Saltar al contenido

LA PRINCESA RAPTADA
Por miguel-galindo El 10/04/2019
image: https://ep01.epimg.net/cultura/imagenes/2019/03/15/actualidad/1552651443_804746_1552667981_sumario_normal.jpg

Resultado de imagen de LA DAMA DE LA ALMOLOYA

Me he enterado por la prensa nacional, si no, es muy posiblemente que aquí hubiera pasado desapercibido, o disimulado, al menos hasta el punto en que se pueda ocultar, naturalmente… Estoy hablando del secuestro de una princesa… Bueno, para ser exactos, el secuestro de los restos de una princesa…

Ustedes saben – y si no lo saben, deberían saberlo – que el sureste español es, en su mayor medida, donde floreció la cultura argárica, y estoy hablando de una civilización de unos dos mil años antes de Cristo. Y que, aquí, en nuestra región, tenemos importantes yacimientos arqueológicos argáricos esturreados por aquí. Sobre todo por la comarca del Bajo Guadalentín, y toda esa parte… Concretamente, en el término municipal de Pliego, existe uno muy importante: el de La Almoloya. Pues bien, ahí concretamente se encontraron los restos de una dama, enterrada en la cabecera de un edificio singular, con todo su ajuar de joyas. Una treintena de valiosos objetos de oro y plata, piedras semipreciosas y una excelentemente elaborada diadema.

Por su disposición y análisis genético, se cree que la mujer perteneció a una familia noble y preponderante con bastante influencia y poder en la zona. Una especie de princesa, dada las características de enterramiento, en una urna. Esto fue hace cinco o seis años. Arqueólogos de la Universidad Autónoma de Barcelona ( ¿aquí no tenemos universidad ni arqueólogos? ) calificaron la construcción como “el primer parlamento europeo”, aunque en esta región, más proclive al cohete, pandereta y morcilla, pasáramos de semejante acontecimiento, éste sí que cultural, en verdad…

El caso es que los restos de la ilustre dama, fueron a parar al Museo Arqueológico de Murcia. Bien guardado está, aunque sea infinitamente menos visitado, por desconocido, claro, que la Fuensantica o el Realmurcia, por poner un malejemplo… Bueno, vale, de acuerdo… tampoco le pidamos manzanas a la palmera. Como dijo aquel torero, “lo que no pué ser, no pué ser, y ademah eh imposible”…Pero si ahora ha aparecido en la prensa nacional, es porque Mula, pegadica a Pliego, que recién ha abierto su Museo, reclama a la tal dama, por pertenecer a su comarca, y la Murcia capitalina le contesta que nones, Romanones… Que ellos se conformen con la baratija, que a la princesa se la quedan en la “capi”…

Tampoco es para extrañarse, ni para estreñirse… Es la norma de la casa. Y no se llevan La Almoloya a la Gran Vía porque no pueden, pero cuando puedan, si pueden, lo harán. Como quieren hacer con Ifepa, como están haciendo secuestrando los derechos de los taxistas en “su” aeropuerto, etc… Todo para los de la capital, mi general… Puro y duro centralismo casinero de señoritos…

“Cuando las barbas de tu vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar”, dice el castellano refrán. Torre-Pacheco tiene, además de Ifepa, claro, en su Sima de las Palomas, el segundo yacimiento paleontológicos de este país, y uno de los más importantes de Europa, aunque también seamos igual de obtusos y romos en reconocerlo. Los valiosos restos que mi tocayo Wallker rescata de sus entrañas año tras año, se depositan… ¿en Murcia?. Bien. Cuando el Museo erigido junto al Cabezo (es posible que mis bisnietos lo vivan, si no se cae antes), pueda, quiera, o sepa, o lo dejen, echar a andar, veremos a ver si no tiene que exponer en sus vitrinas réplicas de plastilina.

Y no es que al personal le importe mucho, ni esté por la labor, ni educados al respecto, ni su interés vaya por lo de su patrimonio cultural… que aquí le cambiamos al más pintao nuestros restos arqueológicos por trajes de huertano… y huertana, cuidiao, p´al Bando, y no passsa ná… Pero que, digo yo que si, de vez en cuando, aún de uvas a peras, guardáramos un poco de vergüenza torera, pos que tampoco vendría mal, ¿no..?. Ná más que por guardar las apariencias.

El próx. Viernes, 12/04, a las 10,30 h., en radio T.Pacheco, FM 87.7 (queda colgado en YouTube): TODA UNA LECCIÓN. A veces, nos sa

Read more at http://el-escriba.emiweb.es/blog/la-princesa-raptada.html#Ijl1clx7MZ1oeoKM.99


El gobierno de Bolsonaro proclama públicamente que "limpiará la Administración de comunistas"... La verdad es que, dicho así, sin anestesia, recuerda a aquellas cruzadas americanas de los años de las persecuciones en que se acosaba a cualquier intelectual o ciudadano que oliera a izquierdoso, o a las cruzadas integristas...

A mí, por proximidad y familiaridad, me suena al más puro y duro franquismo, cuando el dictador encarcelaba o fusilaba a cualquiera que hubiera sido tildado de comunista...

De momento, ya anuncia una purga de 300 funcionarios a los que se les nota el puño tendente al cierre. A la p...calle. Después, ya veremos, pero que se vayan preparando, no sea que los metamos en un campo de concentración. Asi que, o arrepentimiento, o inquisición...


Leo en el periódico que “la Virgen de la Fuensanta ya está de vuelta en Murcia”, como si se hubiera ido a pasar una temporada en su casa solariega de la montaña, y hubiera vuelto a casa. Cuando regrese allá, se dirá que La Virgen de la Fuensanta ya está de vuelta, de nuevo, esta vez al sitio que lleva su nombre. Y nunca sabremos dónde está de vuelta ni dónde de ida… pero, bueno, esto es anecdótico, como una introducción intrascendente a una reflexión trascendente. Permítanmelo.

            Y lo trascendente – para mí, al menos – personalmente, es que ha vuelto (o la han vuelto, pues ella ni viene ni vá, si no que la traen y la llevan en imagen) cuajadica de lujoso ropajes, adornos, costosas joyas, cargada de pedrería y ricos complementos. Como todas las Vírgenes, pero no como la Virgen de la que se habla en las Escrituras, fuera lo que fuese la madre de Jesús, el Cristo. La transportan de aquí para allá, ricamente ataviada como cualquier ídolo totémico, y además la traen que pase aquí la Semana Santa y asista al desfile de advocaciones de Sí Misma, también cual de ellas con más lujos y detalles, y enjoyadas riquezas, y costosos ropajes, compitiendo entre sus propias imágenes… Delirante.

            Y es precisamente eso, toda esa parafernalia de pasos, paseos, idas y venidas, vestida de recargadas riquezas, lo que entusiasma y vuelve loca a toda la gente. O sea, todo lo contrario a la auténtica y genuina doctrina de Aquel sublime galileo. Lo espectacular de ese procesioneo contrasta demasiado con la humildad del personaje en el que se basan estas profanas espectacularidades, extrañas a todo sentido real e histórico, y tan ajenas a la fé original… Jesús, como buen judío que era ante todo, fue un perfecto iconoclasta, no un adorador de imágenes, como hacen sus declarados seguidores. Y lo lógico es que esté espantado de ver el espectáculo circense que se monta en Su nombre, si es que ese Hijo del Hombre también es Hijo de Dios, y lo está viendo desde cualquier esquina de cualquier eternidad. Nada más alejado de su realidad y de su propósito…

            ¿Aquella María, madre del nazareno aquel, se vio a sí misma como la engalanada figura de sus devotos contemporáneos?.. Por supuesto que no. Nada más lejos y apartado, y disparatado… Estoy seguro que incluso se consideraría ofendida. No podría ni andar, la pobre, con toda la cacharrería y bordaduras con que se la disfraza en rica idolatría. Pero es en lo que la hemos convertido. La Iglesia, detentadora de los católicos rituales, se aprovecha de su posición sacudiéndose el muerto de encima: Religiosidad Popular la llama, se excusa e intenta explicarlo y justificarlo. Y a mí que me registren, dice como buena farisea…

            Pero caya quiénes han creado, criado y fomentado esa religiosidad popular, que, por falsa, manipulada y deformada, en vez de combatirla, por el contrario, se esfuerzan por alimentarla y aprovecharse de ella en la parte que les toca. Y les toca buena parte en el negocio…

            Entre tanta mentira y absurdo, se agiganta aquella humilde figura de mujer y dolorida estampa de madre, ocultando sus lágrimas bajo un viejo y raído manto de pobre mujer pobre, cargando su horrible sufrimiento sobre el brazo que le ofrece Juan, el joven y no menos pobre discípulo, derrumbados ambos ante la cruz de la que cuelga, desnudo y desvalido, el Hijo de una y el Maestro del otro, que ha sido condenado a muerte precisamente por eso mismo, por enfrentarse a un sacerdocio que había convertido al Padre en dogma, riqueza, influencias, poder, rito… y había hecho del Templo un espectáculo y un muy floreciente negocio. No… Aquella María no es esta Vírgen… No me lo creo por muchos espíscopos que me lo aseguren… Ni de coña.

           

El próx. Viernes, 12/04, a las 10,30 h., en radio T.Pacheco, FM 87.7 (queda colgado en YouTube): TODA UNA LECCIÓN.  A veces, nos sale bordada...


Los bailarines del PSC, esto es, el ballet de Iceta, ofrece a Torra un intercambio de cromos: nosotros os apoyamos en los presupuestos catalanes, y tú nos apoyas (a Sánchez) en las propuestas nacionales...

O sea, tú pides por esa boquita, cielo, que, a cambio de que tito Pedro salga de los atolladeros, nosotros nos veamos obligados a asumir lo inasumible... O lo que es igual, nos comprometeamos a avalar a un gobierno separatista sus cuentas del gran capitán, por disparatadas que éstas sean, y aún en contra de los intereses del propio Estado, a cambio de su sí envenenado...

Desde luego, yo no sé si parecen tontos, si solo se lo hacen, o si realmente lo son...


En la última movida del 8M, me dí cuenta, por alguna de las pancartas, que, invariablemente, parecían repetirse en distintos lugares, que, o casualidad o consigna, se referían a una frase de un poema de la poetisa norteamericana Emily Dickinson (1.830-1.886): “ignoramos nuestra verdadera estatura, hasta que nos ponemos de pie”. Como soy un puñetero “tirahilos”, empiezo a leer todo lo relacionado con ello, y, por un columnista, Eduardo Jordá, me entero que el feminismo ha proclamado (esto es como cuando el Vaticano santifica) como referente a Emily Dickinson, así que, por si alguien me sigue, me pongo al tajo, a ver si me entero de algo…

            Y me encuentro con que esta mujer es realmente difícil imaginársela como un símbolo del movimiento feminista. Una dama de su época, retraída, que vivió encerrada en sí misma y que hizo de su casa su propio claustro; que su vida transcurrió en familia, sin apenas salir al exterior, e hizo una clausura de su mansión en Massachussets, con sus padres, y cuyo párroco la definió como “rara y mongil”; cuya existencia es todo un enigma de aislamiento absoluto…

 Tanto, que ninguno de sus biógrafos se ponen de acuerdo. Uno dice que estuvo enamorada de un clérigo, un predicador al que oyó un día en una iglesia cercana a su residencia. Otra dice que, en realidad, estuvo enamorada de su cuñada, pero pocos saben mucho de ella. De hecho, tan solo se conserva un daguerrotipo suyo con 18 años. Murió a los 56, y entonces solo la conocían sus familiares directos y un reducido grupo de personas que se habían relacionado con ella.

            Una vida tan ascética le otorgó tiempo sobrado para desarrollar una extensa labor creativa. Más de 1.800 poemas, muchísimos de ellos sin título, de forma que, cuando fueron editados tras su muerte, se le asignaron números correlativos para saber reconocerlos y referenciarlos. Lo que dá a entender que esta mujer escribía por una necesidad interior y no para ser publicados y expuestos al público. Sus poemas son de una belleza arcáica, innata, intrínseca, misteriosa, mágica, casi que esotérica, de un significado oculto. Lo único que se deduce de su lectura es que solo escribió para sí misma.

            Precisamente de su Poema 1.176 se ha sacado el lema orlado por el feminismo. Aunque no es exacto, pues se le ha mutilado una parte. En realidad dice “ignoramos nuestra verdadera estatura, hasta que no se nos obliga a ponernos de pie”. Existe un matiz importante, una diferencia significativa: en el de la proclama feminista se le ha borrado lo de la obligatoriedad, dándole un significado de voluntariedad. Es distinto, muy diferente, incluso le cambia el sentido. La autora quiso decir que solo en los momentos críticos y difíciles damos la verdadera talla de nosotros mismos. La voluntad es sometida a la necesidad…

            Dejémoslo ahí, y que cada cual saque sus propias conclusiones, y lo interprete como su dios, o diosa, le dé a entender. De lo que estoy seguro es que si Emily Dickinson hubiera sabido la utilización de su figura por el tsunami feminista actual, muy posiblemente que la tierra se la hubiera tragado. O se hubiera dejado barba y bigote y metido a cartujo. No era esto en lo que ella pensaba. Mucho menos lo que buscaba…        

El próx. Viernes, 12/04, a las 10,30 h., en radio T.Pacheco, FM 87.7 (queda colgado en YouTube): TODA UNA LECCIÓN.  A veces, nos sale bordada...


Hace 40 años, la Transición dejó pendiente (atascada) la supresión del Concordato con el Vaticano, como reminiscencia franquista. Nadie, ni  ningún partido político – tampoco la izquierda – ha querido recordarlo durante cuatro décadas…

Hoy, el 75% de los ciudadanos, incluídos grupos católicos independientes, defienden la supresión del mismo, a fin de recuperar el prestigio perdido y la libertad del Estado con respecto a la Iglesia, sobre todo, y así lo señalan las encuestas, en materia de enseñanzaa, financiación…

Y yo, que no soy de esos grupos, añadiría que también an amortización. Como la de Mendizabal mismamente. En ningún país existe esta sumisión y tal anacronismo, que viene de la Edad Media…


Hay casos y cosas que la historia – con minúscula – no recoge, pero que es necesario conocerlas, reconocerlas y recogerlas para que la Historia - con mayúscula – se escriba con todo su auténtico sentido. Todos sabemos, y los historiadores serios y formales, como mi amigo Laureano, saben de sobra, que la historia suelen escribirla los que mandan, suelen difundirla los que pueden, y suelen aprenderla los que quieren… Pero que, habitualmente, desde la óptica del vencedor a la del perdedor vá un abismo, como existe otro entre el que la lee para saber la verdad y el que la lee pero dándole igual la verdad. El primero de ellos, acostumbra a investigar en el tiempo y en el espacio para saber y conocer. El segundo le da lo mismo que le endilguen una historia más falsa que un decorado de cartón piedra. Incluso bien puede ser que le interese defender una mentira por cuestiones políticas, o de influencia o poder. Hoy tenemos en este país al que aún llaman España, 17 historias fraudulentas, retorcidas, manipuladas y apañadas, de una sola que llegó a ser, como la patria contrahecha por 40 años de dictadura, una, grande y libre, según el cuento de la pipa rota…

            Hace poco salió a la luz un documento estremecedor de una docena de páginas, escritas como testamente político, de lealtades, amistades, e incluso de ámbito familiar, como alegato de defensa ante el Tribunal Militar que lo juzgó, de un tal Ricardo de la Puente Bahamonde, jefe de la fuerza aérea del norte de África, primo-hermano de Francisco Franco y Bahamonde (su parecido físico es asombroso), que fue fusilado por negarse a rendir el aeropuerto de Tetuán a su primo y permanecer leal al gobierno legalmente constituido, al que juró acatamiento y lealtad, cuando su primo Paco, que también hizo el mismo juramento, quiso aterrizar allí con su Dragón Rapide, procedente de Casablanca, para iniciar el levantamiento militar… Se habían criado juntos, compartido juegos y crecido uno al lado del otro, y se querían como hermanos. Pero, ya se sabe lo del cainita refrán: hay buena o mala querencia según la intendencia. Y aquí falló la intendencia a una de las partes

            A Ricardo de la Puente, “el primo al que quería más que a un hermano”, según un familiar común cercano a ambos, lo fusilaron el 3 de Agosto de 1936, un par de semanas después de la rebelión armada propiciada por su cosanguíneo, que, desde Ceuta, se lavó sus (sucias) manos manchadas con la primera sangre, de la suya propia. En adelante, él sería el Caudillo, Generalísimo por la gracia de Dios, bendecido por todos, seguidores y sometidos, y por la santa madre Iglesia. Y comenzó una Historia de fieles, leales, traidores, rebeldes y malditos que la historia más rastrera confundió y mezcló… La crónica dice que, el 18 de Julio, los regulares sitiaron el tal aeropuerto obteniendo una resistencia que vencieron con un bombardeo sin cuartel. De la Puente enarboló personalmente la bandera blanca cuando ya no pudo resistir ni defender su posición, salvando la vida de los que estaban con él. Franco, recién aterrizado en Samia Ramet, fue informado de la detención de su primo más amado. Tras enviarlo a la prisión de El Hacho, él mismo le montó un sumarísimo sin garantías procesales ningunas, y en quince días se lo quitó de en medio… En cuanto a lo de la frase hecha de “el juicio de la historia” que tanto utilizaron los exégetas del régimen en la dictadura, en sus comentarios, artículos, soflamas y textos “históricos”, habría que preguntarse: ¿qué tipo de juicio, y a qué clase de historia?.. Y, una vez analizado bajo unas mínimas garantías de rigor y equidad, entonces poder emitir un parecer deseablemente equilibrado.

            En este ejemplo de muestra, sacado de nuestra más reciente historia, se ilustra perfectamente lo que decía al principio. Que la Historia con mayúscula, la auténtica, la legítima, la verdadera y genuína, está enterrada entre docenas de falsas historias, manipulada, disfrazada y retorcida entre pliegues y capas de intereses espurios de los que ostentan el poder de contarla sin posibilidad de desmentido, de réplica, ni de oposición ni matización alguna. La Historia puede ser cualquier cosa menos dogmática. En el momento en que se enseña bajo dogma es la mejor prueba de que esa historia no es la verdadera Historia. Que es la falsa.

            Por eso de que se requieren historiadores libres, no adocenados, ni apesebrados. Historiadores puros y limpios, en los que su fidelidad a la Historia esté por encima de sus servilismos políticos y/o administrativos. Como es también el caso del autor del libro que dá a luz la pequeña historia en la que hoy me apoyo. Un tal P. Corral, periodista y político cercano al PP, en su obra “Esto no estaba en mi libro de la Guerra Civil”, editado por Almuzara, donde ha primado la rigurosidad histórica a la afinidad política.- Y es que la Historia no está hecha permanentemente de blancos y negros. Mentira. Se está haciendo cada día de infinidad de grises y matices distintos, e incluso, muchos, de opuestos. Y casi siempre, ni los santos, ni los mártires, ni los héroes, tienen cabida en ella.

El próx. Viernes, 12/04, a las 10,30 h., en radio T.Pacheco, FM 87.7 (queda colgado en YouTube): TODA UNA LECCIÓN.  A veces, nos sale bordada...


En aquellas concentraciones católicas de la Familia que promovía Ana Botella, codo a codo con la Conferencia Episcopal Española, trayendo gente de todas las parroquias de España, para protestar contra la Ley del Aborto…

...Ninguno de ellos quiso ver el monstruoso aborto de miles de familias pobres con niños pequeños que la alcaldesa de la santa derecha estaba llevando a cabo con sus miles de viviendas protegidas…

Pagados sus alquileres por familias humildes, las estaba vendiendo por debajo de su costo público a fondos buitres y financieras sin escrúpulos, para que, especulando y triplicando sus valores, los echaran a la puñetera calle… La iniquidad, el fariseísmo y la hipocresía tras cada pancarta.


Un día te levantas y echas la vista atrás. Y entonces te das cuenta que sí, que puede que hayas hecho algo de lo que siempre quisiste hacer, que bueno, que vale, hasta cierto punto, pero no lo que te hubiera gustado. Aunque lo hayas intentado… La cultura… siempre te sentiste atraído por ella. Entre niño y joven te enrolaste con otros en aquellos ya lejanos proyectos, Cámping, o Fénix, de tu pueblo, entonces fronterizos con la legalidad de la dictadura, donde solo querías un lugar donde la cultura respirase un poquico, y tú respirar con ella. Aquellos Juegos Florales de Marcha de Áida y Flor Natural eran los quieroynopuedos más permisivos de la época, vigilados hasta la angustia, luego Certámenes Literarios…

            Seguiste pegado a tus libros y escrituras, cuando podías y como podías. Nada del otro mundo, pero todo un mundo para ti… Alguna incursión en aquella revista Karma-7, con aquellas inquietudes marginales tuyas, alguna colaboración suelta en la prensa de entonces, La Verdad… de la que ostentaste una entonces posible pero absurda corresponsalía compartida, algún otro pobre intento dentro de tu propia pobreza y limitaciones. En tu primera madurez te dieron la oportunidad de un espacio fijo en un periódico, simultaneándolo con otros en unas apenas incipientes y balbuceantes página de un fenómeno que entonces comenzaba a llamarse Internet. Luego le incorporaste unos programas radiofónicos a tu pequeño y escueto reino quijotesco de Barataria. Así durante décadas…

            Acumulaste muchas más responsabilidades paralelas, que, si bien otros pueden considerar cultura (todo es cultura, se afirma), tú no lo ves así. Piensas que puede formar parte de la cultura sin ser realmente cultura, y que hasta lo más bobo y hedonista, en el fondo, es también cultura, aunque sea una cultura negra, al igual que los agujeros negros forman parte del universo…

            Así que no todo en lo que has engolfado tu vida es cultura para ti… Pero lo tuyo es lo que siempre has calificado – o mejor, clasificado – como cultura. Por eso, cuando te hiciste mayor, y te vino la jubilación rebozada de crisis económica y apreturas sin cuento, intentaste remendarla con lo que mejor sabías hacer y más querías hacer: echar una mano con la cultura: ahí tienes el uso de tu tiempo (ya realmente tuyo), te dijiste, y quizá algo de hilo y aguja con que remendar tu ya ajado ropaje…

            Pero todo el mundo te cerró las puertas. Donde te dejaste media vida, tú te quedaste rozando una esperanza echa humo de una fundación culturempresarial que, alguien con visión quiso poner en marcha, engarzada a tus sueños. Luego, un proyecto de semanario cuyo mecenas se arrepintió. Después, desde tus próximos munícipes, te solicitaron un proyecto para el fomento de la lectura y escritura escolar, del que se aprovecharon los que cobraban de eso, y que pasó tan pronto pasó el momento político (la cultura sirve a la política, aunque parezca lo contrario). Te ofreciste a tirios y troyanos dentro de las más que razonables condiciones, pero solo recibiste buenas palabricas, falsas promesas y sentidos palicos en la espalda. Fundaste una asociación cultural con un más que buen amigo, a la que le segaron la escasa hierba bajo sus escasos piés, y le quitaron los apoyos prometidos, y la red, tras haber saltado…

            Hoy… una colaboración de más de treinta años en un periódico te la ponen en duda. Sin una palabra. Sin una sola explicación entendible. Sin una señal de agradecimiento a los servicios prestados. Poco a poco, lentamente, la agonía de la nueva realidad se vá imponiendo… Hoy desaparecen unos cortos tuyos, mañana el resto, tu columna habitual vá evaporándose por distintos motivos sin aclarar del todo, tenuemente. Como un fantasma de lo que un día fue… pero sin dar realmente la cara con la clara…

            Y te quedas así, sin saber por qué, ni a qué se debe… Aunque estés casi seguro (siempre queda el casi) que es por no someterte a lo políticamente correcto, a la política cuasi institucionalizada de pensamiento único, dirigida y diseñada por los nuevos, y sutiles, e intelectualoides poderes fácticos… Y ya solo te quedan tus “palicos y cañicas” para seguir ofreciendo una cultura de librepensamiento, que mira, tontolhaba, ya nadie quiere…

El próx. Viernes, 05/04, a las 10,30 h., en radio T.Pacheco, FM 87.7 (queda colgado en YouTube): ¿QUÉ HISTORIA?.. y es que son historias de la Historia.