Saltar al contenido


La otra anoche ví “El Filandón”, película única de un autor desconocido, hecha por actores aún más desconocidos. Cero profesionales y basada en cinco historias, cinco relatos, cinco cuentos, eso sí, de autores conocidos…

Y la verdad es que la películica me impresionó. No digo que me gustó, digo que me impresionó. No digo que me arrebató, digo que me impresionó. Para que se me entienda bien entendido…

Todas las historias tratan de almas y de cuerpos, de cuerpos y de sus almas. Y una de ellas dice que, al final, el alma viaja para morir en el mismo lugar donde nació. Y me dio que pensar. Y me dio qué sentir…


Tras los sucesos de los hinchas rusos en Bilbao, que se saldó con la muerte de un ertzaina, aparte heridos y destrozos causados, el lamentable espectáculo del europeo PSG francés, donde la propia directiva del club se alentó a los burros contra el Real Madrid, y otros más posteriores, que no cesan, parece ser que la Fifa se ha asustado un poco, tampoco mucho, y empieza a intuir que este monstruo creado a sus expensas y criado en sus despensas, se le puede revolver y darle un disgusto serio. Y ha anunciado que quiere actuar con menos tibieza que hasta ahora. Ya veremos…

            Yo, de momento, no me lo creo. La Uefa está formada por los principales equipos continentales del mundo. Y todos esos equipos, y los de medio pelo también, tienen, mantienen y retienen, usan y abusan, y se aprovechan, de sus correspondientes hinchadas. Son sus incondicionales, sus fuerzas de choque, sus guardias de corps, sus tontos útiles, sus SS radicales. Y la Uefa se ha convertido – no lo olvidemos – en una organización internacional con una estructura de poder semimafiosa que intenta imponerse en sus intereses a los propios estados de los países miembros de ese invento. Sus intereses económicos son tan gigantescos y enormes que interfieren hasta en esos gobiernos con prácticas de presión y hasta chantajistas. Ejemplo, la amenaza de dejar a España fuera de las competiciones internacionales si se lleva el caso Villar a rebasar sus límites establecidos.

            El problema que ha sobrevenido al fenómeno de los hinchas es que, desde cierto tiempo acá, se les han unido todos los movimientos nazis, de skingers, racistas, extremistas y violentos de todas partes. Y populistas (fíjense en el Barça, sin ir más lejos). Y se han convertido en una amenaza seria para la seguridad pública de todos esos países. Y esto, hay que estar muy, pero que muy ciegos, o muy interesadamente ciegos, como para no verlo.

            Lo que pasa es que aquí hay una venda en los ojos que no se quiere quitar. Y una realidad que no se quiere admitir. No se quiere reconocer el alto costo que supone montar esos dispositivos de seguridad, aparte los destrozos ocasionados. La ingente cantidad de medios públicos y humanos que hay que movilizar en cada uno de esos partidos. Eso vale mucho, mucho dinero (cada vez más) y se costea del erario público, del bolsillo de la ciudadanía, produciendo así un agravio comparativo absolutamente inmoral. Habría, en justicia, que valorar esos posibles beneficios de los que tanto presumen y los costos que tanto cuestan, y ver si merece la pena. Y si lo merece, entonces ese costo que lo paguen los que obtienen esos beneficios. A lo mejor nos íbamos a sorprender…

            Lo que ocurre en este puto punto es que los políticos se bajan los calzones, y se venden, y se rinden ante una masa de ciudadanos aborregados que lo justifican todo por “su” equipo, y que salen a babear a las calles con una papeleta de voto en la boca. Y entonces, se les proporciona la infracultura del fútbol. Porque si se les proporciona la auténtica cultura, se les puede venir abajo el montaje de Pan y Circo del que tan buenos réditos obtiene. Al fín y al cabo, el costo se le quita a esos mismos ciudadatas de su bolsillo…

 Los futbolistas y ejecutivos ganan una pasta gansa brutal para que otros solucionen los problemas causados. El ejército de caparras que viven de esto, que no le interesa que se venga abajo el montaje. Y la abducida ciudadanía, ya me dirán… Así que, habrá bárbaros como habrá asnos, mientras haya ignorancia…                  

Siga sus programas en www.radiotorrepacheco.es en directo, o posteriormente en Youtube o Facebook

PRÓXIMO VIERNES, 13 ABRIL, 10,30 hh. En 187,7 FM: Programa de Radio EL MIRADOR.- Título: 30 AÑOS DE LA OPINIÓN. (recomendado)

Si nos envía su petición a admin@escriburgo.com le suscribiremos gratuitamente a las MIGAS diarias de Miguel Galindo


Me he enterado que la Nasa estudia lanzar en 2069 una misión interestelar hacia un planeta que se considera habitable: el Próxima Centáuri. Se tardaría aproximadamente cien años en llegar a destino tras salir de aquí…

“Cuán largo me lo fiais”, que dijo don Quijote. Pero si tal proyecto existe será porque se prevé un planeta de recambio para el nuestro, ¿no?. Es que si no, ¿para qué molestarse?. Nos hemos cargado uno y estamos buscando otro…

Lo malo es que tienes que procrear por el camino para que pueda estrenarlo un descendiente tuyo. Y eso me echa para atrás. Así que me iba a apuntar al viaje, pero me suena a Inserso. Pos vá a ser que no.


Se habla de la creación de nuevos juzgados, a la vez que se constata, día tras día, los enormes retrasos que se amontonan en los mismos. Justicia es la asignatura pendiente de los gobiernos. Y digo gobiernos, porque todos han procurado hacer los no-deberes en esto. No les conviene. Y a éste del PP actual, menos que a nadie, ya que es el más implicado en tramas corruptas de toda la historia de la democracia española, y le interesa que las instrucciones se alarguen en el tiempo, se eternicen, y hasta lleguen a caducar. Por eso les ha puesto plazo de caducidad sin aumentar los medios materiales y humanos, en los que estamos a la cola de toda Europa. Una práctica burda y tramposa, pero que le viene bien, muy bien por cierto…

            España, como digo, además de en medios, también es el último de la UE en número de jueces por habitantes, con diferencia… El Ministerio de Justicia dispone del presupuesto más ridículo del Estado, y su dotación es esperpéntica. Los legajos y carpetas se amontonan en los pasillos, despachos y mobiliario de los juzgados españoles. Es una imagen habitual y patética en este país, como igual es la imagen que cada vez se da más de este país…

            Sé de lo que hablo. Antes de ser nombrado Juez de Paz de mi pueblo – hace más de un cuarto de siglo y he estado ocupando el puesto más de 20 años – el Juzgado de Paz mantenía media docena de funcionarios de Justicia para una población de 17.000 habitantes. Se recortaron dos plazas por el método de la desidia, esto es, se produjeron un par de bajas por enfermedad que ya nunca, jamás, se restituyeron. Cuando me marché, el municipio se acercaba a los 40.000 habitantes, y las plazas siguen siendo las cuatro que dejaron entonces. Y éste es un solo ejemplo entre muchos. Y lo puedo constatar.

            La estrategia responde, sin lugar a dudas, a lo expuesto en el primer párrafo. No es solo que el Ministerio de Justicia, desde la República acá, pasando por la dictadura franquista, haya sido siempre el más ninguneado de todos, ya no es solo un atraso histórico que tan solo en los tiempos de la Transición se intentó tímidamente actualizar, es que, cuando la partitocracia se hizo cargo de la democracia, y empezó a producir y consumir corrupción a punta/pala, no se iba a dotar de medios aquello que, tarde o temprano, se iba a convertir en el flagelo de sus políticos más podridos, que haberlos, háylos, y en todas partes y a todos los niveles…

            Lo que es mucho peor, y resulta muy sorprendente, es que no está, ni se le espera, en la lista de preocupaciones de la ciudadanía. No aparece ni en primer, ni en quinto, ni siquiera en último lugar. Nada. El terrorismo, la economía, el paro, la caganera catalana, la corrupción, se van tornando y turnando, y alternándose, entre los asuntos que más preocupan a los ciudadanos, pero, incoherentemente, preocupa más la corrupción que la falta de medios para combatirla. Absurdo…

            Se produce esto por una incultura inducida clara y manifiesta. Una deseducación explícita alentada desde el poder. Y es que se critica mucho la lentitud de la Justicia, hablando incluso de injusticia, pero no se critica en absoluto los motivos que ocasionan tal lentitud. La culpable directa y manifiesta es la Administración del Estado, que la entorpece en lugar de favorecerla, que la retrasa en vez de impulsarla. Y son los propios Gobiernos que la temen. La gente, el personal, debería tirarse a la calle y armar ruido por esto. Igual que se hace para otras cosas. Lo mismo que cuando nos quitan una fiesta… Pero somos unas perfectas reses de matadero.                  

Siga sus programas en www.radiotorrepacheco.es en directo, o posteriormente en Youtube o Facebook

PRÓXIMO VIERNES, 13 ABRIL, 10,30 hh. En 187,7 FM: Programa de Radio EL MIRADOR.- Título: 30 AÑOS DE LA OPINIÓN. (recomendado)

Si nos envía su petición a admin@escriburgo.com le suscribiremos gratuitamente a las MIGAS diarias de Miguel Galindo


“Hace veinte años le salvaste la vida a ésta. ¿te acuerdas?”… Y no me acordaba. En absoluto. Luego, sí. Fue en otro tiempo, en otra época, otra vida casi. Y aquello lo compartí con otra persona, Dioni, cuando éramos otros…

¿Cómo se puede salvar una vida y olvidarlo?. Si se piensa, no se entiende. Algo tan trascendente como salvar el pellejo a un bebé que luego ves convertido en un bello ser humano, no debería olvidarse. Y, sin embargo, se olvida…

Solo se comprende cuando reconocemos que damos más importancia en el tiempo a lo que no lo tiene en absoluto, que a lo que realmente lo tiene. Es un auténtico pecado, además de una pena.


…Bueno, no sé si será legionaria o legendaria, la verdad. A ver, ¿quién dice que tenemos mala leche?.. Fíjese bien en este dato, Honorato: “la cabra española conquista Irán, y está a punto de hacerlo con Kuwait y los Emiratos Árabes”. Pá que s´entere. En los últimos dos años, 3.000 cabras (no locas) de la raza murciano-granadina, ojo, se enviaron a Oriente Próximo, a ver si se aclimataban y eso, porque allí se están quedando descabritados. Pues bien, de puta cabra madre, óiga, que como si fuera aquello la propia Murcia o Graná, desierto puro. Tan es así, que al final del presente año, serán 10.000 las cabras que tiren al monte de la antigua y legendaria Persia. La calidad de la cabra y la cantidad de su leche es lo que la hace competitiva.
Yo recuerdo mis visitas a los campamentos de refugiados saharauis, alla en Tinduff, en pleno desierto argelino, en la Hammada, que significa infierno, fíjense… donde no comían otra cosa las pobres que plásticos, cuerdas, flejes y cartones. Tal era su dieta básica. Eso sí que eran cabras rendidoras y económicas. Otra cosa es su carne. Cuando la cabra ya no daba leche, se la sacrificaba y se la comía. Algo es algo, por duro que sea, no crea… que dura la carne lo era un rato largo.
Y digo esto porque yo nunca me había fijado en estos animales como importadoras de divisas árabes… ¡Hombre!, me dirán ustedes, los árabes no van a comprar vacas, si no tienen pasto. Y es vedad. Compran cabras porque son más sufridas, menos delicadas, más sacrificadas, y ocupan menos lugar que las vaques… Sobre todo la cabra murciana, que dónde va a parar, Carrasclás. Y si empezamos a mandar cabras a los de los emiratos, no es mal negocio cambiar leche por petróleo, no señor. Ni mucho menos. Otra cosa es que sepamos estar a la altura a la hora de negociar, naturalmente.
Así que sigo informándome, y me entero que España es una potencia mundial en caprinos… digo caprinos, ¿eh?.. aunque también en los otros. Y que, después de Grecia, que es el no va más aunque no se le note en su pujante economía, vamos nosotros con el segundo censo de cabras más potente de toda Europa. Y eso, amigo mío, tiene su importancia. Somos potencia productora de agricultura, hostelería… y cabras, y también, por supuesto, de magníficos profesionales especializados en industrias que ya no existen aquí, y que hemos de exportarlos tras gastarnos un huevo en formarlos, para que los aprovechen otros y ellos puedan trabajar en otra cosa que no sea de camareros.
Deberíamos, al menos, negociar con estas naciones, el que nosotros les mandamos cabras en tanto en cuando que ellos no nos manden cabrones. Me refiero a los cabrones terroristas que ellos alimentan con sus petrodólares, claro. Que todo el mundo sabe que son financiados por los potentes potentados del islam, con el fin de mantener debilitadas a las potencias occidentales, de las que no se fían por muchas palabricas y cabras con que repoblemos sus desiertos…
Nos ilustra la compañía española que se encarga de este comercio, que ya el pasado Febrero, unas 7.000 crías de cabra española y olé, nacieron en territorio iraní. Pues eso va en contra de nuestros intereses, ¿no?.. Llegará un día en que sus cabras persabalantes sean más que las hispanobalantes, y ahí se habrá acabado el negocio. Y es que estos animales no tienen conciencia de cual es su madre patria. A la misma legionaria le cambias la bandera y ni la reconoce. Así que yo propongo mandarlas debidamente capadas.
Pero, en fin, démonos la enhorabuena por ser un primer productor y exportador en algo más que pimientos, tomates, lechugas y masterchefs del universo culinario, que lo de culinario en ciertos lugares lo toman por el lado equivocado. La tecnología de la cabra es tecnología punta. Algo serio y de mucho futuro. Puro I+D.


Lo he leído en el periódico y lo comento: Antonio Banderas se ha comprado un avión de 4,5 millones de euros. Un Gulf Stream G.200 para ser exactos. Claro (me dice alguien) tú no eres Antonio Banderas…

No puedo serlo. Él se ha casado tres veces, yo una. Él hizo cine y triunfó, yo hice teatro y fracasé. Él es cofrade procesional, yo he procesionado en la vida sin ser cofrade. Por eso a él se la ha aparecido la vírgen, y yo soy aún vírgen en apariciones. Y encima, me saca 25 años…

Es Lógico que él se compre un avión, mientras yo me compro unos zapatos en los chinos. No hay color…

LOS ÁRBOLES DEL EDÉN

En el Génesis Bíblico existe un poco de confusión narrativa en cuanto a un cierto, o ciertos, árboles, de los que la exégesis cristiano/católica ha venido en llamar El Jardín del Edén. Se habla de un Árbol de la Vida, pero también se habla de un Árbol del Conocimiento, así como de un Árbol de la Ciencia del Bien y del Mal… No me atrevo a asegurar si es el mismo árbol con tres nombres distintos, o si son tres árboles diferentes, cada cual con su propio nombre. También puede ocurrir que sea una metáfora que quiere decir que son tres árboles nacidos de una sola raíz, o sea, son tres pero son el mismo… como esas higueras que nacen alrededor de la higuera principal, ya saben, son distintos árboles de un solo árbol, como la cosa y el caso de la Santísima Trinidad pero miles de años antes que lo (re)inventado por San Agustín. O lo que sea...

Bueno… dirán que esta semana me ha dado por el forestal sagrado. Y no es eso. Como tampoco es la interpretación que mi antiguo amigo Medina Precioso, exrector, expolítico y exconsejero, pero siempre escritor, y que me ha inspirado en su último libro sobre la dimensión paranormal bien entendida y que él le otorga. Pero, si acaso, solo coincido con él en una pequeña, pero importante, parte. Y no por disidencia, entiéndanme, si no por mi falta de conocimientos con respecto a los suyos.

Para mí, esos árboles incluyen en sí mismos al ser humano que fue creado para habitarlos – o para que los árboles habiten en él – que es el símbolo de morar en el jardín (Edén) donde estaban plantados. Lo asimila a sí mismos. O también al revés, el ser humano creado y parido implementa esos árboles a sí mismo. Los asume. Los hace suyos y los incorpora a su propio ser. El árbol, o árboles, del mito del Génesis es una enseñanza exotérica, o sea, una historia, un cuento, una narración externa, hacia fuera, para conocimiento general y masivo de la gente. Pero la relación con el ser creado es una enseñanza esotérica, o sea, escondida, interna, hacia dentro, para conocimiento personal, privado e íntimo, de cada ser humano.

El Árbol de la Vida es la dotación que recibimos al nacer a este mundo. El ser genético (párense a pensar que Génesis viene de genes, como Adán viene de Adn), la herencia adquirida y transmisora, nuestros instintos, tendencias, impulsos, afán de supervivencia y mejora, nuestra base negativa y positiva aportada por la evolución de nuestros ancestros… El Árbol del Conocimiento se nutre y crece de eso mismo, de los conocimientos adquiridos a través y en el transcurrir de esa vida, nuestras experiencias, los aportes sociales, familiares, culturales, lo que se nos adhiere a lo largo de la existencia. Es como la savia que nutre y fertiliza y acompaña al Árbol de la Vida… Y luego está el Árbol de la Ciencia del Bien y del Mal, la síntesis de la vida y del conocimiento, la consecuencia y la conciencia extraídas de ambos dos, el culmen de la semilla que hace nacer el Árbol de la Vida más la savia que alimenta al del Conocimiento, o sea, los frutos por los que nos conocerán, la responsabilidad de adquirir el conocimiento de la ciencia del bien y del mal, esto es, el buen o mal uso que hagamos de esos frutos.

Solo así se entiende ese mandato divino de “no comerás de los frutos del Árbol de la Ciencia del Bien y del Mal”, chaval… El adquirir el conocimiento sobre el bien y el mal es lo que nos diferencia del resto de los animales de ese puñetero jardín que no “comieron” del mismo. El Hombre Adán lo “comió” y recibió (el Conocimiento) por y a través de la Mujer Eva, y, a partir de ahí, viene nuestra evolución por ese conocimiento, asumiendo la responsabilidad de nuestros actos, a diferencia del resto del zoo… “Con tu pan te lo comas”, vino a decirnos Yahvé con aquello de ganárselo con sudor, sangre, dolor y lágrimas… Pero en modo alguno es una maldición, como pretende colarnos la religión, si no como la consecuencia del inmenso regalo del conocimiento (la conciencia de sí mismo), una luminosa e impagable oportunidad del… “seréis como dioses”, achacado malintencionadamente a la culebra satánica, o lo que es igual, ser los Hijos de Dios más próximos a Él al compartir parte de su entendimiento, responsabilidad y sabiduría… aunque estemos lejos de ello y nos cueste trabajo entenderlo, aún más llegar a asimilarlo.

¿Comprenden sus eminencias reverendísimas por dónde van los tiros?.. Así que no hagamos más los burros y comportémonos de una p… vez como los seres humanos que somos. Yo creo que ya vá siendo hora. Pues eso mismo digo…

MIGUEL GALINDO SÁNCHEZ / El Mirador / www.escriburgo.com / viernes 10,30 h. http://www.radiotorrepacheco.es/radioonline.php

Publicado por MIGUEL GALINDO SANCHEZ en 3:57


La delincuencia en menores de edad  aumenta considerablemente, en cascada. En Bilbao, en el País Vasco, la alarma cunde entre la población, y el problema ya afecta a nivel nacional…

Yo solo pregunto una cosa: ¿quiénes son los responsables de los menores?, ¿no son los padres?. Pues entonces hago otra pregunta: ¿sabemos lo que significa la palabra responsabilidad?..

Si los padres no se responsabilizan de educar a sus hijos, castíguese la irresponsabilidad de los padres. Es la consecuencia lógica de tan grave omisión. Lo peor de todo es cuando ya tenemos padres que no han sido educados, pues malamente pueden educar a sus hijos. Lo malo siempre genera lo peor.