Saltar al contenido

EL VIAJE PODEMÍTICO

Compartir


Cuando Pablo Iglesias fue alumbrado por el parto (que no pacto) de los movimientos 15.M como líder indiscutible y mesiánico-carismático contra la desigualdad (crisis de por medio), el “no nos representan” como grito de guerra tribal contra los políticos de “la casta” (hoy es uno más de ellos) y todo aquel escenario hiperizquierdista a su alrededor, asustaba, epataba y encantaba a la vez. El despegue fue brutal en las europeas del 2014, y en las generales del 2015, y en las siguientes del 2016… y luego empezó el lento declive. Ya en las andaluzas las cosas fueron mal, el pasado mes de Abril fue peor, y en las últimas de Mayo han rozado el esperpento. Ahora anda mendigando un ministerio que llevarse a la boca para ver de colocarse él y, ya puestos, intentar resucitar al muerto.

            En cinco años ha pasado de ser un populista cerril y demagogo, con la moda de la mala educación, a un leninista puro modelo julianguitano, luego un socialdemócrata de izquierdas, y ahora parece mismamente el Padre Pío de Pietrelcina. Su voto ha bajado tanto porque la gente, en el fondo, no es tan tonta, y termina calándose al cuentista y clientelista, y porque sus famosas “bases” ya ven en él un culo pegado a una poltrona. Se lo ha ganado a pulso. Iba a asaltar los cielos y solo asaltó (trincó) un superchalet para vivir de proletario como un rey. Pero en cada bajón siempre ha encontrado a alguien a quien echar la culpa del mismo, para no tener que responder personalmente de su responsabilidad en ello.

            Zancadilleó a Errejón porque le estorbaba, como a la Bescansa, tras el numerito de la virgen amamantando al niño, igual que a otros muchos por oponerse a su ilustrado absolutismo. Sus “Número Dos” siempre han sido sus respectivas parejas (dos sueldos mejor que uno). Cuando se separó de Tania Sánchez, la primera, la desterró al gallinero del Congreso, y ahora, con la segunda, Irene Montero, sigue practicando el mismo nepotismo doméstico… ¿casualidades?.. lo dudo mucho. El reciente descalabro lo ha pagado Echenique, señalado por su staliniano dedo como responsable del desastre, así que lo ha separado de la Dirección del Partido. Mientras él se tomaba su último permiso de paternidad – como cualquier currito de clase obrera – el otro no  hizo los deberes, por lo que se ve…

            En Podemos ha habido (aún lo hay) mucha pose falsa, mucho vestuario “progre” de tienda Coronel Tapioca, no poco escaparatismo y no menos figurismo. Y la gente lo ha captado. Personajes privilegiados del funcionariado, al amparo de la olla cuartelera, y jugando a protagonistas de Acorazado Potemkin. Escasa materia gris y mucho manual de soviet. Mucho libro pero poca lectura. Y como única referencia intelectual: Juego de Tronos, que fue regalado en su día al Rey Borbón en clara referencia pero falsa deferencia. “Palabras vanas, promesas falsas, y vacío absoluto”, como escribe Francesc Carreras.

            Es posible, no lo sé, pero puede ser, que del colapso de esa izquierda de figuríneo nazca una nueva izquierda a la izquierda de la izquierda. Que se refunda, o se confunda, quién sabe... Pero habrá de parirse sin Iglesias y sus parejas de baile – nada de Ginger Rogers y Fred Astaire – con ideas vivas, actuales, con los pies en el suelo y el sentido de realidad en las narices. Y de Estado. Sentido de Estado, que falta hace… Pero hoy, somos y somas, podemos y podemas, unidos y unidas, no son más que pegatinas fluorescentes. Nada.

            …Y quizá que la nueva fuerza emergente y rompedora de sentido contrario, Vox, ande el mismo camino: subida fulgurante, breve meseta, y caída decepcionante. Aunque son opuestas (solo en su filosofía, no en los modos y formas), el “truco” empleado es el mismo: digamos a la gente lo que la gente quiere oír. Populismo demagógico en estado puro… Y duro. Cuanto más duro, mejores resultados. Si se hace por el sistema Meïn Kampf, para una vez en el poder secuestrarlo, a lo peor… Pero si no es esa la idea – y espero que no – el camino de regreso es tan rápido, o más, que el camino de ida. Son métodos expeditivos que pueden funcionar cuando el paciente está a punto de diñarla. Se le dan los santos óleos, y, ¡hala!, nombramos ministro a nuestro caballo… Pero no…no es el caso, o eso quiero creer.

             

El próx. Viernes, 14/06, a las 10,30 h., en radio T.Pacheco, FM 87.7 (queda colgado en YouTube): GIBRALTAR… Muy interesante...

Envíe su petición a miguel@galindofi.com facilitando su e.mail y le serán enviadas gratuitamente estas publicaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *