Saltar al contenido


…La economía?, por ejemplo. Ni se sabe. En realidad, todas las siglas que aparecen en los periódicos y en los informativos, son solo eso, siglas, organismos puestos ahí para que parezca que mandan algo, pero son solo testigos que interpretan – generalmente mal – y luego dicen cosas, y cuentan historias, y cantan cuentos. El BCE, el BE, el FMI, la OIT, el CNMV, el G-7… Pero luego, quien realmente pone la manteca para hacer los mantecados (bien o mal) somos nosotros, generalmente impulsados y dirigidos por ellos, eso sí… Pero somos nosotros los que inflamos el globo, o lo pinchamos, o lo explotamos, los que calentamos la economía, o la enfriamos, los que ahorramos, los que nos gastamos hasta los pelos… Somos solo nosotros los que damos vueltas a la noria una y otra vez…

            Sople usted el globito, nos dicen, y nosotros soplamos, y consumimos, y gastamos desaforadamente. No respire, y dejamos de respirar, y, a lo mejor, la cosa se queda así, o bien el globo nos explota en nuestras narices, pero nunca, jamás, en las suyas… Compre ladrillo, que es un momento dulce, y nosotros compramos y encarecemos el mercado mobiliario. Pare, ahora no, y nosotros paramos, y lo ralentizamos. Ahora es el momento de invertir en fondos de ídem, para su futuro oscuro, y nosotros metemos nuestros ahorrillos en los fondos más profundos de la metedura. Hágase un plan de pensiones ahora, no luego, que la bolsa es propicia… y nosotros propiciamos la bolsa, creyendo que la propiciamos para nosotros… Nos dicen arre, y arreamos, nos dicen só, y nos paramos… y, de tiempo en tiempo, nos ponen un boniato amarrado a una vara ante los morros para que sigamos tirando del carro donde van todos montados (ellos, no nosotros, que somos los que arrastramos el carro).

            Incluso entre los altos cargos que personalizan las altas siglas, son unos “mandaos” unos de otros, y nadie sabe quién es el último capo di cappi… Nuestro gobernador del Banco de España, por ejemplo, es un señor con gorra y falsos galones pintados, sentado tras una mesa con un teléfono, esperando que suene desde el BCE para decirle lo que él tiene que decir y para ordenarle lo que tiene que hacer, que cada vez tiene menos que hacer. Y éste, a su vez, consulta con el FMI si le parece bien a vuecencia que anuncie pinchos de tortilla con habas tiernas a bajo interés, puesto que ya nadie tiene interés en nada, y el palillo lo ponemos nosotros. Y allá que se va a consultar al gran oráculo a ver lo que hoy hay que publicar y cómo publicarlo en el horóscopo de esta semana…

            Pero el oráculo a veces anda distraído contando los cromos estafados a los desgraciados que ponen el álbum, el tablero y las fichas, y le suelta a la garduña de guardia, “anda y diles lo que te salga del pinocho, pues es lo mismo lo que digas, siempre que no me nombres, claro…”. Pero es usted, y ese que pone la oreja, y aquel que lee el Marca como si le fuera la vida en lo que pone allí, y yo… los que proveemos la noria, no ellos. Somos los personajes de un guionista loco y espeluznante que pululamos en su ficción. Estamos atrapados en una rueda que mantiene una ilusión de realidad dentro de una jaula cerrada. Somos hamster´s encarcelados y contentos de tener nuestra propia cárcel hecha y pagada por nosotros mismos.

            Solo los políticos, y no todos, pueden escapar a esa trampa, prestándose a ser la correa de transmisión de los que manejan el diabólico artilugio. Pero tampoco ellos mandan en la economía. Son tan esclavos como nosotros, pero con la nómina de los capataces sumisos. Ellos solo engrasan el sistema con el sebo que nos sacan a nosotros, lo único es que el gran satanás les deja untarse con las sobras del mismo. Son como el “preso de confianza” del presidio, el que trabaja para los carceleros, que a su vez trabajan para el alcaide, que al mismo tiempo sirve a… Todos a cambio de privilegios, y tonto el último. Los últimos somos nosotros, naturalmente. Alguien tiene que hacer el trabajo sucio a cambio de dejarles escarbar algo en la basura.

            Pero si todos los ratones del complejo dejáramos de pedalear a la vez, el montaje se derrumbaría sobre sí mismo y por sí solo. Con toda seguridad… Óiga, que ¿quién manda en esto?, ¿quién nos manda?.. ¿hay alguien ahí?.. ¡¡ Chisss!!.. cállese, siga pedaleando, y no pregunte gilipolleces. 

Siga sus programas en www.radiotorrepacheco.es en directo, o posteriormente en Youtube o Facebook

Si nos envía su petición a admin@escriburgo.com le suscribiremos gratuitamente a las MIGAS diarias de Miguel Galindo

PRÓXIMO VIERNES, 1 DE JUNIO, 10,30 hh. En 187,7 FM: Programa de Radio EL MIRADOR.- Título: PORQUILANDIA… (cuestión de conciencia)

La nurse que educa y tiene a su cuidado a la futura realeza británica (los hijos de los duques de Cambridge) es española. Palentina ella, de nombre Mª Teresa Turrón, fue educada en el exclusivo Normand College, donde forman a las prestigiosas supernannys brithis. Y de donde se surte la familia real…

España va ocupando posiciones estratégicas en Europa, discreta, pero eficazmente. Entre el cocinero del Elíseo y la mano que mece la cuna de la línea de sucesión inglesa, el flanco atlántico europeo depende de españoles…

Jamás tuvimos tanto poder desde Flandes acá. Si Carlo V levantara la cabeza, óiga… Tremendo.

power woman


La encuesta última de Metroscopia es ilustrativa en cuanto a la tendencia de voto y hartura del personal. Ciudadanos pasaría a ser la fuerza política más votada, con más de nueve puntos por encima de la segunda, que sería… ¡Podemos!. Pero no porque Podemos experimente un subidón, que no, si no porque tanto el PP como PSOE experimentan un bajón de la leche. Esta caída histórica, situaría al PP como tercera fuerza política, y al PSOE como cuarta. O sea, le daría la vuelta a lo que hoy hay. Los primeros pasarían a ser los últimos, y los últimos los primeros, como Alguien dice en el Evangelio…

            Pero es que, los votantes del hoy partido en el gobierno, el PP, en un 65%, que es muy mucho por ciento por cierto, prefieren un candidato que no sea Mariano Rajoy ni aledaño alguno… Lo que dice mucho de lo que siente la gente en la actualidad. Está asqueada de los partidos tradicionales, de un PP con un Rajoy amortizado, paralizado por el desafío catalán y por la propia corrupción que embarra los ejes de su carreta, y que sobrevive de brindis al sol cada vez menos creíbles. Y de un PSOE con un Sánchez histriónico y errático, que mataría por subirse al poder en uno de sus mociones de censura, y atrancado en la cuneta de su propia ambición, a merced de un Podemos que le muerde los tobillos cada vez que se para a barruntar y rumiar sus propias deriva histórica. Eso mismo es lo que opina una ciudadanía absolutamente ajena a la errónea, y caduca, y rescatada política de bases. Bases que no representan en modo alguno a la sociedad que mete el voto en la urna.

            Sin embargo, lo que en realidad hay en el fondo de todo, es el desencanto por un bipartidismo, lerdo y tramposo, que ha secuestrado la democracia en los zulos de la partitocracia. En nuestra más reciente trayectoria política se demuestra la insistencia de esos partidos en ponernos en las papeletas, no al mejor candidato posible, al más capaz, al más brillante, al más inteligente o al más honrado, si no al más gris, al más manso, al más manejable, al más lerdo y útil servidor nacido de unas juventudes tan falangistas de izquierda como de derecha, el que no defiende más bolsa que la de su partido ni más bolsillo que el propio.

            Se diría que la gran prioridad de nuestros líderes no es la prosperidad del país, ni el prestigio de las instituciones, ni el éxito de otra cosa que no sea su propia carrera en el partido, y el seguir calentando sillones cuando su culo se despega de otros. No perder mando en plaza, o subirse a una puerta giratoria como bien pagado premio de consolación. Vivir de la política hasta jubilarse en ella. Hacer oficio del cuentismo, que siempre es el mismo…

            Aunque siempre hay cosas peores, como en Catalunya, donde están en plena demolición de la democracia y la prosperidad en nombre de otra falsa democracia inventada. Donde un Puigdemont enloquecido ha designado a un pasante aún más loco y extremado que él. Que se confiesa a sí mismo seguidor y admirador de Miquel Badía, un elemento que en 1.931 organizó los escamots, o camisetas pardas catalanas, escuadras de acción nazi, de violento corte fascista, que practicaba la tortura y paliceaba en sus interrogatorios, pero que no dudó en huir cobardemente, cuando detuvieron a Companys, por las alcantarillas del Palau, y exiliarse con su conceller y jefe político Josep Dencas, admirador y seguidor de Mussolini.

            Por eso, si nos comparamos, somos afortunados al estar fuera de esa patética, desbarrada (de barretina) y desgarrada Cataluña. Pero la mediocridad y ceguera de nuestros políticos topos tampoco nos lo pone fácil. Lo que pasa es que aquí aún podemos elegir, y allí el chantaje, la fascipropaganda, las amenazas y la violencia están fraguando los tristes “años de plomo” ensayados en su hermano de leche (de mala leche, claro) del País Vasco… Que Dios nos pillé confesaos a tós…

             

Siga sus programas en www.radiotorrepacheco.es en directo, o posteriormente en Youtube o Facebook

Si nos envía su petición a admin@escriburgo.com le suscribiremos gratuitamente a las MIGAS diarias de Miguel Galindo

PRÓXIMO VIERNES, 1 DE JUNIO, 10,30 hh. En 187,7 FM: Programa de Radio EL MIRADOR.- Título: PORQUILANDIA… (cuestión de conciencia


La línea “P” es un complejo de 6.000 búnkeres que Franco desarrolló desde Asturias a Cataluña y a lo largo de los Pirineos durante los años 40 y 50, porque temía que la democracia europea invadiera su dictadura española por esa misma frontera…

De haber tenido visión de futuro, la habría construido entre Cataluña y España para evitar que hoy la dictadura catalana pueda invadir la democracia española. Lo que pasa es que no podía pensar que su dictadura iba a convertirse en democracia, y los demócratas catalanes en dictadores…

Vivir para ver.


Canadá es una de las naciones más avanzadas, cultas y educadas en la actualidad. El reflejo de su ciudadanía es su gobierno, y el de su gobierno es el de su presidente. Es una ley en democracia. Que los gobernantes son consecuencia de la sociedad que los elige. Sin embargo, los tironismos (o sea, el tirón de los iguales) difieren poco en todas partes, dado que en casi todas se ve que cuecen las mismas habas. O parecidas…

            Allí, el feminismo, que ha clamado y luchado contra todos los prejuicios sexistas, racistas, economicistas, educativos y clasistas de todo pelaje y condición, de los hombres con respecto a las mujeres, ha vetado como presidenta de la Federación de Mujeres de Quebec – FFQ por sus siglas en francés – a Gabrielle Bouchard, una mujer coordinadora del movimiento Lucha contra la Opresión de Géneros, en Montreal, y defensora a ultranza de los derechos femeninos en su país… ¿Motivo?. Muy sencillo: ¡es una mujer transgénero!, tiene un pasado como hombre, y eso, dicen, la inhabilita…

            Si esto no es un prejuicio de las que luchan contra los prejuicios, a ver qué cogno es. Como poco, una sangrante y fatal incongruencia, una hipocresía manifiesta de la peor calaña, la triste demostración de que el feminismo padece los mismos prejuicios de origen que el machismo. Todo lo que huele a hombre debe ser extirpado, hasta las mujeres más mujeres de las mujeres que hayan tenido un pasado varón, por mucha LGTB y colorines y manifestaciones multitudinarias y liberalidad de que nos vistamos. Una figura mundialmente conocida de este movimiento, la escritora y periodista Denise Bombardier, publica: “¿Cómo puede hablar en nombre de todas las mujeres, ella, que ha sido formada en la cultura masculina, ignorando las experiencias vividas por las mujeres desde la infancia?”… Insultante tamaño doblez, cuando, por otro lado, claman por todo lo contrario, “por el sufrimiento del sentir como mujer encerrada dentro del cuerpo de un hombre desde su nacimiento”. Brutal contrasentido.

            Por otro lado también, Diana Guibault, presidenta de la Asociación pro Derechos de las Mujeres, afirma sin cortarse un pelo por televisión que “los fundamentos mismos del feminismo se ponen en riesgo por el solo hecho de aceptar tal posibilidad, por muchos años de militancia que tenga la aspirante”… y lo dice quien preside una asociación que afirma defender los derechos. El hombre rechaza mucho menos a otro hombre con pasado de mujer que ellas mismas entre sí mismas. Y ocurre en una sociedad avanzada como la canadiense, si la comparamos, por ejemplo, con la nuestra… El colmo de los colmos de la incoherencia unida a la intolerancia.

            Y es que nadie estamos totalmente libre de prejuicios. Es más… a mayor y más potente movimiento en cualquier sentido, corresponde prejuicios proporcionales al mismo. O al menos, esto es lo que da a entender cuando ocurren casos como estos. Es como cuando la comunidad árabe se queja amargamente (y con razón a veces) de que sufre racismo por parte de los blanquitos, pero ellos son tremendamente racistas para con los negros. Al final, y a mis años de andar por la vida, he aprendido que, de cuánto más victimismo nos revistamos, más nos comportamos como aquellos a los que criticamos. Fíjense, si no, en otro muy claro ejemplo, como el del secesionismo catalán.

            Naturalmente, existe un refrán, fruto de la sabiduría popular perdida, que siempre ha rezado: “dime de lo que presumes y te diré de lo que careces”, y del que se ha echado mano en cada ocasión que había que justificarse contra algún o alguna prójimo o prójima, si bien la realidad es que se trata de lo que yo llamo un refrán-espejo: mírate a ti mismo antes de acusar a otro de lo que tú mismo estás empollando en tu propio nido. Hace un par de miles de años, que el nazareno aquél dijo lo de la paja en el ojo ajeno y la viga en el propio, pero veinte siglos de evangelio en una iglesia-sociedad farisáica ha servido de bien poco. Nuestros más gloriosos y heroicos movimientos adolecen del mismo parásito que los podrirá desde dentro. Y suma y sigue…

             

Siga sus programas en www.radiotorrepacheco.es en directo, o posteriormente en Youtube o Facebook

Si nos envía su petición a admin@escriburgo.com le suscribiremos gratuitamente a las MIGAS diarias de Miguel Galindo

PRÓXIMO VIERNES, 1 DE JUNIO, 10,30 hh. En 187,7 FM: Programa de Radio EL MIRADOR.- Título: PORQUILANDIA… (cuestión de conciencia)


Suscribo aquello que decía Chesterton cuando afirmaba que deberíamos compartir el dolor de un ser humano al que han insultado, no porque a nosotros nos hayan insultado antes, si no por el simple hecho de que es un ser humano…

Y añadir también que igual deberíamos sentir empatía por un mendigo, no por el hecho de que sea mendigo, si no, simplemente, porque es un ser humano…

Esto que debiera ser tan sencillo por lógico, no lo es. En el momento en que suplantamos ser humano por hombre o por mujer, ya lo hemos complicado. Y si lo cambiamos por “yo”, la hemos liado definitivamente.


Venecia se ha sumado al selecto club de las ciudades donde el turismo se está convirtiendo del gran amigo en el gran enemigo. La apertura de tornos para regular el flujo masivo de turistas ha levantado ampollas en ambas caras de la moneda. Y, sin embargo, no es ninguna solución. Es solo un parche que a nadie – ni a los pros ni a los contras – deja contento. La ciudad de los canales es otro aviso más para los que aún defienden el turismo invasivo que está convirtiendo los patrimonios de la humanidad en parques temáticos y las ciudades en abrevaderos de paso.

            Venecia es una ciudad de 50.000 habitantes que ha de soportar el trasiego de diez millones de turistas al año. Hagan una simple división, y luego me hablan de sostenibilidad, por favor. En las pancartas que se leían en la protesta por lo de los tornos había de tutti. Los antisistema antitodo contratodo de siempre, y lo de los sufridos ciudadanos venecianos. “No somos una especie en extinción”, rezaba la más gráfica y auténtica de todas, refiriéndose a los ciudadanos venecianos. Lo cierto es que su censo está siendo empujado fuera de la ciudad, está siendo obligado a emigrar de su vecindad, casi un éxodo de la ciudadanía autóctona está largándose porque ya no pueden vivir ni pagarse la existencia en su propia ciudad.

            Se produce una sangrante dicotomía: el turismo resulta vital para sus ingresos, y el turismo los está excluyendo por la sobreexplotación y los sobreprecios que genera y que ellos no pueden pagar. Ni siquiera los funcionarios que residen prestando servicio en la propia ciudad. Aparte (esto no se valora) el deterioro patrimonial y medioambiental causado irremisiblemente, y cuyos costos restaurativos que se están empezando a calcular tímidamente, son mayores que los beneficios. “Somos de aquí, mantenemos esta ciudad, pero ya no podemos vivir en ella”, se aprecia en el texto de otra de las pancartas.

            “La población diaria que pasa al trote, triplica y cuadruplica la población propia. Los que explotan comercios y hosterías se están haciendo sus propias residencias en otros lugares fuera de la ciudad, sus empleados viven cada vez más miserablemente de un turismo que los empobrece con una carestía de vida mucho mayor que lo que mete en sus bolsillos, y si el fenómeno desapareciera de golpe, advertirían una Venecia asolada por la desolación”… Es el parlamento, certero y atinado, de un joven economista que sujeta una de las pancartas: “¿Habéis restado el Debe al Haber, o solo sabéis sumar?..” Otro también joven médico declaraba: “he nacido aquí, aquí presto mis servicios profesionales, aquí mantengo a mi familia, pero he de marcharme de aquí porque aquí ya no se puede vivir… yo no iré de turista a ningún sitio, pues conozco lo que supone y provoca el turismo desmedido y desaforado de primera mano”…

            Posiblemente, si nos dedicáramos a escuchar la voz de los vecinos y ciudadanos residentes de las grandes ciudades turísticas comprenderíamos mejor el problema. Pero solo oímos los tilines de las cajas registradoras de los sectores directamente interesados, tanto públicos como privados. Pero nunca, jamás, preguntamos a las personas que viven allí. Reconocen que viven del turismo, pero te dicen que cada día se vive peor. “Un ogro puede engordarte para luego comerte”, suelta un camarero guiñando un ojo al reportero…

            Yo no sé si algo se puede hacer sostenible sin tener que prescindir de ello, pero también sin entregarse a ello incondicionalmente, pues la gallina de los huevos de oro puede morir por la dureza de sus propios huevos. Pero sí que se adivina que el descontrol está dominando al propio control, aunque parezca una verdad de Perogrullo. Un control riguroso de visitas, como los que se imponen en los parques naturales o en las cuevas de pinturas rupestres, o algo parecido a ello, quizás funcionaría. Que cada ciudadaturista que desee visitar impulsivamente una joya patrimonial de la humanidad, sepa que tardará equis tiempo en llegarle la vez. Que aprenda a darle el valor que tiene y el motivo de las medidas para preservarlo para las generaciones futuras. Que se eduque en el respeto que debe mostrar al tener el privilegio de visitarlo. Y el agradecimiento por poder apreciarlo cuando le toque.

            Es que, si se fijan, habremos de reconocer que ninguno de esos supuestos se está dando actualmente en un turismo de mogollón y masificado, que hace de la cultura un selfie, o sea, que hace de la cultura incultura. Ninguno. Ni se otorga el valor adecuado, ni se preserva de las visitas-ganado, ni mucho menos, se les respeta. Al menos, tales medidas servirían para un par de cosas: para frenar la avaricia de unos y para fomentar la educación de otros.

Siga sus programas en www.radiotorrepacheco.es en directo, o posteriormente en Youtube o Facebook

Si nos envía su petición a admin@escriburgo.com le suscribiremos gratuitamente a las MIGAS diarias de Miguel Galindo

PRÓXIMO VIERNES, 1 DE JUNIO, 10,30 hh. En 187,7 FM: Programa de Radio EL MIRADOR.- Título: PORQUILANDIA… (cuestión de conciencia)


Suecia es el segundo país del mundo en igualdad de género (nada que ver con la paridad) y la hace eje de su política exterior. Promueve leyes que castigan la clientela de la prostitución, financia programas de igualdad en todo el mundo, y es modelo y referencia en ello…

Y, sin embargo, la Academia sueca del Nóbel ha protagonizado un vergonzoso escándalo por acoso y abusos sexuales, y su perfecta, respetuosa y educada sociedad aún arroja un 20% de mujeres que sufren violencia sexual, así como un 15% de brecha salarial entre ambos sexos. Y esos son muchos por cientos, por cierto…

Habrá que pensar en otras causas, aparte de las que tanto se gritan…

ANIVERSARIOS (por alusiones)

Hace un algo de tiempo, mis “concafés” de la emisora… aclaro: son con los que comparto café y minicharla tras mi habitual programa de radio semanal, me recordaban que habían pasado sus buenos diez años en antena sin que nadie hubiera recordado el aniversario de tal programa en el aire, ni siquiera se hubiera citado tal efemérides, ni para bien ni para mal… Bueno, eso puede significar que cuela bien, suave y sin estridencias, pero se recuerda mal. Que tiene interés – por eso dura tanto – pero no hace historia – por eso no se recuerda – pero, sea como sea, así ha sido toda mi vida con todo. No hay que demonizar lo que es una constante en lo que a mí respecta. No pasa nada, pues el día que pase, igual no cuela… Este año es el 30 aniversario de este mismo periódico, por ejemplo. Pues bien, es exactamente los mismos años que yo llevo escribiendo en él…

Yo estuve casi quince años organizando una especie de Cáritas inter-parroquial, de invención propia y “en comandita” con quién fue mi mejor cura y mejor amigo, Antonio, y ni a los cinco, ni a los diez, ni a la de tres se le escurrió ninguna onomástica al burritico del tío Andrés… Me tiré más de 30 años representando, defendiendo y luchando por los intereses y contra los gigantes ciegos y sordos de los empresarios, y otras cosas que me callo, y ni a la primera década prodigiosa, ni a la segunda, ni a la tercera, nadie se dio por aludido ni por vencido… Veinte años o así me tiré investido de juez togado de paz, y ni quinquésima, ni décima, ni vigésima, ni adiós muy buenas… Y así podría seguir contando a ustedes mi cuento de calleja existencial, tal cual… Pero no me malinterpreten, por favor, pues no lo hago en plan lamentaciones de San Agustín, ni quejoso ni quejumbroso, aunque alguno o alguna así me lo achaque, pues no sería cierto, ya que ni yo mismo me celebro mis propios cumpleaños, ni me acuerdo de ellos ni de ninguno de los míos, o sea, que no… Igual algún día a algún alguien se le ocurre ponerme unas velas de soplar delante de las narices, y me meto debajo de la mesa, dada la vergüenza y falta de costumbre. O me dá un soponcio, dada mi poca fé..

Y puede, es posible, que, en el fondo sea eso, que no tengo fé en tales fastos Se ven demasiados y muy falsos. Muchas, muchísimas veces, son esplendorosos palos en la espalda que suenan más que dicen. Otras tantas suelen ser palos en las ruedas, que igual suenan y también dicen mucho. Y otras veces suelen ser autopalos en las autoespaldas que quedan en autos de fé… perdón, en autos de selfie, muy logrados por programados. No sé, no sé… He asistido a tan pocos, poquísimos actos que sean auténticos y sinceros… Es que, si se fijan bien fijado, nos encanta compartimentar el fluir de la vida en señaladas y mundanas efemérides. Hoy hace tantos años que empezó, o acabó, la guerra tal. O que se inventó la aspirina. O que se descubrió América, o que siempre llueve hacia abajo. O que nació, o murió, aquel destacado Adán o aquella sublime Eva… Cuando lo auténtico, lo verdaderamente importante, es el hecho de que terminara la guerra, o que se inventara la aspirina o que se descubriera algo bueno para la humanidad, pero no cuándo pasó. Lo que importa es que ocurriera, no cuándo ocurriera… Así que elaboramos un álbum de efemérides, convertidas en tradición para luego acabar en fiestas más o menos rentables, que es lo que realmente importa.

Los jóvenes, quizá porque reúnen poca cohetería en su corta vida, puede ser… son los más afectados por el afán “aniversitario”, con “a”… Sobre todo cuando es compartido con otro u otra… Es que hace quince semanas que nos conocimos, al poco se celebra el cumplemeses que empezamos a salir, algo más tarde (castillo de fuegos artificiosos), es el Primer Aniversario anual, talycual… Y así para el conocerse, salir, quedar o acabar en… Y quizá por eso también sus cumpleaños se han convertido en explosiones celebratorias en sí mismas y por sí mismas, sin mucho más sentido que las propias fechas del almanaque. Ya desde niños se les educa muy bien orientados para que le den la importancia capital a su cumpleaños, pues que, como reza la copla, “el día que nací yo, nacieron todas las flores”, y nunca, jamás, “el día que nací yo, qué mala jeró había”, como también reza otra no menos vieja copla. Y se autoinducen los padres a invertir una soldada de su sueldo a comprar los cientos de regalos de los cientos de cumpleañitos de los amiguitos de los hijitos, desde el chupetito… Nada que ver con la intimidad familiar, por cierto. Y ya toda su existencia la basarán en efemérides, cumplealgos y díasde…

Sé que muchos y muchas me dirán, o lo pensarán, que estoy vertiendo en este artículo mi fobia a los tales festejalgos. Y puede que lleven razón. Es posible que me estén haciendo un merecido retrato que yo me niego a mirar. Pué ser… Pero es que hemos pasado de un tiempo en que no existían más homenajeados y homenajeadas que los que sacaba a procesionar el franquismo con sus mariachis, y todo lo demás era un plano, dulce, manso y plácido fluir de la existencia más anónima, y eso marca y repele, a otro tiempo en que los inducidos y/o autoinducidos homenajes están a la orden del día, por cualquier gilipollez más o menos supina. De tal manera, que hasta faltan días del año para reconocer “diasde”, y años al siglo para bautizar “añosde”. Y ya es demasiado. Nos estamos pasando… pues nada merece tanto.

Por eso les digo a mis “concafés” del principio, que no uso, que no suelo, que no acostumbro, y que me siento incómodo, y que prefiero un pasar de puntillas, desapercibido, con el día a día como camuflaje, porque me encuentro un tanto ridículo con lo que no conozco ni reconozco… Y por eso lo digo aquí, públicamente, para dejarlo aclarado en todo punto para siempre y a partir de ahora… ¿Me comprenden?, ¿no?.. pues puede que yo tampoco, pero qué quieren que les diga… es que es así como lo siento, ya saben…

MIGUEL GALINDO SÁNCHEZ / El Mirador / www.escriburgo.com / viernes 10,30 h. http://www.radiotorrepacheco.es/radioonline.php

Publicado por MIGUEL GALINDO SANCHEZ en 1:22