran importancia del tal hallazgo es que están (estamos) viendo el futuro. Sí, el futuro de nuestro Sol, y por lo tanto, el de nuestro propio planeta, La Tierra. Se nos presenta una postal de nuestro futuro, de nuestro llamado por conocido “fín del mundo”, tíos, achos…

                Paqueosepan… Nuestro Sol se está muriendo, se está enfriando, está perdiendo el hidrógeno también, como a ese antiguo colega suyo que nos ha aparecido flotando como fantasma aquí a lado. Antes de convertirse en otra Enana Blanca, tal que el cadáver de su antepasada, entrará en fase agónica y pasará a ser lo que llaman los astrónomos una Gigante Roja, que se tragará – como Vulcano se manducó a sus hijos – a los planetas circundantes más próximos… Ñam, ñam, Mercurio, Venus y La Tierra pasados por la parrilla… ¿Recuerdan lo que cuenta San Juan en su Apocalipsis, de que “caerán el sol y la estrellas sobre La Tierra”?, pues esa es la apreciación desde aquí, tal y como como se verá desde acá, pero en realidad será al revés, que La Tierra y los planetas caerán sobre el sol, aunque el efecto sea el contrario. También reza en ese mismo Apocalipsis de Juanillo que “los mares se alzarán e inundarán la tierra”, y nuestros científicos dicen que “cuando los planetas más cercanos al Sol estén por engullirse, las fuerzas de las mareas (su gravedad, su fuerza de atracción) acabarán por inundar y desmembrar el planeta”. Aprecien el parecido de lo uno con lo otro, Joel, que también era un profeta…

Lo que la ciencia ya no sabe con certeza es si desaparecerán del todo, o tras deglutirnos escupirá el hueso, como el de una oliva para que quede flotando por ahí, como le pasa a Marte… que es un jodío hueso de oliva descarnado… Pero no se me acohonen que ahora viene la buena noticia, y es que se ha calculado que esto pase, mes arriba mes abajo, dentro de unos 5.000 millones de años. O sea, que no creo que nos pille haciendo nada importante. No obstante, miren el calendario, igual se ahorran el dentista. Tan solo a nuestros amigos hindúes, que creen en la ley del Karma, Pueden preocuparse de que les pille una reencarnación y pasen directamente al nirvana saltándose el intermedio. Una putadica…

                Pero yo creo, fíjense, que nosotros mismos vamos a procurar ahorrarle esos sufrimientos últimos a nuestro planeta cargándonoslo por la vía rápida. Acelerándole una eutanasia activa y efectiva antes. El cambio climático que nos viene ya mismo, el calentamiento del planeta, el derretimiento de los glaciales, la subida del nivel del mar, el adelgazamiento de la capa de ozono, la contaminación atmosférica y oceánica… nos va a llegar más pronto que tarde, mucho antes que cuando al sol se le despierte el apetito zombie post-mortem… Y me dá el pálpito que los que estén piojeando sobre el pellejo de este pobre planeta los van a pasar puñeteramente mal, aunque los pille en los toros, de corrida. Y por mucho que corran…

                La justa y cabal diferencia va a estar en que no podremos echar la culpa a ningún Dios, ni a profeta alguno, ni a fuerza superior que valga… Va a ser duro, porque lo que está a las puertas es por obra y gracia de nuestra propia mano. Así que, como decía aquel epicúreo romano: comamos, bebamos y holguemos que mañana la joderemos. Vayámonos de viaje mientras podamos, hermanos… Eso sí, haciendo turismo sostenible, por favor…

El próx. Viernes, 14/06, a las 10,30 h., en radio T.Pacheco, FM 87.7 (queda colgado en YouTube): GIBRALTAR… Muy interesante...

Envíe su petición a miguel@galindofi.com facilitando su e.mail y le serán enviadas gratuitamente estas publicaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *