Saltar al contenido


El otro día observé, mejor escuché, si bien que involuntariamente, aclaro, las espontáneas y estentóreas declaraciones de sus proezas amatorias a un macho ibérico de toda la vida. A cuatro metros de barra de bar de mi posición estratégica desde el puente de mando, se desgañitaba ilustrando a su pasante (acompañante) de sus capacidades para con el sexo opuesto. ¡Dios… un ejemplar del jurásico ha llegado hasta aquí!.. Me pareció retrotraerme en el tiempo a aquella época de constreñido mozalbete en que escuchaba, apabullado, las expansiones casanovescas de los mozos más talluditos a los más novatos en pelusilla, pintándose a sí mismos como consumados maestros en la procacidad del tomaydale…

                Un ilustre versado que iba conmigo, me soltó en voz baja y bajo codazo: “macho… eso es el efecto Coolidge, ya sabes…, lo del gallo entre las gallinas”… “Mucho kikiriquí, pero pocos huevos”, añadió con un gesto de magisterio del que sabe… Y como que parecióle – permítaseme el palabro - al buen amigo, que me quedaba in albis por su último comentario, prosiguió… “sí, hombre, es lo que igual ocurre a los reyezuelos árabes con la cosa del harén y todo eso… que lo mucho apoca…”.

                Y yo que creo que es al revés, fíjense… Así que pregunté a mi prójimo próximo si él sabía porqué se llamaba precisamente así, Coolidge, el tal efecto. “Pues mira, no…” me contestó. Pues si yo no estoy mal informado – le dije – la cosa tiene su gracia, y le pusieron el nombre por un presidente americano, Calvin Coolidge, que rigió EE.UU. entre 1923 y 1929, me parece… “¿Y qué leches tiene que ver la política con esto?”, me espetó, al tiempo que un familiar le pitaba en la calle con la premura que impone el mal aparcamiento, para que corriera a subirse al coche… “Me tienes que llamar y terminar de contármelo”… No, mejor lo escribo para todo quisque, que esto dá para resolverme el articulico del día…

                Y aquí me tienen, cumpliendo con lo que mi foráneo amigo se quedó a medias, y con cuantos me leéis, si saberlo lo queréis. Era una historia olvidada y enterrada, que el tal amigo revivió entre los escombros de mi memoria. Hela aquí:

                El presidente estadounidense Calvin Coolidge, como digo, visitaba una granja avícola industrial en compañía de su esposa y otros mandatarios. A las explicaciones del granjero de que un gallo podía cubrir a gran cantidad de gallinas al día, la primera dama se interesó por la cantidad de cópulas diarias del de la cresta. “Unas cincuenta veces, señora, más o menos…”. Medio en broma, comentó ésta al avicultor: “por favor, dígaselo al señor presidente…”.

                Así lo hizo el atribulado hombre, a lo que el presidente inquirió: “¿y siempre lo hace con la misma gallina?”. Éste se apresuró a contestar: “No, señor presidente, lo hace cada vez con una distinta.”. A lo que el primer dignatario añadió: “Por favor, dígaselo a mi señora esposa”…

                Como comentaba al principio, al macherío hispánico de hace más de medio siglo, cumplía con el efecto Coolidge como Dios manda. Luego, ese dios, u otros dioses, empezaron a mandar que menos lobos, Caperucita, a pesar de que sesudos investigadores de la cosa y de los casos comenzaran a sacar ensayos y estudios sobre que el hombre es naturalmente polígamo, y que la monogamia es un rol social artificial y artificioso, etc., etc… Pero yo creo, con perdón hacia el macho de la barra del bar, y hacia todos los machos que en el mundo han sido, que si el efecto Coolidge se da en el hombre, como ser humano que es, también se da en la mujer, y que éstas igual podrían contar las mismas hazañas bélicas que el otro… Que en el mundo de las personas hay muchos gallos y gallas.

Si nos envía su petición a admin@escriburgo.com le suscribiremos gratuitamente a las MIGAS diarias de Miguel Galindo


Leído en la prensa, a modo de Bando: El obispado busca profesores de religión entre los estudiantes. Impulsan la iniciativa “Me apunto a Religión” para aumentar la matriculación de los alumnos en tal materia. Es una campaña para animar a los jóvenes a plantearse la educación religiosa como una salida profesional…

O sea, la fé como profesión pagada. Una incongruencia absoluta. ¿Se educa en religión por fé o como recurso económico?. El clero está diciendo que es una salida, un medio de vida, así que, ¿qué es lo que prima, la fé o el bolsillo?. ¿Qué es lo que importa, tener fé o solucionar la economía?...

Y luego, está lo otro: ¿Quién paga al profesional de la fé?, ¿la Iglesia o el Estado?.. Es que el Estado somos todos…


Cospedal ha perdido la batalla, pero puede ganar la guerra desde el guiñol, tan solo que manejando sus propias marionetas. Lo veremos. Sabido es que Sáenz de Santamaría y ella se han odiado cordialmente entre los forros del registrador. Y que siempre se han disputado el favor político mariano, mordiéndose los tobillos a dentelladas, y saludándose, muá, muá, con instintos de hiena. Y que ahora, caretas fuera, se han disputado el hueso de un PP desrajoyado que ha quedado libre de amo. Y que ha ganado Soraya el primer asalto, quedando Doloricas sin opción al segundo. Pero que bien puede desde fuera ordenar a “sus” compromisarios que voten a Casado tan solo que por cargarse a su ilustre rival, la Sory… No me extrañaría en absoluto.

                Mientras Sánchez, quién los ha mandado con su impensable moción censuroide a arreglar sus cosas desde la oposición, se las está jugando con la peor marioneta del guiñol de Puigdemont: Torra el Mandao. Un burro sordo y ciego, y esquinado, que solo rebuzna por boca de su amo, que ni piensa por sí mismo, ni mucho menos sabe negociar. Antes de reunirse ambos dos, ya le ha tenido que recurrir Pedrín ante el Constitucional la primera actuación (su primera coz) hacia la uniteralidad, aprobada por su Parlament, que es su cuadra…

 Enfín, la diferencia hoy es que Rajoy se enrocaba en su tontolhaba, y Perico confía en su pico… Pero poco más dará de sí esto. Con una piedra obstruyendo el camino no se puede proseguir. A las piedras no se les puede convencer para que se aparten y dejen pasar. No. Con una piedra no se puede hablar, ni razonar. O se le empuja para quitarla de en medio, o se dinamita. Pero bueno, le deseo toda la suerte del mundo. Como igual se la deseo con el desahucio de los restos del espadón sanguinario, que ocupa un lugar usurpado a la historia.

                Como se la deseo también a Pablo Iglesias con sus gemelos. Les han nacido prematuros, al contrario que su partido, que le nació maduro, por los 15M, y con una impronta viejuna del tiempo de los de Fuenteovejuna. Pero los críos son distintos, y yo a los niños les deseo lo mejor del mundo, y es bueno que lo conozcan (el mundo, digo). Dice Pablo que están en las mejores manos, y ahí corta y calla el resto. Y lo calla por guardar su imagen, pero yo sé que en esos momentos piensa en Quien dice no creer, por si acaso – como todos -, que no he conocido yo a uno solo, por muy de puño fermé que se crea, que alguna vez en su vida no se le haya escapado un diosmío…

                Pero ahora, Irene y Pablo están en lo que están, y hay que dejarles centrarse en lo suyo. Saldrán adelante, si Dios… ¡joer, ya lo he dicho..!, los llevarán a criarlos y educarlos en el casoplón de las estrellas, de los privilegiados de la sociedad, no en el de los pobres del mundo esos a los que cantan como un falso mantra sus progenitores. No. Ellos están en el otro lado de la valla, y compartirán sus privilegios con los del muy buen pasar… Los desheredados de La Internacional son de otra casta…

                Algún día, quizá, se lo tendrán que explicar a los chiquillos, y decirles cómo se concilia en la conciencia dos principios contrarios en su esencia. Pero bueno, en fin, quizá entonces hayamos sabido hacer algo mejor que esto, que hoy tenemos y defendemos, como por ejemplo que el país pueda elegir entre listas abiertas a personas más honradas por lo que hagan que por lo que predican. Y dé igual la pantomima de primarias que montan todos. O que alguien se encasquete un gobierno provisional a base de gestos, como el que se baila un chotis en una losa. O lo mismo que pasa con los que se visten de pobres en Prada y discursean al revés de lo que desean… Quizá entonces todos estén donde tengan que estar porque todos seamos lo que tengamos que ser… ¿Quién sabe..?

               

Si nos envía su petición a admin@escriburgo.com le suscribiremos gratuitamente a las MIGAS diarias de Miguel Galindo


Las últimas lluvias que alimentaron los pantanos del Tajo los obligaron a desembalsar. Gracias a ello esta región recibe otro nuevo trasvase de 38 hm3. Una lágrima de todo un llanto, pero que vale su peso en oro…

Si la misma ley obligara a Aragón a trasvasar por idéntico motivo, tanto los baturros como los murcianos tendrían sus problemas resueltos. Ni a unos les causaría desastres y los otros tendrían agua. Lo que a unos daña a otros apaña…

Pero cuando la ceguera, la insolidaridad y la burricie es mayor que la lógica y el sentido común, pasa lo que pasa. Y el gobierno instalado en su desgobierno.

VERDAD O MENTIRA

¿Qué es la verdad y qué es la mentira?.. Ahí es nada. Yo, al menos, no me atrevo a soltar una definición categórica del concepto Verdad o el concepto Mentira. Existe la verdad oficial, la verdad dogmática (o impuesta), la verdad interesada, la verdad competente o la verdad impertinente. Incluso hay muchas más clases y naturalezas de verdades. Tantas como colectivos, tribus y hasta personas existen. Tú tienes tu verdad y yo tengo la mía. La verdad, por sí sola, independiente de la gente que la interpreta, lo cierto es que no tiene más valor que el que los seres humanos quieran otorgarle… Por ejemplo, si este concepto lo estuviéramos discutiendo en un ambiente religioso, la respuesta del que ostenta autoridad en la materia sería categórica: La Verdad es Dios… Dios es la verdad absoluta, pues en Dios no cabe la mentira. Correcto. Pero en los intérpretes de Dios sí que cabe la manipulación, la falsedad, el engaño… Así que…

Sea como fuere, el caso es que la mentira no puede existir sin la verdad. Lo falso necesita construirse sobre lo verdadero. Tanto consciente como inconscientemente. Un mito se erige sobre una base auténtica. Siempre. Las mentiras históricas han nacido de las verdades históricas. Invariablemente. No puede ser de otra manera. Por eso la sabiduría cierta del antiguo refrán, cuando reza que “no hay mayor mentira que una verdad a medias”… Es que, en esto se basa, precisamente, el moderno concepto de la “postverdad”. En las medias verdades. La mentira empieza a vivir cuando parasita una verdad. La coloniza, la empozoña, se nutre de ella, y hace nacer una verdad falsa, deconstruida y reconstruida, como los platos de la nouvell couisine. Una postverdad, o como su propia semántica indica, un después de la verdadera verdad, un detrás de la verdad auténtica, viene la falsa. Mentira con apariencia de verdad. Luego solo hay que aplicarle aquel viejo principio que recomendaba el ministro de propaganda nazi, Göebbels, aquello de “repite una mentira de continuo hasta que se convierta en verdad”. Después funciona lo que decía aquel filósofo griego – creo que Esquilo – de que “la verdad convertida en mentira reside mejor en el que cree en ella que en la auténtica realidad”.

Pero pongamos un ejemplo para mejor entender el funcionamiento de la mentira sobre la verdad. Y si es actual, mucho mejor para poder comprenderlo. Hace unos meses, el independentismo catalán, con el inefable Puigdemont a la cabeza, se encargaron de difundir un estudio sobre la calidad democrática de los países, que hizo el semanario británico The Economist, y que suele publicar anualmente (por supuesto, desde su punto de vista british autoexiliado de Europa) y que no deja de estar condicionado por su situación tras el Bréxit. Y dice que España estaba al borde de convertirse en una “flawed democracy”, o democracia imperfecta, por los últimos casos conocidos que ponen en duda la libertad de expresión. Vale. Nuestro país está a punto de dejar de ser una “full democracy”, o democracia plena. De acuerdo. Pero lo que callan, ocultan, secuestran y omiten de ese informe es que The Economist considera que en el mundo solo hay 17 democracias plenas. España, el año pasado ocupaba el lugar 17, y este año ha bajado al puesto 19. Bien. Consideran ahora, sin embargo, que, según esa misma clasificación, Italia ocupa el lugar 21, no es una full democracy. Ni Japón, con el 23. Ni siquiera Francia, en el puesto 29. Ni EE.UU. tampoco… Pero es que, la propia Bélgica a donde huyó Puigdemont como modelo democrático, ¡ ostenta el lugar 32 !... El fantasma de Waterloo (hoy en Alemania) carga contra una España falta de democracia desde un país trece puestos por debajo en esa misma calidad democrática.

¿Qué quiere esto decir?.. Pues lo que alegaba al principio: que la mentira anda íntimamente unida a la verdad. Que el embuste necesita disfrazarse de verdad para poder ser creíble… En este caso que acabo de exponer, de la forma más plausible, de la manera más fácil y tragable, simplemente lanzando una verdad parcial, mutilada, una noticia “capada”, y sacada de contexto, secuestrando la mayor parte de la información. En el “affaire” catalán se ha usado y abusado de estas técnicas de fabricación de mentiras, por sistema. Su gobierno es una factoría de mentiras. Podríamos decir que la estrategia de su “prosés” se basa prácticamente en ello, en acumular muchas mentiras alrededor de una mentira totémica.

…Y ya solo digo un par de cosas más. Primera, la actual omnipresencia todopoderosa de los medios de comunicación (incluyo en esto a las redes, claro) nos está condenando a nadar en una sociedad inundada de mentiras (medias verdades) o postverdad. Y segunda, publique lo que publique The Economist, España no es una democracia completa ni perfecta. Solo hay que examinar la ley electoral para ver que es más partitocracia que democracia. Y es que no existen las democracias perfectas, solo hay unas mejores que otras, nada más… Pero el arte de la mentira es usado por todos los gobiernos del mundo en mayor o menor grado. Lo único a lo que podemos aspirar es a que exista la infraestructura necesaria para hacerles frente y que no creen un mundo paralelo hecho de mentiras, donde la verdad muera asfixiada por su hermana gemela, pero falsa.

Y estamos viviendo unos tiempos en que se intenta deconstruír esa verdad, igual que hacen los chefs-excelencias con el gazpacho.

MIGUEL GALINDO SÁNCHEZ / El Mirador / www.escriburgo.com / viernes 10,30 h. http://www.radiotorrepacheco.es/radioonline.php

Publicado por MIGUEL GALINDO SANCHEZ en 3:56


Voy a transcribirles dos citas, y ustedes tendrán que adivinar su origen. Una: “Contemplamos los mismos astros, el cielo es común a todos, nos rodea el mismo mundo. ¿Qué importancia tiene con qué doctrina indague cada uno la verdad?”…

La otra: “Dios quiere, lo mandó, lo predijo, comenzó ya a llevarlo a efecto, y en muchos lugares de la tierra ya lo ha logrado en parte: la extirpación de toda la superstición, de paganos y de infieles”…

¿Cuál rezuma amor y cual odio?.. Vale: la primera es de un autor pagano, Símaco… la segunda… no, no es de un islamista, ni de yihad alguna… es de San Agustín… ¿Qué no se lo cree?.. Bueno, pero es rematadamente cierto.


0tro año con San Fermín, a Pamplona (no) hemos de ir. Escribo éste el 7 de Julio, día del Chupinazo, que ya es un cohete copiado en toda España. Y me pregunto si los colectivos feminoides, más que feministas, habrán montado – como debiera ser – el Ejército de Salvación versión pamplonica en estos nueve días de mamadas (hablo de mamarse, emborracharse, degradarse, anularse) y manadas, y aquí sí que hablo de desmandarse. No lo he visto, así que no puedo decir si habrán campado en la Plaza del Castillo esas bucólicas estampas de la chica sobre los hombros del chico subiéndose el suéter y descubriendo sus senos sin sujetador que los sujete, y sin frenos que sujeten manos ávidas de tomarles la medida de la copa… Quizá este año, esos “espontáneos y simpáticos abusos”, aunque sigan ocurriendo, que seguro que sí, ya no los graben, o los eviten, o los borren… No me extrañaría nada que hoy funcione la “censura positiva”…

            Pero no duden que los habrá habido, valga la burrundancia. Como seguirán existiendo desmandes y desmadres. Y manadas de todo tipo, sexo y condición. Como siempre y como es burdamente natural en esos casos, y dadas las circunstancias. Nueve días de juerga continua y desmedida son nueve días de excesos, y los excesos siempre han sido así. No se producen a través del virtuosismo y comedimiento, sino a través del estómago y bajo los taparrabos, que, en los cerebros, por el contrario, lo que se produce no son excesos precisamente, si no defectos. Las barrigas y los genitales funcionan por exceso y los cerebros por defecto. La ocasión lo produce, lo crea, lo facilita, lo pone en bandeja, y el/la que quiere se arriesga y el/la que no quiere no lo hace. Todo lo demás es una banal hipocresía parida por lo políticamente – e interesadamente – correcto. Guardar virtud en el desenfreno es como querer conducir con el embrague quitado. Guárdate de los Idus de Marzo, le dijeron a César, y ni puñetero caso que hizo el tío, así que, claro, lo jodieron bien jodido…

            Pero esto es exactamente lo mismo, o muy parecido, a la ocurrencia de su alcalde, un tal Joseba Asirón, que ha dado suelta a la genialidad parida por una de sus neuronas: “los Sanfermines no se conciben sin los encierros, sin embargo sin las corridas…”. Otra hipocresía más, al saco de las sublimes idioteces. Las corridas de toros, son españolistas, luego habrá que ir pensando en suprimirlas. Los encierros son pamploneses, luego habrá que conservarlos. Los toros son lo de menos. Los intereses son lo de más. Naturalmente, todo de una aplastante lógica…

            Como algunos intelectuales se le han reído en la boina por tan sangrante estupidez e incongruencia, con la mínima capacidad disponible de inteligencia, sus muletillas y maletillas justifican que en la plaza se mata a los bichos y en los encierros, no (tan solo se les maltrata, se les revienta, se les tortura). Y es que el señor alcalde, pobre de mí, no es que sea antiespañolista, ni tampoco oportunista, no, es que es animalista…

            Ya… pues mire, puede ahorrarse una pasta gansa en cornúpetas de casta. No los mate en la corrida, cruento espectáculo y tal y tal… y saque a los mismos, hasta que se jubilen de asco, a correr a la rúa con los descerebrados del periódico enrollao y el pañuelico colgao, enséñelos, resábielos, que corneen cada año a más correlilas (los “cogidos” por los toros protestarán igual que las “cogidas” por los otros animales menos nobles, nada que ver que se expongan voluntariamente, claro), así que, para evitarlo, que corran la Estafeta solo los de la jeta, los profesionales, los toreros, que son expertos y están asegurados a todo riesgo…

            Al final habrá trasladado usted las corridas a los encierros, habrá pamploneado el españolismo igual que el catolicismo cristianizó el paganismo, y todo el mundo feliz y contento. Y satisfechos, tremendamente satisfechos… ¡¡ Que viva San Fermín ¡!.. Y la coherencia, ¡que viva la coherencia!.. Y la sapiencia, leches, la sapiencia, que es la madre de toda ciencia…

Si nos envía su petición a admin@escriburgo.com le suscribiremos gratuitamente a las MIGAS diarias de Miguel Galindo


Dice Casado que no quiere pactar con Santamaría “porque no he llegado hasta aquí para hacer lo mismo con los mismos”. Pero sí con Cospedal, con quien afirma compartir ideas, ¿Y ésta no es también de los mismos que eran con Rajoy?. Se le ve el plumero…

También alega que su desmarque con Soraya es por su pasado con el gobierno de Rajoy. ¿Acaso su propio pasado no está ligado a Rajoy?. Porque fue nombrado por el propio Mariano palmero-portavoz y defensor del mismo Rajoy… ¿Acaso Mª Dolores no era rajoyana?..

Este tío es un oportunista tan incongruente como cínico. Ha visto a su alcance el poder y no le importa contradecirse por conseguirlo. Ni lo mismo, ni con los mismos, pero sí con la misma que es de lo mismo. Cara al sol con la camisa nueva, que tu bordaste en…


Cuando lea por ahí, o alguien le diga, que ningún país de Europa puede acoger a tanto emigrante, y que eso no es posible, y suelte todos los tópicos típicos ya conocidos, no lo crea. Y contéstele, si tiene la oportunidad y quiere hacerlo, naturalmente, que eso es mentira. Que es uno de esos embustes elaborados desde los siempre escondidos zulos del supremacismo, que se abren camino por sí solos travestidos de verdad, por el único motivo que conecta con lo más profundo de nuestro chauvinismo ciudadano de pertenecer a uno de los países privilegiados del mundo, y que tenemos terror a compartir tales privilegios con los que nos llegan de fuera. Esa es la cosa y no otra ídem…

            Porque hay casos en Europa que, aunque ocultados y disimulados, demuestran todo lo contrario. Por ejemplo, ¿alguien que conozca Hamburgo, la segunda ciudad más poblada de Europa, aseguraría que más de la tercera parte de sus habitantes son inmigrantes?.. Pues así es. Lo que pasa es que Oloff Sholtz, su alcalde, socialdemócrata, y actual ministro federal de finanzas, junto al mítico Massachussets Institute Technologic (MIT) y el equipo Media-Lab dirigido por el español Luís Alonso, experto en cambio urbano, han conseguido integrar a un millón de emigrantes sin mayor problemas que la voluntad de querer hacerlo. Utiliza mapas en relieve construidos con Legos para adelantarse a los problemas y descubrir espacios necesarios. Alonso elabora un informe y Sholtz lo pone en marcha. Durante un par de meses convoca no menos de 60 reuniones con representantes vecinales, políticos, empresariales… Entre todos, sobre el mapa de la ciudad a 3 dimensiones, detectan lugares, actividades, comunidades, donde ubicar sin concentrar, creando planes de empleo, una FP dúal… Vean, en la 2, “El Cazador de Cerebros”, porfa…

            Pero es que, en Francia, en Saint Denis, el cogollico de La Banllieure parisiense, cien mil habitantes, nada menos que el 40% de su población, son emigrantes. Su municipalidad, de izquierdas, siempre ha sido “cercada” por el lepenismo más nazi y ortodoxo, boicoteada y atacada a fin de acabar con un experimento que es el ejemplo más palpable para destruir sus tésis derechonas. Es lógico y natural… Sin embargo, han buscado proyectos estatales, como la Stade de France, la llegada del Metro de Paris, etc., mientras creaba una extensa y densa red de sistemas de participación vecinal.

            Allí, el Consejo Consultivo de Ciudadanos Extranjeros, los Consejos de Ciudadanos de Barrio, los “Demarche Quartier´s”, el Consejo de la Vida Asociativa, El Presupuesto Ciudadano Participativo… suponen un hervidero de iniciativas para canalizar las inquietudes, protestas y propuestas, ideas… Proyectadas “desde arriba” son el fermento de cuanto se promociona “desde abajo”, como una democracia representativa complementada con una democracia participativa, y ambas apoyadas y tuteladas desde la propia Administración.

            Y no se puede argüir que en otros lugares de Europa las concentraciones de inmigrantes en barrios y güetos traen los problemas de terrorismo y otros ísmos… Estos dos ejemplos son los de mayor concentración de todo el continente, y, sin embargo, apenas si tienen problemas. Los otros, sin embargo, sí que los tienen. Pero cuando la tendencia es hacer que la atención se dirija a un lado esforzándose por ignorar el otro lado, incidiendo siempre en el problema terrorista, deberíamos de preguntarnos por qué y a qué motivos puede obedecer. Pero ocultar una cara de la moneda, siempre es trampa. Y normalmente hay más tramposos que honrados… y luego están los honestos tontos, claro.

Si nos envía su petición a admin@escriburgo.com le suscribiremos gratuitamente a las MIGAS diarias de Miguel Galindo


La emperatriz Elizabeth de Austria, la famosa Sissi, nos la colaron desde un celuloide rosa que hizo moda y tendencia. Una mujer romanticona, de etiqueta glamurosa y esnifeo lacrimoso. Un prototipo feminoide más que femenino, de mojigatería vacía. Pero fíjense en esta artera reflexión suya:

“La moda fue hecha para quien carece de gusto. Las etiquetas son para quienes carecen de educación. Las iglesias, para los que carecen de fé”.

¡Toma ya!.. eso es una mujer intelectual, liberal, avanzada para su época, y a la que no le importaba levantar ampollas y soltar verdades como templos y políticamente incorrectas. Y muy valiente y atrevida. Nada que ver con su imagen pacata.